“HI­CI­MOS CI­NE CON LO MÍ­NI­MO”

Ar­qui­tec­to, es­ce­nó­gra­fo, ac­tor, fo­tó­gra­fo guio­nis­ta, di­rec­tor. Con ca­si me­dio si­glo de tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca, Agustín Núñez se pre­pa­ra pa­ra es­tre­nar una nue­va pro­pues­ta, es­ta vez en ci­ne: San­ti­fi­car lo pro­fano.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Ar­qui­tec­to, es­ce­nó­gra­fo, ac­tor, guio­nis­ta, di­rec­tor. Con ca­si me­dio si­glo de tra­yec­to­ria, Agustín Núñez se pre­pa­ra pa­ra pre­sen­tar una nue­va pro­pues­ta: San­ti­fi­car lo pro­fano.

Su des­tino pa­re­cía sig­na­do: lo es­pe­ra­ba la so­ta­na. Una vi­da con­sa­gra­da a la ora­ción y a Dios. Un Dios que, sin em­bar­go, no ter­mi­na­ba de en­ten­der.

Aun así, el chi­co es­ta­ba con­ven­ci­do: iba a ser obis­po, co­mo an­sia­ba su ma­dre, un de­seo que él creía tam­bién su­yo. Aca­so la sobreprotección y los dog­mas re­li­gio­sos que le in­cul­ca­ron lo con­vir­tie­ron en aquel ni­ño frá­gil y tí­mi­do en ex­tre­mo, a quien le cos­ta­ba co­mu­ni­car­se con sus pa­res.

Tal vez por eso se afe­rró a los tí­te­res de pa­pel ma­ché que apren­dió a fa­bri­car, con los cua­les pre­pa­ra­ba fun­cio­nes pa­ra los ami­gos, pri­me­ro, y pa­ra co­le­gios, des­pués.

Pe­ro lle­gó la ado­les­cen­cia, con sus cri­sis y cues­tio­na­mien­tos, y en­ton­ces su vi­sión de la re­li­gión em­pe­zó a cam­biar, al mis­mo tiem­po que su cuer­po se iba trans­for­man­do con una pre­co­ci­dad que lo abru­ma­ba. Y em­pe­zó a re­plan­tear­se la idea que te­nía de Dios y a des­cu­brir las co­sas que real­men­te le da­ban sa­tis­fac­ción. En­tre ellas, el ar­te.

“Me di cuen­ta de que Dios no es el señor de barba que nos mi­ra des­de arri­ba so­la­men­te pa­ra cas­ti­gar­nos por lo que su­pues­ta­men­te no quie­re que ha­ga­mos; yo creo que él es un ser de amor y no de odio”, re­fle­xio­na hoy Agustín Núñez Ta­la­ve­ra, mien­tras se to­ma un ca­fé en una de las ha­bi­ta­cio­nes de El Es­tu­dio, la es­cue­la de ac­tua­ción que di­ri­ge des­de ha­ce más de dos dé­ca­das.

“En­ton­ces en­ten­dí que po­día ser más útil afue­ra que den­tro de un con­ven­to. Yo creo en un or­den su­pe­rior, pien­so que en la vi­da to­dos es­ta­mos pa­ra cum­plir una mi­sión que ayu­de a me­jo­rar un po­co la con­di­ción del ser hu­mano, de­jar al­gún apor­te. Par­tien­do de eso, he asu­mi­do el ar­te, la ex­pre­sión, co­mo mi for­ma de plas­mar una hue­lla po­si­ti­va en el mun­do, tan­to a tra­vés de la do­cen­cia co­mo de mis obras”, ana­li­za es­te hombre que en po­cos días ce­le­bra­rá sie­te dé­ca­das de vi­da.

Su fí­si­co y su men­te, sin em­bar­go, no acu­san el im­pac­to de los años trans­cu­rri­dos: for­ni­do, de tor­so er­gui­do y con pa­sos fir­mes, Agustín es­tá a po­co de cum­plir me­dio si­glo de ca­rre­ra en el tea­tro y si­gue tra­ba­jan­do en nu­me­ro­sos pro­yec­tos ar­tís­ti­cos.

De­ci­sión mís­ti­ca

Na­ci­do en Vi­lla­rri­ca por ac­ci­den­te –su ma­dre es­ta­ba allí cuan­do se desató la Re­vo­lu­ción del 47 y no pu­do re­gre­sar a Asun­ción pa­ra dar a luz–, Agustín es el sex­to y úl­ti­mo hi­jo de un ma­tri­mo­nio con­for­ma­do por un ex­pi­lo­to de la Gue­rra del Cha­co y una mu­jer que siem­pre qui­so ser mon­ja.

“Cuan­do se hi­zo el lla­ma­do a las fi­las del Ejér­ci­to, pa­ra pe­lear en la gue­rra, mi pa­dre le pro­pu­so que fue­ra su ma­dri­na de gue­rra, y le hi­zo pro­me­ter que si vol­vía con vi­da, se ca­sa­ría con él. Mi ma­dre acep­tó, po­si­ble­men­te pen­san­do que él ya no vol­ve­ría. Pe­ro re­gre­só y ella tu­vo que cum­plir su pro­me­sa”, cuen­ta Núñez en una en­tre­vis­ta con Car­los Es­pi­no­sa Do­mín­guez, pu­bli­ca­da en el li­bro Vy’a pó­pe ña apren­dé. Tes­ti­mo­nios de tea­tris­tas pa­ra­gua­yos.

“Mi ma­má po­si­ble­men­te pro­yec­tó en mí ese de­seo frus­tra­do y me crió pa­ra que fue­ra obis­po”, nos re­la­ta quien, pe­se a la for­ma­ción ul­tra­con­ser­va­do­ra que re­ci­bió, en­con­tró en el ar­te y en los es­ce­na­rios su ma­yor re­ve­la­ción mís­ti­ca.

- ¿Có­mo em­pe­zas­te a vin­cu­lar­te con el ar­te?

- Yo em­pie­zo a tra­ba­jar esa po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción a los ocho años, a par­tir de los tí­te­res, a ins­tan­cias de mi ma­dre. Tam­bién in­gre­sé a Be­llas Ar­tes, pe­ro me de­cep­cio­né mu­cho, por­que los pro­fe­so­res nos obli­ga­ban a re­pro­du­cir imá­ge­nes. Por ejem­plo, ha­bía que ha­cer un bo­de­gón con los mis­mos tra­zos y la téc­ni­ca que nos da­ban. En­ton­ces ha­bía 20 bo­de­go­nes he­chos por los alum­nos, to­dos idén­ti­cos. Sin em­bar­go, yo pien­so que jus­ta­men­te lo ma­ra­vi­llo­so del ar­te es la vi­sión par­ti­cu­lar de ca­da cual, esa mi­ra­da es­pe­cial. Por eso sa­lí y em­pe­cé a bus­car la for­ma de ha­cer tea­tro.

Bus­can­do el cen­tro

Po­co des­pués, un jo­ven Agustín em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rio en la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Jó­ve­nes, don­de hi­zo tea­tro, in­te­gró el cuer­po de lí­de­res, prac­ti­có ju­do, jiu jit­su y gim­na­sia con pe­sas. “Eso me dio mu­cha elas­ti­ci­dad, se­gu­ri­dad y con­fian­za en mí mis­mo. Hi­ce mu­chí­si­mas co­sas tra­tan­do de en­con­trar mi cen­tro”, re­cuer­da.

Fi­nal­men­te, de­ci­dió in­gre­sar a la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra. “Era lo más cer­cano al ar­te que ha­bía”, ar­gu­men­ta. Pe­ro no de­jó a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.