“Soy un pa­ra­gua­yo más”

Fue una de las fi­gu­ras del Gua­ra­ní cam­peón del Clau­su­ra, re­fe­ren­te y líder po­si­ti­vo. Mar­ce­lo Pa­lau, un sím­bo­lo del Abo­ri­gen, nos abrió las puer­tas de su ho­gar pa­ra pre­sen­tar­nos a su fa­mi­lia, com­par­tir la fe­li­ci­dad de ha­ber ob­te­ni­do un tí­tu­lo con el club d

TVO - - Enlas Redes -

Adías de las fiestas de Na­vi­dad y Año Nue­vo, vi­si­ta­mos a la fa­mi­lia de Mar­ce­lo Pa­lau, el fut­bo­lis­ta uru­gua­yo que adop­tó a nues­tro país co­mo pro­pio. El me­dio­cam­pis­ta abo­ri­gen vi­ve sus me­jo­res días dis­fru­tan­do del tí­tu­lo del Clau­su­ra con­se­gui­do con el Au­ri­ne­gro tras varios in­ten­tos fa­lli­dos. Pe­ro la ale­gría de Mar­ce­lo no so­lo se tra­du­ce en lo fut­bo­lís­ti­co, sino tam­bién en la fa­mi­lia que for­mó ha­ce nue­ve años con Ma­ría Emi­lia Fe­rre­ri, con quien tu­vo a Fran­cis­ca. La ni­ña de Pa­lau cre­ce fuer­te y sa­na pa­ra ale­gría de su pa­dre, quien ase­gu­ra: “Es lo me­jor que me pa­só en la vi­da”.

Mar­ce­lo, ¿có­mo es­tás lue­go de los fes­te­jos por el cam­peo­na­to de Gua­ra­ní?

- ¡Muy bien, ima­gi­na­te! To­da­vía muy can­sa­do por los días agitados y atí­pi­cos, ya que es­tas dos se­ma­nas me las pa­sé re­co­rrien­do los dis­tin­tos pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión, pe­ro la fe­li­ci­dad de ha­ber ob­te­ni­do el an­sia­do tí­tu­lo me ayu­dó a con­tra­rres­tar to­do el can­san­cio.

Vi­mos en las re­des que lue­go de co­ro­nar­se campeones pe­re­gri­na­ron has­ta Caa­cu­pé...

- An­tes de ca­da tor­neo siem­pre va­mos a Caa­cu­pé pa­ra pe­dir que la Vir­gen nos ayu­de a ter­mi­nar bien el cam­peo­na­to, sin que nin­gún com­pa­ñe­ro ter­mi­ne le­sio­na­do. El otro día, des­pués de per­der an­te Li­ber­tad, Ju­lio Cé­sar Cá­ce­res ti­ró la idea de vol­ver a vi­si­tar a la Vir­gen­ci­ta y así afe­rrar­nos a la fe en ese mo­men­to du­ro, en el que pa­re­cía que el tí­tu­lo se nos es­ca­pa­ba jus­to an­tes de que ter­mi­na­ra el Clau­su­ra. Al co­ro­nar­nos campeones fui­mos a agra­de­cer­le la ben­di­ción que nos dio pa­ra ob­te­ner el cam­peo­na­to.

¿Qué tie­ne de es­pe­cial es­te tí­tu­lo?

- Pa­ra mí, mu­chí­si­mo; es el pri­me­ro que con­si­go con el club. Jun­to a otros com­pa­ñe­ros se nos ve­nía ne­gan­do de­ma­sia­do, has­ta que por fin lo con­se­gui­mos. Ha­cía seis años que el club no sa­lía cam­peón, el he­cho de es­tar por en­ci­ma de otros gran­des co­mo Ce­rro Por­te­ño y Olim­pia nos lle­na de or­gu­llo. Por si fue­ra po­co, ob­tu­vi­mos el cu­po di­rec­to pa­ra la fa­se de gru­pos de la Li­ber­ta­do­res del año que vie­ne, y to­dos esos con­di­men­tos ha­cen que es­te cam­peo­na­to ha­ya si­do más que es­pe­cial pa­ra no­so­tros.

¿Có­mo afec­tó el cam­bio de en­tre­na­dor a mi­tad de cam­peo­na­to?

- Po­si­ti­va­men­te. El mé­ri­to es tan­to de Fran­cis­co Ar­ce co­mo de Da­niel Gar­ne­ro, am­bos tu­vie­ron sus acier­tos pa­ra que Gua­ra­ní lo­gra­ra es­te cam­peo­na­to. El pro­fe Chi­qui tu­vo la vir­tud de ar­mar un plan­tel muy sano y com­pro­me­ti­do con la cau­sa. Ade­más, hi­ci­mos una gran pre­tem­po­ra­da, que fue la ba­se de es­te tí­tu­lo. Da­ni Gar­ne­ro fue una gran con­tra­ta­ción de la di­ri­gen­cia. Jun­to a su cuer­po téc­ni­co su­po co­rre­gir al­gu­nos erro­res que ve­nía­mos te­nien­do pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo. Am­bos apor­ta­ron su gra­ni­to de are­na y ter­mi­na­mos co­ro­nan­do un gran se­mes­tre pa­ra Gua­ra­ní.

CON­FE­SIO­NES, SE­LEC­CIÓN Y LI­BER­TA­DO­RES

En es­te apar­ta­do de la nota, los te­mas prin­ci­pa­les fue­ron varios. Pa­lau nos con­tó acer­ca de su víncu­lo con Gua­ra­ní, su fu­tu­ro y lo que se ven­drá en 2017 en la Copa Li­ber­ta­do­res con el In­dio. Por su­pues­to, no po­día fal­tar el te­ma Se­lec­ción, y Mar­ce­lo con­fe­só que si se da la po­si­bi­li­dad, bien­ve­ni­da sea.

Mar­ce­lo, ¿cuán­to tiem­po de con­tra­to te que­da en Gua­ra­ní?

- Ten­go tres años más de con­tra­to y mi prio­ri­dad es cum­plir ese acuer­do. Con la di­ri­gen­cia te­ne­mos char­la­do que si exis­te la po­si­bi­li­dad de ir afue­ra y que la trans­fe­ren­cia me de­je una bue­na di­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca, a es­ta al­tu­ra de mi ca­rre­ra, la estaríamos ana­li­zan­do.

¿Có­mo es la fa­mi­lia Acos­ta, los di­ri­gen­tes de Gua­ra­ní?

- Bien, son muy tran­qui­los y tie­nen un per­fil muy ba­jo. Si bien la re­la­ción es muy bue­na, no tras­cien­de más de lo pro­fe­sio­nal y des­de que lle­gué me han cum­pli­do siem­pre. Co­mo to­do, a lo me­jor pu­do ha­ber al­gu­na di­fe­ren­cia, pe­ro es gen­te que so­lu­cio­na rápido los in­con­ve­nien­tes, pa­ra man­te­ner tran­qui­lo y en­fo­ca­do en el jue­go al ju­ga­dor.

¿Qué es­pe­rás de la Copa Li­ber­ta­do­res 2017?

- Por suer­te ya tu­ve la ex­pe­rien­cia de ju­gar las se­mi­fi­na­les del año pa­sa­do con Gua­ra­ní, las­ti­mo­sa­men­te per­di­mos con­tra Ri­ver Pla­te, que fi­nal­men­te fue el cam­peón de aquel tor­neo. Es­te año tu­vi­mos la ma­la pa­ta de eli­mi­nar­nos en la pri­me­ra fa­se. Es­pe­ra­mos ha­ber apren­di­do de los erro­res pa­ra ha­cer una bue­na Copa Li­ber­ta­do­res, por­que la gen­te de Gua­ra­ní se lo me­re­ce.

¿Los gran­des co­mo Ce­rro y Olim­pia te son­dea­ron al­gu­na vez?

- Siem­pre es­tán las ofer­tas, pe­ro la ma­yor par­te de las ve­ces tra­té de des­car­tar­las, ya que es­toy muy có­mo­do en el club. Gua­ra­ní es co­mo mi ca­sa y me sien­to muy fe­liz en el fút­bol pa­ra­gua­yo vis­tien­do es­ta ca­mi­se­ta.

¿Está en tus pla­nes ves­tir la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción pa­ra­gua­ya?

- No es al­go con lo que me ob­se­siono, pe­ro ob­via­men­te, si se da la po­si­bi­li­dad, bien­ve­ni­da sea; es­ta­ré hon­ra­do de ves­tir la ca­mi­se­ta de la Al­bi­rro­ja. Se­ría mag­ní­fi­co po­der de­vol­ver­le al­go a Pa­ra­guay por to­do lo que me ha da­do, soy un pa­ra­gua­yo más.

¿Có­mo ves las Eli­mi­na­to­rias pa­ra nues­tra Se­lec­ción?

- Es­tán bra­vas, son du­ras co­mo cual­quier Eli­mi­na­to­ria. Las­ti­mo­sa­men­te, en el úl­ti­mo com­bo Pa­ra­guay de­jó es­ca­par una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad de acer­car­se a los pues­tos de cla­si­fi­ca­ción. Le pu­do ha­ber ga­na­do a Pe­rú y Bo­li­via pa­ra es­tar me­jor en la ta­bla. No hay na­da de­fi­ni­do, hay que te­ner es­pe­ran­zas y mi de­seo de co­ra­zón es que Pa­ra­guay y Uru­guay es­tén en el Mun­dial Ru­sia 2018.

Lue­go de que ter­mi­nes de ju­gar al fút­bol, ¿a qué pen­sás de­di­car­te?

- Me gus­ta­ría ser en­tre­na­dor. Ac­tual­men­te es­toy ha­cien­do el cur­so, ya ter­mi­né el pri­mer año y el día de ma­ña­na me gus­ta­ría ejer­cer la pro­fe­sión. Mi idea es se­guir li­ga­do a es­te de­por­te al fi­na­li­zar mi ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta.

Si se da la po­si­bi­li­dad, bien­ve­ni­da sea; es­ta­ré hon­ra­do de ves­tir la ca­mi­se­ta de la Al­bi­rro­ja”, Mar­ce­lo Pa­lau.

Mar­ce­lo está en pa­re­ja des­de ha­ce nue­ve años con Ma­ría Emi­lia Fe­rre­ri, con quien man­tu­vo un no­viaz­go fu­gaz de muy jo­ven. Pe­ro lue­go de unos años, el des­tino se en­car­gó de vol­ver a jun­tar­los. Hoy disfrutan de la di­cha de ser pa­dres de Fran­cis­ca, la ni­ña que am­bos de­ci­die­ron fue­ra pa­ra­gua­ya.

Mar­ce­lo, ¿có­mo lle­gas­te a Gua­ra­ní?

- An­tes de ve­nir a Gua­ra­ní es­ta­ba ter­mi­nan­do mi víncu­lo con el Cruz Azul de Mé­xi­co, y mien­tras es­pe­ra­ba equi­po ya es­ta­ba ca­si dos me­ses sin ju­gar. Si­guie­ron pa­san­do los días, has­ta que un ami­go uru­gua­yo me co­men­tó que te­nía dos ofer­tas de Pa­ra­guay, una de Ce­rro Por­te­ño, que no sa­lió; y la otra de Gua­ra­ní, con el que ter­mi­né acor­dan­do. Me cos­tó tomar la de­ci­sión, por­que no co­no­cía mu­cho del fút­bol pa­ra­gua­yo, pe­ro al fi­nal to­mé la me­jor. Eso fue ya ha­ce cin­co años, co­noz­co el club y me tra­tan muy bien tan­to los di­ri­gen­tes co­mo los hin­chas.

¿Vi­nis­te so­lo o con tu pa­re­ja?

- Pri­me­ro me vi­ne so­lo pa­ra la pre­tem­po­ra­da, y unas se­ma­nas más tar­de, mi mu­jer se vino pa­ra acá. En ese en­ton­ces to­da­vía no te­nía­mos hi­jos, has­ta ha­ce po­qui­to, cuan­do vino al mundo Fran­cis­ca, nues­tra hi­ja de un año y nue­ve me­ses, quien na­ció en Pa­ra­guay.

¿Có­mo fue pa­ra que de­ci­die­ran que Fran­cis­ca fue­ra pa­ra­gua­ya?

- Fue pla­nea­do, ya que ha­cía tres años que es­tá­ba­mos vi­vien­do en Pa­ra­guay, ya te­nía­mos to­das nues­tras co­sas y ha­bía­mos con­se­gui­do varios ami­gos en es­te país. Es más, to­do el em­ba­ra­zo se si­guió con mé­di­cos pa­ra­gua­yos y por eso no fue tan di­fí­cil tomar es­ta de­ter­mi­na­ción. Ya ha­bía­mos to­ma­do un sen­ti­do de per­te­nen­cia ha­cia Pa­ra­guay y fue una de­ci­sión acer­ta­da de par­te nues­tra. Al po­co tiem­po de­ci­dí na­cio­na­li­zar­me, pa­ra que el día de ma­ña­na Fran­cis­ca en­ten­die­ra por qué le to­có na­cer en un país que no era el de su pa­pá.

¿Qué sen­tis­te al en­te­rar­te de que ibas a ser pa­pá?

- Me cam­bió la vi­da, pe­ro eso real­men­te so­lo que­da en las pa­la­bras has­ta que te pa­sa, por­que re­cién cuan­do uno es pa­dre en­tien­de de qué se tra­ta, es una sen­sa­ción in­creí­ble de fe­li­ci­dad. El em­ba­ra­zo lo lle­va­mos con mu­cha tran­qui­li­dad, por­que en 2013 tu­vi­mos una pér­di­da con un hi­jo que na­ció pre­ma­tu­ro y eso nos gol­peó bas­tan­te, nos cos­tó su­pe­rar­lo. El na­ci­mien­to de Fran­cis­ca fue lo me­jor que me pa­só en la vi­da y eso que tam­bién na­ció un po­co pre­ma­tu­ra, pe­ro tu­vo la for­ta­le­za de su­pe­rar esa ad­ver­si­dad y por suer­te hoy es una ni­ña muy sa­na y com­ple­ta­men­te nor­mal.

¿Qué significa pa­ra vos tu mu­jer?

- Con Ma­ría Emi­lia ha­ce nue­ve años que so­mos pa­re­ja, nos co­no­ci­mos en la ciu­dad de la cual so­mos oriun­dos, Flo­ri­da, Uru­guay. Ya ha­bía­mos te­ni­do un no­viaz­go sien­do muy jo­ven­ci­tos y el tiem­po nos vol­vió a re­en­con­trar pa­ra no se­pa­rar­nos más. Ella es­tu­vo a mi la­do en mis ex­pe­rien­cias en Mé­xi­co, Gre­cia, Bra­sil y Pa­ra­guay. Me apo­ya y acom­pa­ña en to­do, por suer­te ele­gí una gran mu­jer.

¿Mar­ce­lo Pa­lau es un ti­po ro­mán­ti­co?

- Lo ro­mán­ti­co me cues­ta, ten­go otras ma­ne­ras de de­mos­trar el ca­ri­ño y el amor que sien­to ha­cia Ma­ría Emi­lia. En lo per­so­nal soy muy tran­qui­lo, ten­go un per­fil ba­jo, tra­to de no es­tar tan ex­pues­to, no ten­go tan­tos lu­jos y tam­po­co me gus­ta apa­re­cer en lu­ga­res inapro­pia­dos. En eso nos pa­re­ce­mos bas­tan­te con mi mu­jer.

La úl­ti­ma. El tí­tu­lo del Clau­su­ra, ¿a quién va de­di­ca­do?

- Pri­me­ro que na­da, a to­dos los com­pa­ñe­ros, el cuer­po téc­ni­co y a la hin­cha­da. Pe­ro otros ar­tí­fi­ces in­vi­si­bles son las per­so­nas que com­po­nen nues­tro en­torno, a ve­ces son no­ches sin dor­mir o días de fas­ti­dio, y la fa­mi­lia siem­pre está ahí pa­ra ayu­dar­nos.

BUEN PA­DRE. Pa­lau dis­fru­ta de su rol de pa­pá al la­do de su es­po­sa, Ma­ría Emi­lia. “El sen­ti­mien­to que ge­ne­ra ser pa­dre es de una enor­me fe­li­ci­dad”, se­ña­ló.

Der­lis Iván Mat­to / Fo­tos: Gus­ta­vo Se­go­via - Úl­ti­ma Ho­ra TVO

CÓ­MO­DO. El me­dio­cam­pis­ta de 31 años afir­mó sen­tir­se bien en Gua­ra­ní y es­pe­ra cul­mi­nar su con­tra­to co­mo co­rres­pon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.