Qué país lo­co...

Ultima Hora - Vida - - Agenda -

El vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del Se­na­do sal­ta dos ca­si­llas y se apo­de­ra de la Pre­si­den­cia de esa cá­ma­ra para dar cur­so a una vo­ta­ción so’o que ca­si da luz ver­de a Car­tes y Lu­go para pre­sen­tar­se en las elec­cio­nes de 2018. To­do lo hecho en ese episodio de tea­tro ab­sur­do se des­mo­ro­nó cuan­do el mis­mo Car­tes re­nun­ció a to­do in­ten­to de ser re­elec­to, me­dian­te una no­ta di­ri­gi­da al ar­zo­bis­po de Asun­ción, Ed­mun­do Va­len­zue­la, me­ca­nis­mo ca­to­li­cí­si­mo pe­ro ile­gí­ti­mo por cuan­to so­mos un Es­ta­do lai­co acon­fe­sio­nal. Lo mis­mo ha­bría da­do que pre­sen­ta­ra la re­nun­cia a la di­rec­ti­va de la Se­lec­ción Pa­ra­gua­ya de Fútbol, en tér­mi­nos le­ga­les e ins­ti­tu­cio­na­les.

Aho­ra, un gru­po li­be­ral ra­di­cal (¿cómo se pue­de ser li­be­ral y ra­di­cal a un mis­mo tiem­po?) se pro­po­ne des­co­no­cer la au­to­ri­dad del TSJE, con lo cual —si pros­pe­ra la pe­ti­ción— el se­gui­mien­to y juz­ga­mien­to de las elec­cio­nes ve­ni­de­ras po­drían pa­sar a car­go de la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal, o de los mu­cha­chos de APA, que son una luz para con­tar y al­te­rar pa­pe­les.

Des­de la vio­la­ción de las pro­me­sas pre­si­den­cia­les de ma­ne­ra afren­to­sa, las de­más fal­tas a la pa­la­bra em­pe­ña­da pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­das sim­ples tra­ve­su­ras. Y si us­ted du­da de es­ta afir­ma­ción, re­cuer­de no­más el sal­to a la Pre­si­den­cia del Se­na­do que pe­gó Ju­lio Ve­láz­quez para fa­vo­re­cer las pre­ten­sio­nes de Car­tes, con quien Ve­láz­quez man­te­nía una cor­dial ene­mis­tad. El es­cán­da­lo sus­ci­ta­do fue me­nos que mo­des­to, cuan­do en otros paí­ses de nues­tro mis­mo ca­li­bre, eso ha­bría desata­do un ven­da­val de pro­tes­tas y que­re­llas de todos los ta­ma­ños.

Es­tán tam­bién los po­lí­ti­cos que, tras per­der una elec­ción, fun­dan un partido nue­vo. Es­tos ma­tan las ha­za­ñas de los co­le­gas que cam­bian de car­pa o, di­rec­ta­men­te, de partido, co­mo hi­zo el con­ce­jal Ke­lem­bu, de Ciu­dad del Es­te. Pe­ro en es­tas es­pe­cia­li­da­des, el cam­peón in­di­cu­ti­ble y me­da­lla de oro a la je­ta de ti­ta­nio es el se­ñor Fer­nan­do Ar­min­do Lu­go, quien alen­ta­ba a sus hi­jas­tros a so­li­ci­tar (es un ejem­plo, na­da más) la en­mien­da, pe­ro aclarando para la pla­tea que él (Lu­go) no vo­ta­ría. Eso es te­ner la ca­ra a prueba de ca­ño­na­zos.

La muer­te del jo­ven lí­der li­be­ral, ba­lea­do en la pro­pia se­de de su partido, di­vi­dió un po­co más aún a sus co­rre­li­gio­na­rios ma­yo­res, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción de su ase­si­na­to en­tró en un cono de som­bras. Un cri­men ra­rí­si­mo, ade­más, por cuan­to fue ma­te­ria­li­za­do con un car­tu­cho de es­co­pe­ta re­lleno de plo­mo, in­fil­tra­do mis­te­rio­sa­men­te entre los car­tu­chos de ba­li­nes de go­ma con que estaban do­ta­dos los po­li­cías. ¿Se lle­ga­rá a un es­cla­re­ci­mien­to de to­do es­to al­gu­na vez? ¡Cla­ro que sí, es­cép­ti­co de po­rra! Es­to se acla­ra­rá al día si­guien­te del Día del Ar­que­ro Su­plen­te.

“Des­de la vio­la­ción de las pro­me­sas pre­si­den­cia­les de ma­ne­ra afren­to­sa, las de­más fal­tas a la pa­la­bra em­pe­ña­da pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­das sim­ples tra­ve­su­ras”.

Mo­ne­co Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.