Un país di­vino

Ultima Hora - Vida - - Opinion - Mo­ne­co Ló­pez

So­te­ro Le­des­ma, aquel bri­llan­te sin­di­ca­lis­ta, úni­co en su gé­ne­ro, ya que to­dos sus es­fuer­zos se en­fo­ca­ban en de­fen­der los in­tere­ses de los po­de­ro­sos, ca­li­fi­có en una oca­sión de “país di­vino” al Pa­ra­guay. To­dos nos reí­mos, mo­do­sa­men­te, co­mo le com­pla­cía al pre­si­den­te Stroess­ner, y el asun­to pa­só al ol­vi­do, has­ta que Her­mi­nio Cá­ce­res, con su afir­ma­ción de que vi­vi­mos en un país de ma­ra­vi­llas, tra­jo de nue­vo aque­lla frase de So­te­ro a las char­las de ami­gos.

Aho­ra, y sin des­me­re­cer las opi­nio­nes de los dos gran­des pen­sa­do­res ya ci­ta­dos, yo re­ba­ja­ría lo de “país di­vino y ma­ra­vi­llo­so”, pa­ra que­dar­me con un más te­rre­nal y creí­ble “país sor­pren­den­te”. Por­que eso sí es nues­tro país: sor­pren­den­te. Sor­pren­de que ten­ga­mos tan­ta ener­gía eléc­tri­ca, y su uso do­més­ti­co sea tan ca­ro. Sor­pren­de que ha­ya más te­le­vi­so­res per cá­pi­ta que abo­na­dos a la AN­DE. Sor­pren­de que la gen­te ca­rez­ca de mu­chas co­sas que abun­dan y has­ta per­ju­di­can por ello, co­mo el agua, por ci­tar un ejem­plo.

Sor­pren­de tam­bién la in­di­fe­ren­cia con que el pue­blo acep­ta que se le mien­ta des­ca­ra­da y reite­ra­da­men­te so­bre un mis­mo te­ma. Pa­ra ser más pre­ci­so, ya no es in­di­fe­ren­cia la de­fi­ni­ción acer­ta­da, sino una re­sig­na­ción amar­ga­men­te ri­sue­ña. Car­tes di­jo que no pen­sa­ba re­pe­tir el pla­to cuan­do asu­mió la Pre­si­den­cia, lue­go hi­zo de to­do pa­ra ten­tar la ju­ga­da. Okey. Car­tes min­tió. Pe­ro na­die ha­bla de cuan­do Lu­go anun­ció que al tér­mino de su man­da­to iría a Ecuador, a in­ter­nar­se en un mo­nas­te­rio. Aho­ra es­tá que ven­de­ría su al­ma (si la tu­vie­ra) al dia­blo por vol­ver al si­llón pre­si­den­cial. Lu­go le min­tió al Va­ti­cano, a sus fe­li­gre­ses, a sus pen­de­jas, ne­gó hi­jos, hi­zo de­mos­tra­cio­nes os­ten­to­sas de una re­li­gio­si­dad que sus he­chos des­men­tían, trai­cio­nó a va­rios ami­gos, y lo­gró lle­var la hi­po­cre­sía a ni­ve­les ca­si ar­tís­ti­cos. Lue­go de su bo­rras­co­sa sa­li­da de la Pre­si­den­cia, dio la im­pre­sión de que —por fin— ac­tua­ría un po­co más ho­nes­ta­men­te. Al me­nos de­jó de la­do el cir­co del fer­vor re­li­gio­so, tan irri­tan­te pa­ra quie­nes co­no­cen sus an­dan­zas. Ni si­quie­ra ca­re­teó los 8 de di­ciem­bre, que le to­ma­ron lai­co y se­na­dor. Su en­torno más apre­ta­do no es­tá con­for­ma­do por cre­yen­tes, pre­ci­sa­men­te. Pe­ro en un en­cuen­tro pro­se­li­tís­ti­co en Co­ro­nel Ovie­do, subió al es­ce­na­rio con un rosario en­vol­vién­do­le una mano. ¡Por fa­vor, Fer­nan­do Ar­min­do! Pe­ro vol­va­mos a Car­tes: ¿por qué re­nun­cia a pos­tu­lar­se a las elec­cio­nes ve­ni­de­ras, pe­ro in­sis­te con que se im­pon­ga la en­mien­da? Tan po­ca cre­di­bi­li­dad tie­ne, por lo vis­to, que la gen­te opi­na ma­yo­ri­ta­ria­men­te que si eso ocu­rre, él se pos­tu­la­rá, aun­que chi­lle el mun­do en­te­ro. Si eso acon­te­cie­se, le ga­na­ría en ca­ra­du­rez a Ju­lio Ve­láz­quez, quien de enemigo de­cla­ra­do del car­tis­mo, pa­só a ju­ga­dor estrella del equi­po pro-Car­tes, al usur­par el car­go de pre­si­den­te del Se­na­do pa­ra apro­bar una vo­ta­ción mau, en au­sen­cia del pre­si­den­te y del vi­ce­pri­mer pre­si­den­te. Un cam­bio de po­si­ción tan fre­né­ti­co, que ya ni in­dig­na­ción cau­sa. Un po­co de as­qui­to sí, y una pre­gun­ta: ¿por cuán­to fue la ju­ga­da?

“Por­que eso sí es nues­tro país: sor­pren­den­te. Sor­pren­de que ten­ga­mos tan­ta ener­gía eléc­tri­ca, y su uso do­més­ti­co sea tan ca­ro. Sor­pren­de que ha­ya más te­le­vi­so­res per cá­pi­ta que abo­na­dos a la AN­DE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.