Una his­to­ria es­fé­ri­ca

Es la he­rra­mien­ta in­fal­ta­ble en el fútbol; y co­mo to­do ob­je­to de uso con­ti­nuo, la pe­lo­ta ha ido evo­lu­cio­nan­do jun­to a otros ele­men­tos del po­pu­lar de­por­te. Re­pa­sa­mos la his­to­ria del es­fé­ri­co des­de sus co­mien­zos, cuan­do era con­fec­cio­na­do con cue­ro na­tu­ral,

Ultima Hora - Vida - - En Poca Palabras -

La pe­lo­ta se es­ca­pó, pi­can­do, del gru­po de gen­te que es­ta­ba dispu­tan­do su po­se­sión, y un ni­ño sa­lió co­rrien­do de­trás. Cuan­do es­ta­ba por tomar el ba­lón, un sol­da­do le pro­pi­nó un ro­di­lla­zo y se que­dó con la es­fe­ra. In­dig­na­do, el pa­dre del ni­ño sa­có un pu­ñal y acu­chi­lló al gen­dar­me. La vio­len­cia en el fútbol se ha­bía co­bra­do una de sus pri­me­ras víc­ti­mas.

Es­te re­la­to, fic­ti­cio, fue ela­bo­ra­do por el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor bri­tá­ni­co Brian Glan­vi­lle, quien ima­gi­nó cómo se­ría una es­ce­na de un partido de fútbol ju­ga­do en Lon­dres en la Edad Me­dia, cuan­do es­ta ac­ti­vi­dad ca­re­cía de re­gla­men­tos, la can­cha era cual­quier ca­lle­jue­la de la ca­pi­tal y los ju­ga­do­res eran mer­ca­de­res, cu­ras, sol­da­dos y has­ta ni­ños que se dispu­taban des­or­de­na­da­men­te la pro­pie­dad de un os­cu­ro ob­je­to de de­seo: el ba­lón.

El na­ci­mien­to de una pa­sión

El ori­gen de la pe­lo­ta se pier­de en la no­che de los tiempos. Es pro­ba­ble que los pri­me­ros hu­ma­nos ha­yan des­cu­bier­to tem­pra­na­men­te el pla­cer de pa­tear un ob­je­to más o me­nos es­fé­ri­co, co­mo el crá­neo de al­gún enemi­go de­ca­pi­ta­do, por ejem­plo. Los pri­me­ros re­gis­tros si­túan en el si­glo IV a.C., en Chi­na, el pri­mer ba­lón de cue­ro del que se ten­ga no­ti­cia.

Exis­ten cons­tan­cias do­cu­men­ta­les de que en to­das las cul­tu­ras de la an­ti­güe­dad ha­bía al­gún ele­men­to es­fé­ri­co que ser­vía co­mo he­rra­mien­ta para dar­le una ac­ti­vi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.