Op­cio­nes fi­nan­cie­ro

¿A qué op­cio­nes po­de­mos re­cu­rrir cuan­do ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra cu­brir una emer­gen­cia o rea­li­zar una in­ver­sión? Una es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca cuá­les son las al­ter­na­ti­vas que exis­ten en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y qué se de­be con­si­de­rar a la ho­ra de in­cli­nar­se por

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras brin­dan dis­tin­tos pro­duc­tos que nos pue­den ser úti­les cuan­do ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro. Pe­ro an­tes de to­mar una de­ci­sión, es im­por­tan­te con­sul­tar las op­cio­nes dis­po­ni­bles, co­no­cer­las y com­pa­rar­las, re­co­mien­da Patricia To­rrents, ge­ren­te de Ca­li­dad y Sus­ten­ta­bi­li­dad del Ban­co Itaú. Ade­más, hay que ha­cer­se tres pre­gun­tas cla­ve: ¿pa­ra qué ne­ce­si­ta­mos el di­ne­ro?, ¿en cuan­to tiem­po po­dre­mos de­vol­ver­lo? y ¿cuál es la cuo­ta que en­tra en nues­tro pre­su­pues­to?

Se­gún la ex­per­ta, las so­lu­cio­nes son dis­tin­tas en fun­ción a ca­da ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca. “Por ejem­plo, si que­re­mos com­prar un elec­tro­do­més­ti­co y aho­ra no po­de­mos pa­gar el to­tal, pe­ro sí lo po­dre­mos ha­cer en po­cos me­ses, es con­ve­nien­te com­prar con tar­je­ta de cré­di­to e ir abo­nan­do más del mí­ni­mo, en fun­ción a lo que po­de­mos pa­gar. Sin em­bar­go, si so­lo po­de­mos pa­gar un cier­to mon­to men­sual, nos con­vie­ne com­prar con tar­je­ta, pe­ro a tra­vés del plan cuo­tas”, ex­pli­ca.

Cuan­do te­ne­mos pre­vis­to un gas­to ma­yor, co­mo una re­fac­ción de la vi­vien­da, es me­jor pre­su­pues­tar bien los gas­tos y re­cu­rrir a un prés­ta­mo per­so­nal. Si se dan las con­di­cio­nes, tam­bién exis­ten op­cio­nes de prés­ta­mos pa­ra la vi­vien­da a una me­jor ta­sa de interés.

“Las lí­neas de so­bre­gi­ro vin­cu­la­das a las cuen­tas ban­ca­rias tam­bién son una op­ción de fi­nan­cia­ción que de­be­ría­mos con­si­de­rar de emer­gen­cia, ya que la uti­li­za­ción de las mis­mas nos ge­ne­ra gas­tos en fun­ción a los días y mon­tos uti­li­za­dos”, co­men­ta To­rrents. Cla­ro que en es­te ca­so, co­mo es una lí­nea siem­pre dis­po­ni­ble, por lo ge­ne­ral es a una ta­sa su­pe­rior que otros ti­pos de fi­nan­cia­ción.

Si pen­sa­mos re­cu­rrir a un prés­ta­mo pa­ra un ne­go­cio, cuan­do rea­li­za­mos las ave­ri­gua­cio­nes es re­co­men­da­ble co­men­tar cuál es la fi­na­li­dad y el pro­yec­to, a fin de te­ner la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir ase­so­ra­mien­to es­pe­cí­fi­co so­bre las op­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra el ti­po de ne­go­cio al que es­ta­mos apun­tan­do.

“En to­dos los ca­sos de­be­mos co­no­cer las con­di­cio­nes de ca­da uno de los pro­duc­tos: si hu­bie­ren gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, se­gu­ros por con­tra­tar, las penalidades por atra­so, en­tre otros. Los ban­cos y fi­nan­cie­ras re­gu­la­dos por el Ban­co Cen­tral del Pa­ra­guay es­tán ad­he­ri­dos a nor­mas pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de ex­ce­so en co­bro de co­mi­sio­nes e in­tere­ses”, de­ta­lla la es­pe­cia­lis­ta.

Ella con­si­de­ra que, mu­chas ve­ces, pen­sa­mos que cier­tas ins­ti­tu­cio­nes no son pa­ra no­so­tros. Sin em­bar­go, los es­ta­ble­ci­mien­tos am­plían ca­da vez más sus ser­vi­cios pa­ra aten­der dis­tin­tas ne­ce­si­da­des. Por lo tan­to, te­nien­do en cuen­ta las su­ge­ren­cias pre­vias, siem­pre es bueno acer­car­se a un ase­sor fi­nan­cie­ro que nos guíe, re­co­mien­da. “Con­sul­tar, co­no­cer y com­pa­rar nos per­mi­te to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.