EL CIR­CUI­TO DEL AGUA

Des­de que se ex­trae del río has­ta que llega a los ho­ga­res, el agua pa­sa por un lar­go pro­ce­so que la con­vier­te en po­ta­ble. Te in­vi­ta­mos a rea­li­zar ese re­co­rri­do hí­dri­co.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Car­los Da­río To­rres | Fo­tos: Ja­vier Val­dez | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go y Bet­ha Achón.

Des­de que se ex­trae del río has­ta que llega a los ho­ga­res, el agua pa­sa por un lar­go pro­ce­so que la con­vier­te en po­ta­ble. Te in­vi­ta­mos a rea­li­zar ese re­co­rri­do hí­dri­co.

Ya en­tra­da la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, Pa­ra­guay era el úni­co país de La­ti­noa­mé­ri­ca que no con­ta­ba con ser­vi­cio de agua po­ta­ble ni con un sis­te­ma de sa­nea­mien­to. Ni la ca­pi­tal, Asun­ción, po­día jac­tar­se de con­tar con es­te ser­vi­cio bá­si­co, y si bien des­de en­ton­ces a es­ta par­te, esa si­tua­ción cam­bió de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble, to­da­vía nos en­con­tra­mos re­za­ga­dos con res­pec­to a otros paí­ses de la región.

En efec­to, el atra­so de nues­tro país en la co­ber­tu­ra de uno de los ser­vi­cios bá­si­cos más im­por­tan­tes to­da­vía si­gue mos­tran­do nú­me­ros que no nos per­mi­ten sen­tir­nos or­gu­llo­sos. Ac­tual­men­te, el ín­di­ce de co­ber­tu­ra es del 64%, el más ba­jo de la región, se­gún ci­fras ofi­cia­les. De acuer­do con da­tos pu­bli­ca­dos por la Es­sap, la co­ber­tu­ra de agua y sa­nea­mien­to del Pa­ra­guay llega al 80% de la po­bla­ción en áreas ur­ba­nas y so­la­men­te al 49% en áreas ru­ra­les.

La em­pre­sa ad­mi­te que ca­da día, 2,9 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de aguas re­si­dua­les sin tra­tar son ver­ti­das al río Pa­ra­guay y so­lo 11% de los de­sa­gües cloa­ca­les tie­nen un tra­ta­mien­to antes de lle­gar al río. Las aguas re­si­dua­les sin tra­tar se in­fil­tran en acuí­fe­ros po­co pro­fun­dos (los que mu­chas fa­mi­lias uti­li­zan para la pro­vi­sión de agua) o son di­rec­ta­men­te des­car­ga­das en las ca­lles, afec­tan­do al me­dioam­bien­te y a la sa­lud de la po­bla­ción.

“Antes no ha­bía agua po­ta­ble, pe­ro la que se sa­ca­ba del po­zo era sa­na. Los po­zos te­nían una pro­fun­di­dad de 30 me­tros, pe­ro con la con­ta­mi­na­ción ac­tual, hoy se tie­ne que ca­var has­ta 100 me­tros para en­con­trar un lí­qui­do no con­ta­mi­na­do”, se­ña­la Andrea Le­gal, su­per­vi­so­ra de Pro­ce­so y Ca­li­dad de la Es­sap.

El dé­fi­cit en co­ber­tu­ra cloa­cal no es el úni­co fac­tor de con­ta­mi­na­ción de los cur­sos de agua su­per­fi­cia­les, pues los ver­ti­dos in­dus­tria­les tam­bién apor­tan lo su­yo. Ade­más, hay or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas que alertan sobre el ries­go de que las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las con­ta­mi­nen los acuí­fe­ros y los cur­sos de agua sub­te­rrá­neos.

La oe­ne­gé World Wild­li­fe Fund for Na­tu­re (WWF) ad­vier­te que la fer­ti­li­za­ción de los sue­los y la fu­mi­ga­ción de cul­ti­vos con pro­duc­tos quí­mi­cos tó­xi­cos es­tán con­ta­mi­nan­do las aguas sub­te­rrá­neas y po­nen en pe­li­gro la ca­li­dad del Acuí­fe­ro Gua­ra­ní, con­si­de­ra­do el ter­cer re­ser­vo­rio de agua dulce más gran­de del mun­do.

En Pa­ra­guay, la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de re­gu­lar el ser­vi­cio, tan­to de Es­sap co­mo el de las jun­tas de sa­nea­mien­to y el de las agua­te­rías privadas, es el En­te Re­gu­la­dor de Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios (Ers­san), crea­do en 2001. Su ta­rea es fun­da­men­tal para ga­ran­ti­zar el ac­ce­so de la po­bla­ción a un

ser­vi­cio de agua de ca­li­dad y que no per­ju­di­que a la sa­lud.

Pro­ce­so de lim­pie­za

En Ze­ba­llos Cué, en la zo­na co­no­ci­da co­mo Vi­ñas Cué, se en­cuen­tra la Plan­ta de Tra­ta­mien­to de Agua Po­ta­ble para Asun­ción y Gran Asun­ción, que fue cons­trui­da des­pués de la creación de Cor­po­sa­na (an­te­ce­so­ra de Es­sap) en 1954. En ese lu­gar, a ori­llas del río Pa­ra­guay, o me­jor, de uno de sus bra­zos, se pro­du­ce el pri­mer pa­so del pro­ce­so, que es la cap­ta­ción del agua cru­da. Ge­ne­ral­men­te, las fuen­tes de abas­te­ci­mien­to son las de­no­mi­na­das su­per­fi­cia­les.

Son tres las uni­da­des de bom­beo que se en­car­gan de la to­ma de agua cru­da, tra­ba­jan­do du­ran­te las 24 ho­ras. La cap­ta­ción se ha­ce a tra­vés de los ca­ños de ali­men­ta­ción, ca­pa­ces de pro­ce­sar dia­ria­men­te unos 402.000 me­tros cú­bi­cos. Hay un ope­ra­dor que, ca­da ho­ra, con­tro­la la tem­pe­ra­tu­ra, el am­pe­ra­je y el cau­dal.

El lí­qui­do in­gre­sa por gra­ve­dad a una cá­ma­ra de suc­ción de con­cre­to, pe­ro antes pa­sa por un sis­te­ma de des­bas­te, cons­ti­tui­do por una re­ji­lla de ba­rras grue­sas y por otra de ba­rras fi­nas. La pri­me­ra im­pi­de el ac­ce­so de tron­cos y cuer­pos flo­tan­tes a la cá­ma­ra. Mien­tras, la se­gun­da re­tie­ne las ma­te­rias ex­tra­ñas más pe­que­ñas.

Una vez cap­ta­da el agua cru­da, es­ta se trans­por­ta a tra­vés de un sis­te­ma de ca­ñe­rías a la se­gun­da eta­pa del pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción, co­no­ci­da co­mo mez­cla rá­pi­da, en la cual se al­can­zan las con­di­cio­nes de in­ten­si­dad de agi­ta­ción y tiem­po de re­ten­ción que de­be re­unir la ma­sa de agua en el mo­men­to en que se do­si­fi­ca el coa­gu­lan­te.

En el si­guien­te es­ta­dio, en unas pi­le­tas, se lle­va a ca­bo el pro­ce­so de coa­gu­la­ción, du­ran­te el cual se le in­yec­ta sul­fa­to de alu­mi­nio al lí­qui­do para des­es­ta­bi­li­zar las par­tí­cu­las. Las reac­cio­nes de coa­gu­la­ción son muy rá­pi­das, ape­nas du­ran frac­cio­nes de se­gun­do cuan­do se po­nen en con­tac­to las par­tí­cu­las con el coa­gu­lan­te.

“El quí­mi­co en cues­tión se usa para cla­ri­fi­car el agua. Con el cho­que quí­mi­co, las par­tí­cu­las se se­pa­ran en el am­bien­te lí­qui­do, lue­go se aglo­me­ran, ro­dea­das de sul­fa­to de alu­mi­nio, y se for­man los lla­ma­dos flócu­los”, agre­ga Andrea. En es­ta par­te

del pro­ce­so, lla­ma­da flo­cu­la­ción, ac­túan un flo­cu­la­dor me­cá­ni­co —que con­sis­te en dos agi­ta­do­ras que mez­clan el agua con la es­pu­ma— y un flo­cu­la­dor hi­dráu­li­co.

De­po­si­ta­dos

Pos­te­rior­men­te, a tra­vés de una caí­da, el agua pa­sa a la si­guien­te fa­se, co­no­ci­da co­mo de­can­ta­ción, don­de los flócu­los, por su ta­ma­ño y pe­so, se de­po­si­tan en el fon­do; es de­cir, se de­can­tan. De­ba­jo es­tán los se­di­tu­bos (pa­ne­les se­di­men­ta­do­res ) y más aba­jo se en­cuen­tran las tol­vas, don­de se de­po­si­ta el lo­do, com­pues­to por los flócu­los aglo­me­ra­dos. Las par­tí­cu­las re­mo­vi­das en una plan­ta de tra­ta­mien­to son só­li­dos inor­gá­ni­cos y or­gá­ni­cos.

El agua en­ton­ces sa­le del de­can­ta­dor y cae en los fil­tros. El lo­do es de­vuel­to al río, sin pa­sar por un pro­ce­so de tra­ta­mien­to. El agua de­can­ta­da tie­ne un 90% me­nos de co­lor y tur­bie­dad, pe­ro to­da­vía no es con­si­de­ra­da po­ta­ble y, por lo tan­to, no ap­ta para el con­su­mo, aun­que a sim­ple vis­ta lu­ce lim­pia y segura, co­mo el agua de los arro­yos.

“Mu­chas ve­ces es­cu­cha­mos de­cir que el agua de los arro­yos es cris­ta­li­na y la gen­te cree que por eso ya se la pue­de be­ber. Pe­ro no es así. Aun­que no se no­te, esos cur­sos de agua pue­den es­tar con­ta­mi­na­dos, y con­su­mir el lí­qui­do que trans­por­tan pue­de oca­sio­nar tras­tor­nos gás­tri­cos”, ad­vier­te Le­gal.

La si­guien­te eta­pa del cir­cui­to es la fil­tra­ción, que con­sis­te en pa­sar el agua de­can­ta­da a tra­vés de un me­dio po­ro­so (man­to fil­tran­te), com­pues­to usual­men­te por gra­va (o can­to ro­da­do), are­na (con una gra­nu­lo­me­tría de 1,8 a 0,4 mi­lí­me­tros) y an­tra­ci­ta. “Vale acla­rar que los fil­tros de­ben ser la­va­dos dia­ria­men­te. El la­va­do se rea­li­za con agua y aire para re­mo­ver los flócu­los re­te­ni­dos”, aña­de Andrea.

El agua fil­tra­da se re­co­lec­ta me­dian­te ca­na­les sub­te­rrá­neos, los que no es­tán en con­tac­to con el agua de llu­via. Es­te lí­qui­do to­da­vía de­be pa­sar por la eta­pa de es­ta­bi­li­za­ción y de­sin­fec­ción, en la que se inac­ti­van o des­tru­yen los agen­tes pa­tó­ge­nos que pue­den cau­sar en­fer­me­da­des de trans­mi­sión hí­dri­ca, co­mo ic­te­ri­cia y dia­rrea, entre otros.

Los com­pues­tos quí­mi­cos usa­dos en la de­sin­fec­ción son, ge­ne­ral­men­te, oxi­dan­tes fuer­tes que po­seen una al­ta efi­cien­cia en la eli­mi­na­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos. En es­ta plan­ta se ape­la al clo­ro co­mo de­sin­fec­tan­te, y a la cal hi­dra­ta­da co­mo es­ta­bi­li­zan­te. El clo­ro pre­sen­te en el agua de­be es­tar entre 0,2 y 2 ppm (par­tí­cu­las por mi­llón).

“El clo­ro es un oxi­dan­te po­de­ro­so, es el de­sin­fec­tan­te más im­por­tan­te que exis­te, de­bi­do a que reúne to­das las ven­ta­jas re­que­ri­das, in­clu­yen­do su fá­cil do­si­fi­ca­ción y cos­to ra­zo­na­ble. Al­gu­nas de sus sa­les tam­bién tie­nen po­der de­sin­fec­tan­te, y las más usa­das son el hi­po­clo­ri­to de cal­cio y el hi­po­clo­ri­to de so­dio”, ex­pli­ca Gui­ller­mo Pal­me­ri, en­car­ga­do de con­tro­lar la eta­pa de de­sin­fec­ción.

Agua va

La de­sin­fec­ción es un pro­ce­so se­lec­ti­vo. No des­tru­ye la to­ta­li­dad de los or­ga­nis­mos pre­sen­tes en el agua y no siem­pre eli­mi­na a todos los agen­tes pa­tó­ge­nos, y es por eso que se ne­ce­si­ta pa­sar por los pro­ce­sos previos para des­truir­los me­dian­te la coa­gu­la­ción, de­can­ta­ción y fil­tra­ción.

Pe­ro una vez com­ple­ta­dos los pa­sos citados an­te­rior­men­te, el agua ya es po­ta­ble y es­tá lis­ta para su dis­tri­bu­ción, que se con­cre­ta a tra­vés de 14 cen­tros ubi­ca­dos en di­ver­sos pun­tos de la ca­pi­tal y su área me­tro­po­li­ta­na. En ca­da uno de ellos, así co­mo en la plan­ta de Vi­ñas Cué, se pro­ce­de a un con­trol ho­ra­rio del agua a ser dis­tri­bui­da.

Exis­ten 14 re­ser­vo­rios, uno por ca­da cen­tro de dis­tri­bu­ción, ade­más de los tres que se en­cuen­tran en la plan­ta de Vi­ñas Cué. La Es­sap po­see dos ca­mio­ne­tas equi­pa­das para ha­cer el con­trol en pun­tos fi­jos y va­ria­bles. Las mues­tras son to­ma­das para ser so­me­ti­das a exá­me­nes de bac­te­rio­lo­gía y fí­si­co­quí­mi­cos, una vez por día.

“El agua que su­mi­nis­tra Es­sap es po­ta­ble; es de­cir, pue­de ser con­su­mi­da sin ne­ce­si­dad de her­vir­la. Es po­si­ble que a ve­ces sal­ga con tur­bie­dad, pe­ro no de­ja de ser ap­ta para be­ber. La su­cie­dad se de­be a que la ca­ñe­ría fue so­me­ti­da a re­pa­ra­cio­nes y así pu­do ha­ber­se fil­tra­do are­na. En ese ca­so so­lo se de­be de­jar co­rrer el cho­rro has­ta que el co­lor des­apa­rez­ca”, se­ña­la Pal­me­ri.

En oca­sio­nes, el lí­qui­do que sa­le del gri­fo pre­sen­ta un co­lor blan­que­cino, que la gen­te sue­le atri­buir a una al­ta pre­sen­cia de clo­ro. Pe­ro la ra­zón es que se de­be a la pre­sen­cia de aire, que pro­du­ce pe­que­ñas bur­bu­jas, las cua­les des­apa­re­cen si se de­ja re­po­sar el flui­do.

Pal­me­ri sos­tie­ne que la can­ti­dad de clo­ro que se le agre­ga al agua de Es­sap es su­fi­cien­te para man­te­ner su pre­sen­cia has­ta su lle­ga­da a ca­da ca­ni­lla do­més­ti­ca. El quí­mi­co adi­cio­na­do man­tie­ne un po­der re­si­dual ca­paz de eli­mi­nar e inac­ti­var cual­quier bac­te­ria, pa­rá­si­to o agen­te pa­tó­geno. El con­trol ho­ra­rio de los pa­rá­me­tros bá­si­cos de po­ta­bi­li­dad ga­ran­ti­za su efec­ti­vi­dad.

Me­tas sin al­can­zar

A pe­sar de los es­fuer­zos por pro­veer agua po­ta­ble a la ciu­da­da­nía, ca­si me­dio mi­llón de ho­ga­res, al­re­de­dor del 36% de la po­bla­ción pa­ra­gua­ya, to­da­vía si­gue sin ac­ce­der al ser­vi­cio, un por­cen­ta­je que no va­rió mu­cho des­de 2005, se­gún un in­for­me del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­nea­mien­to Am­bien­tal (Se­na­sa) ti­tu­la­do Usos del agua en el Pa­ra­guay.

Ca­be des­ta­car que tam­po­co se al­can­zó aún la me­ta fi­ja­da por los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo del Mi­le­nio (ODM) has­ta 2015, que pro­yec­ta­ba un 65% de co­ber­tu­ra para ese año, muy por de­ba­jo de los op­ti­mis­tas cálcu­los ofi­cia­les que es­ta­ble­cían el com­pro­mi­so de lle­gar al 70,5% en 2008, y al 80,5% en 2015.

Pu­di­mos co­no­cer cómo se pro­du­ce el lí­qui­do que dia­ria­men­te usa­mos para asear­nos, be­ber, re­gar o lim­piar nues­tros ali­men­tos; y tam­bién nos en­te­ra­mos de que más de cua­tro mi­llo­nes de com­pa­trio­tas no pue­den ac­ce­der aún a un de­re­cho bá­si­co, co­mo el de po­der con­tar con un ser­vi­cio que les ayu­de a man­te­ner­se sa­lu­da­bles. Ese cir­cui­to to­da­vía no se com­ple­tó.

MEZ­CLA RÁ­PI­DA.Me­dian­te re­ji­llas se im­pi­de el pa­so de ele­men­tos ex­tra­ños, antes de so­me­ter el lí­qui­do a la fa­se de coa­gu­la­ción.

DON­DE TO­DO EM­PIE­ZA. El agua cap­ta­da en el río Pa­ra­guay se trans­por­ta me­dian­te ca­ñe­rías para ini­ciar su po­ta­bi­li­za­ción.

SI­GUE SU CUR­SO. Las par­tí­cu­las se aglo­me­ran (flo­cu­la­ción) y las de mayor ta­ma­ño y pe­so se­di­men­tan. En la de­can­ta­ción se se­pa­ra el agua cla­ra de las par­tí­cu­las en sus­pen­sión y pa­sa a la eta­pa de fil­tra­ción.

MO­VI­DO A CHO­RROS. Con gol­pes de agua se re­mue­ve la es­pu­ma que se for­ma en la su­per­fi­cie.

YA SA­LE. En es­te pun­to el agua ya es po­ta­ble y es­tá en con­di­cio­nes de ser dis­tri­bui­da.

CON­TROL RE­MO­TO. Ca­da pa­so del pro­ce­so de fil­tra­ción se fis­ca­li­za des­de un pa­nel.

CA­SI LIM­PIA. Me­dian­te ca­na­les sub­te­rrá­neos se re­co­lec­ta el agua fil­tra­da.

ME­JOR ASE­GU­RAR. Se to­man mues­tras para so­me­ter­las a exá­me­nes de bac­te­rio­lo­gía y fí­si­co­quí­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.