EL QUE GUÍA DES­DE ABA­JO

La ac­ti­vi­dad re­quie­re pre­ci­sión, pres­tar aten­ción y es­tar con­cen­tra­do. Ope­rar una grúa to­rre no es sen­ci­llo y quien se en­car­ga de ma­ne­jar­la no so­lo de­be te­ner la pe­ri­cia ne­ce­sa­ria, sino tam­bién sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Víc­tor Gon­zá­lez, un jo­ven obrero,

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Car­los Da­río To­rres | Fo­to: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Ope­rar una grúa to­rre no es sen­ci­llo y quien se en­car­ga de ma­ne­jar­la de­be te­ner la pe­ri­cia ne­ce­sa­ria y sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Un jo­ven obrero cuenta cómo lo ha­ce.

El ar­qui­tec­to de la obra se acer­có a Víc­tor Gon­zá­lez y le di­jo: “Vas a ma­ne­jar la grúa”. Era una or­den, ocul­ta ba­jo el ro­pa­je de un pe­di­do, que no asus­tó al tra­ba­ja­dor. Es­te no du­dó en res­pon­der que no te­nía pro­ble­ma al­guno para asu­mir el desafío. A par­tir de ese mo­men­to se­ría un gruís­ta, al­guien que, con un dis­po­si­ti­vo a bo­to­nes, ha­ría el trabajo más pe­sa­do en cual­quier cons­truc­ción: tras­la­dar y ubi­car ma­te­ria­les que por su pe­so re­sul­tan una ta­rea im­po­si­ble de rea­li­zar para la fuer­za hu­ma­na. Ha­cía tres años que Víc­tor (24) tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción. Ha­bía de­ja­do atrás a su familia en 25 de Di­ciem­bre, San Pedro, para pro­bar suer­te en la ca­pi­tal. Se desem­pe­ña­ba co­mo en­car­ga­do de obra, un trabajo que lo ubi­ca­ba co­mo res­pon­sa­ble di­rec­to de la eje­cu­ción ma­te­rial del pro­yec­to.

Ser un en­car­ga­do de obra es un ofi­cio que exi­ge res­pon­sa­bi­li­dad, pues quien lo ejer­ce sir­ve de en­la­ce entre el je­fe de obra y los obreros de­sig­na­dos para lle­var ade­lan­te los tra­ba­jos de cons­truc­ción. La ca­rac­te­rís­ti­ca de­li­ca­da de es­ta ta­rea po­ne a prueba el tem­ple de quien la rea­li­za y pue­de ser un ca­li­bra­dor de la ca­pa­ci­dad de un obrero para ma­ne­jar una grúa, un equi­po com­ple­jo de ope­rar.

La to­rre grúa o grúa to­rre es una má­qui­na crea­da y des­ti­na­da para la car­ga y des­car­ga de di­fe­ren­tes ma­te­ria­les en las obras de cons­truc­ción. Ma­ne­jar un apa­ra­to de tal com­ple­ji­dad no es fá­cil y re­quie­re de mu­cha aten­ción y pe­ri­cia. La res­pon­sa­bi­li­dad de un gruís­ta es al­ta, por­que de su efi­cien­cia de­pen­de que la obra y las per­so­nas que tra­ba­jan en ella no se vean afec­ta­das por al­gún ac­ci­den­te gra­ve de­bi­do al ma­ne­jo inex­per­to del equi­po.

Siem­pre lis­to

Al­go de­bió per­ci­bir aquel ar­qui­tec­to en Víc­tor cuan­do le di­jo que se­ría el de­sig­na­do para ope­rar el equi­po. Con se­gu­ri­dad su desem­pe­ño co­mo en­car­ga­do de obra lo ava­la­ba, y así el jo­ven ope­ra­rio pa­só de trans­mi­tir ór­de­nes a trans­por­tar car­gas pe­sa­das. “Me gus­tó la po­si­bi­li­dad. Ade­más, iba a ga­nar más”, re­la­ta Gon­zá­lez. Me­jor ofi­cio y me­jor re­mu­ne­ra­ción, ra­zo­nes irre­nun­cia­bles para acep­tar el desafío.

Su ins­truc­tor fue un mon­ta­dor de grúas de na­cio­na­li­dad chi­le­na, cu­yo nom­bre no re­cuer­da, pe­ro quien le de­jó en­se­ñan­zas que no ol­vi­da. Aun­que Víc­tor tam­bién apor­tó lo su­yo. Unas cla­ses in­ten­si­vas teó­ri­cas, y prác­ti­cas de un día de du­ra­ción, le sir­vie­ron para es­tar lis­to para el trabajo en ese pla­zo tan cor­to. “Ape­nas prac­ti­qué ya apren­dí, por­que me in­tere­sa­ba. Un día de prác­ti­ca me bas­tó”, cuenta con or­gu­llo.

Es­te es­pe­cia­lis­ta se en­cuen­tra tra­ba­jan­do ac­tual­men­te para BCN Cons­truc­cio­nes, una em­pre­sa que ob­tu­vo la li­ci­ta­ción para eje­cu­tar las obras del Ho­tel BCN Pal­ma, un em­pren­di­mien­to que com­bi­na las ta­reas de res­tau­ra­ción de un edi­fi­cio con­si­de­ra­do Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co, con la cons­truc­ción de un in­te­rior mo­derno y fun­cio­nal, pe­ro res­pe­tuo­so del es­ti­lo ori­gi­nal.

“Es­te es un trabajo pe­li­gro­so. En reali­dad, en él to­do es pe­li­gro­so, el vien­to, la car­ga. El vien­to pue­de de­rri­bar la car­ga, ha­cer que cho­que con­tra otros edi­fi­cios, que gol­pee per­so­nas, por­que el ca­bo es lar­go y se mue­ve mu­cho”, re­ve­la el obrero.

Gon­zá­lez sue­le en­trar a tra­ba­jar a las 7.00 y sa­le unas diez ho­ras des­pués, con una pau­sa para el al­muer­zo de una ho­ra, de 12.00 a 13.00. Su trabajo con­sis­te en tras­la­dar are­na, la­dri­llos, ce­men­to, va­ri­llas, ar­ma­du­ras, ta­ble­ros; todos ellos, ob­je­tos que, por su pe­so, no pue­den ser ma­ni­pu­la­dos so­lo con la fuer­za de los bra­zos hu­ma­nos.

Su lu­gar de trabajo es en tie­rra, en don­de, al pie de la grúa, ope­ra la má­qui­na me­dian­te un dis­po­si­ti­vo: una bo­to­ne­ra con la que pue­de or­de­nar­le al equi­po rea­li­zar todos los mo­vi­mien­tos que es ca­paz de eje­cu­tar. Tam­bién se pue­de ha­cer la ta­rea con otro apa­ra­to se­me­jan­te al joys­tick de los vi­deo­jue­gos, ins­tru­men­to que Víc­tor tam­bién sa­be ma­ne­jar.

Hay otros ti­pos de grúas to­rre. Una de ellas po­see una ca­bi­na ele­va­da don­de el gruís­ta se ubi­ca y ma­ni­pu­la el equi­po au­xi­lia­do por ins­tru­men­tos más so­fis­ti­ca­dos, ade­más de es­tar pro­te­gi­do de la in­cle­men­cia del tiem­po. “To­da­vía no ma­ne­jé una de esas, pe­ro me ani­mo a ha­cer­lo, ape­nas me lo pi­dan”, se ani­ma Gon­zá­lez.

Bue­nas con­di­cio­nes

El equi­po que Víc­tor ope­ra pue­de al­zar los ma­te­ria­les has­ta a 36 me­tros de al­tu­ra, en su dis­po­si­ción ac­tual, si bien es­tá ca­pa­ci­ta­do para ha­cer­lo has­ta los 48 me­tros. El tra­ba­ja­dor ex­pli­ca que cuan­do hay po­ca luz ya no es acon­se­ja­ble ope­rar; de hecho, un gruís­ta de­pen­de de todos sus sen­ti­dos para ha­cer su trabajo, pe­ro fun­da­men­tal­men­te de sus ojos. Así que cuan­do la vi­si­bi­li­dad co­mien­za a men­guar, es me­jor sus­pen­der to­do has­ta el día si­guien­te. “Can­sa la vis­ta y un po­co el cuer­po”, di­ce.

¿Y cuan­do llue­ve, es­tá nu­bla­do o hay mu­cho vien­to? En esos ca­sos, las ope­ra­cio­nes se de­ben rea­li­zar con una aten­ción mayor. La llu­via no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te aban­do­nar la ta­rea has­ta que el tiem­po me­jo­re, ni tam­po­co el vien­to. Pe­ro es­to úl­ti­mo so­lo es acep­ta­ble has­ta cier­to pun­to. La grúa tie­ne un anemó­me­tro que sus­pen­de au­to­má­ti­ca­men­te la ope­ra­ción cuan­do la ve­lo­ci­dad del vien­to su­pera los lí­mi­tes de se­gu­ri­dad.

El gruís­ta ase­gu­ra que nun­ca pro­ta­go­ni­zó ac­ci­den­tes, pe­ro en­se­gui­da re­la­ta que sí tu­vo que pa­sar una vez por un mo­men­to di­fí­cil, cuan­do un día muy ven­to­so, la car­ga —un ta­ble­ro usa­do en el ta­bi­que de un as­cen­sor— gol­peó una pa­red y la de­rri­bó. “Esa vez me asus­té, pe­ro la cul­pa fue del vien­to. Por suer­te na­die sa­lió las­ti­ma­do”, ase­gu­ra.

Sus com­pa­ñe­ros con­fían en él, por­que a pe­sar de su ju­ven­tud ya tie­ne ex­pe­rien­cia y has­ta aho­ra de­mos­tró es­tar ca­pa­ci­ta­do para ope­rar el equi­po. “Ya hi­ce dos edi­fi­cios: uno de 25 pi­sos y otro de 16”, re­sal­ta con in­di­si­mu­la­da sa­tis­fac­ción.

“Me gus­ta es­te trabajo. Sé que tengo una gran res­pon­sa­bi­li­dad y no me asus­ta”, con­fie­sa Víc­tor. Pe­ro de­trás de la ti­mi­dez que mues­tra cuan­do ha­bla, se es­con­de la de­ter­mi­na­ción de al­guien que tie­ne me­tas su­pe­rio­res en la vi­da. Ser gruís­ta es su or­gu­llo, pe­ro es­te mu­cha­cho del in­te­rior quiere se­guir pro­gre­san­do y pien­sa se­guir una ca­rre­ra ter­cia­ria.

“Quie­ro ser ar­qui­tec­to”, afir­ma con de­ci­sión. La­bo­rar en la in­dus­tria de la cons­truc­ción es su me­dio na­tu­ral, en él se desen­vuel­ve con se­gu­ri­dad. Pe­ro as­pi­ra a se­guir en es­ta ac­ti­vi­dad des­de una po­si­ción di­fe­ren­te y es­tá dis­pues­to a ha­cer cual­quier es­fuer­zo para al­can­zar sus sue­ños. Siem­pre ha­cien­do un cul­to del trabajo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.