El va­lor de la ce­na

Aun­que ge­ne­ral­men­te se le da po­ca im­por­tan­cia, la ce­na pue­de con­ver­tir­se en un im­por­tan­te es­pa­cio de en­cuen­tro fa­mi­liar, con efec­tos be­ne­fi­cio­sos para pa­dres e hijos.

Ultima Hora - Vida - - En Poca Palabras -

Unos en el trabajo, otros en la es­cue­la, en la uni­ver­si­dad o prac­ti­can­do al­gu­na ac­ti­vi­dad deportiva o ar­tís­ti­ca. El hecho es que, du­ran­te la mayor par­te del día, los in­te­gran­tes del ho­gar es­tán ca­da uno por su la­do. El rit­mo de vi­da ac­tual ha­ce que ca­da vez sean me­nos los mo­men­tos que se com­par­ten en familia.

Pe­ro ya que esos en­cuen­tros di­fí­cil­men­te se pro­du­cen, hay que bus­car la ma­ne­ra de ge­ne­rar­los. “La familia ten­dría que ele­gir un es­pa­cio en el día para re­unir­se. Por lo ge­ne­ral, es a la no­che cuan­do es­tán todos. Por eso, la ce­na es un mo­men­to ideal”, opi­na la si­có­lo­ga Johan­na Mu­ñoz.

La última co­mi­da del día pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad para que pa­dres e hijos com­par­tan una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va, que pa­sa no so­lo por sa­bo­rear al­go ri­co.

Mo­men­to de com­par­tir

“La ce­na pue­de con­ver­tir­se en un buen es­pa­cio de diá­lo­go in­tra­fa­mi­liar, por­que ge­ne­ral­men­te a esa ho­ra hay mu­cho para com­par­tir”, ex­pli­ca Mu­ñoz.

Esa co­mu­ni­ca­ción es be­ne­fi­cio­sa sobre to­do para los ni­ños y ado­les­cen­tes. “Para los ni­ños es su­ma­men­te va­lio­so, por­que a me­di­da que van con­tan­do sus ex­pe­rien­cias, los pa­dres les in­cul­can va­lo­res y les acon­se­jan sobre cómo ac­tuar en tal o cual si­tua­ción. Tam­bién apren­den vo­ca­bu­la­rio a par­tir de la conversación”.

In­clu­so va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­la­ron que los ni­ños y ado­les­cen­tes que tie­nen es­tos es­pa­cios en la familia, son mu­cho me­nos propensos a desa­rro­llar pro­ble­mas emo­cio­na­les (de­pre­sión, an­sie­dad o es­trés).

Ade­más de com­par­tir la ce­na, los miem­bros de la familia tam­bién de­be­rían re­par­tir­se las ta­reas que ella im­pli­ca. “Todos tie­nen que co­la­bo­rar en al­go: po­ner la me­sa, traer al­go, le­van­tar las co­sas des­pués, la­var los cu­bier­tos, et­cé­te­ra”, re­cal­ca.

“Si los hijos se acos­tum­bran des­de muy pe­que­ños a po­ner los cu­bier­tos en la me­sa, por ejem­plo, eso ya de­ja de ser una obli­ga­ción, pa­sa a for­mar par­te de sus há­bi­tos”.

Al­go que con­tar

Pe­ro no se tra­ta so­lo de sen­tar­se a comer y es­pe­rar a que la co­mu­ni­ca­ción se pro­duz­ca má­gi­ca­men­te. Si los miem­bros de la familia ce­nan sin de­cir una pa­la­bra o se ha­cen re­cla­mos, el en­cuen­tro no se­rá po­si­ti­vo.

La si­có­lo­ga acon­se­ja que los pa­dres pro­pi­cien el diá­lo­go con­tan­do cómo les fue en el trabajo, por ejem­plo. “Tam­po­co hay que lle­nar­los de pro­ble­mas, sino con­tar­les al­gu- nas co­sas, co­mo para que to­men con­cien­cia del es­fuer­zo que ha­cen día a día los pa­dres”.

A par­tir de ahí, hay que in­cen­ti­var­los a que ha­blen de sus ac­ti­vi­da­des, sus ex­pe­rien­cias y dar­les los con­se­jos que sean ne­ce­sa­rios. “No tie­nen que ser ne­ce­sa­ria­men­te diá­lo­gos pro­fun­dos siem­pre. Se pue­de ha­blar sobre al­go que acon­te­ció en el día. Lue­go, cuan­do ellos ya es­tén acos­tum­bra­dos a esa di­ná­mi­ca, van a com­par­tir otras co­sas, aque­llo que los mo­vió emo­cio­nal­men­te”, ex­pli­ca la si­có­lo­ga.

Un as­pec­to im­por­tan­te es tra­tar de que la tec­no­lo­gía no per­tur­be la conversación. “Es con­ve­nien­te que ni los pa­dres ni los hijos se sien­ten a la me­sa con el ce­lu­lar: esa de­be­ría ser una re­gla. Tam­po­co se re­co­mien­da que es­té pren­di­da la te­vé mien­tras es­tán co­mien­do”, opi­na Mu­ñoz.

Es­tos há­bi­tos de­be­rían im­ple­men­tar­se en la ca­sa cuan­do los hijos son pe­que­ños, para que cuan­do en­tren en la ado­les­cen­cia, ya sea al­go na­tu­ral.

En tiempos en los que el ace­le­ra­do rit­mo de vi­da no con­tri­bu­ye mu­cho al en­cuen­tro fa­mi­liar, no se­ría ma­la idea im­ple­men­tar es­te ti­po de es­pa­cios, don­de co­mi­da y diá­lo­go van de la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.