Gas­tos bien pen­sa­dos

En la vi­da cons­tan­te­men­te to­ma­mos de­ci­sio­nes y mu­chas de ellas tie­nen que ver con el di­ne­ro, ya que es un me­dio ne­ce­sa­rio para sub­sis­tir, así co­mo para lle­var ade­lan­te pla­nes y pro­yec­tos. ¿Qué de­be­ría­mos te­ner en cuenta para de­ter­mi­nar cómo uti­li­za­re­mos n

Ultima Hora - Vida - - Agenda -

Las de­ci­sio­nes que to­ma­mos con el di­ne­ro es­tán siem­pre vin­cu­la­das a nues­tra his­to­ria y a nues­tro mo­men­to per­so­nal, por lo cual no siem­pre una de­ci­sión es la me­jor para todos. Ca­da uno de­be con­si­de­rar su con­tex­to, ob­je­ti­vos y ana­li­zar cómo im­pac­ta el uso del di­ne­ro tan­to en el cor­to y me­diano co­mo en el lar­go pla­zo, re­co­mien­da Pa­tri­cia To­rrents, ge­ren­te de Ca­li­dad y Sus­ten­ta­bi­li­dad del ban­co Itaú.

A mo­do de ejem­plo de cómo las de­ci­sio­nes que to­ma­mos con el di­ne­ro pue­den afec­tar nues­tra vi­da fa­mi­liar, la es­pe­cia­lis­ta su­gie­re ima­gi­nar una pareja que es­tá pen­san­do en ca­sar­se. En ese mo­men­to de­ben de­ci­dir va­rias co­sas: ellos quie­ren com­prar un au­to, un lu­gar don­de vi­vir y ade­más, ha­cer una fies­ta de ca­sa­mien­to. “Todos no­so­tros to­ma­mos de­ci­sio­nes en di­fe­ren­tes mo­men­tos de nues­tra vi­da, la di­fe­ren­cia siem­pre es­ta­rá en el plan que ele­gi­mos rea­li­zar”, re­sal­ta.

Se­gún ella, así co­mo es­ta pareja de no­vios que se quiere ca­sar, lo pri­me­ro que te­ne­mos que sa­ber es en qué mo­men­to de nues­tra vi­da nos en­con­tra­mos y cuá­les son nues­tras prio­ri­da­des. Es­ta pareja desea­ba una gran fies­ta, te­ner un nue­vo au­to y tam­bién una ca­sa. Y en lu­gar de cons­truir en con­jun­to un pre­su­pues­to para sa­ber de qué ma­ne­ra obrar, lo que hi­cie­ron fue re­vi­sar in­di­vi­dual­men­te sus lí­neas y ofer­tas de cré­di­to para sa­ber a cuán­to po­dían ac­ce­der, y así fue co­mo qui­ta­ron préstamos para el au­to, la ca­sa y la fies­ta.

Ya ca­sa­dos y al trans­cu­rrir los me­ses, les fue­ron lle­gan­do las cuo­tas de los préstamos, el man­te­ni­mien­to de los au­tos, los nuevos gas­tos de la ca­sa, así co­mo al­gu­nos im­pre­vis­tos que hu­bo en la fies­ta. Al no pla­ni­fi­car cómo ha­cer fren­te a to­do es­to, em­pe­za­ron a que­dar­se en ro­jo en al­gu­nas cuen­tas.

“Pro­ble­mas fi­nan­cie­ros en la pareja por lo ge­ne­ral desem­bo­can en mo­men­tos de dis­cu­sión y desáni­mo. Es por eso que an­te ca­da nue­va de­ci­sión en nues­tra vi­da en la que ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro, es im­por­tan­te to­mar­nos un tiem­po para ana­li­zar qué es lo que real­men­te que­re­mos, cuál es nues­tra si­tua­ción ac­tual y pla­ni­fi­car para sa­ber cuá­les son los me­dios, el pre­su­pues­to con el que con­ta­mos”, ana­li­za To­rrents.

Par­te de la prác­ti­ca de ini­ciar una bue­na pla­ni­fi­ca­ción en pareja es pen­sar cuá­les son las co­sas que desea­mos y cuá­les son las que real­men­te re­pre­sen­tan una ne­ce­si­dad bá­si­ca, pun­tua­li­za. Si­guien­do el ejem­plo de la pareja, ¿se­rá que ver­da­de­ra­men­te to­do lo que ellos desea­ban –la ca­sa, la fies­ta, el nue­vo au­to– era lo que real­men­te ne­ce­si­ta­ban?

A cri­te­rio de Pa­tri­cia, los sue­ños y pla­nes de vi­da es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la ma­ne­ra en que ma­ne­ja­mos nues­tro di­ne­ro, y lo po­dre­mos lo­grar con un buen plan, aun­que eso a ve­ces sig­ni­fi­que re­nun­ciar a al­gu­nas co­sas mo­men­tá­nea­men­te para po­der con­se­guir un fu­tu­ro me­jor.

La es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra: “Ser más cons­cien­tes de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos hoy con nues­tro di­ne­ro nos per­mi­ti­rá lo­grar una me­jor ca­li­dad de vi­da en el fu­tu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.