Re­ga­lar vi­da

La de­ci­sión de ser do­nan­te vo­lun­ta­rio de ór­ga­nos y te­ji­dos es un com­pro­mi­so so­cial asu­mi­do en ma­yor par­te por jó­ve­nes. Un ges­to so­li­da­rio que exi­ge de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, des­de la de­ter­mi­na­ción de do­na­ción has­ta el mo­men­to del tras­plan­te. Pa­ra­guay hoy

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Dar de uno mis­mo, sin es­pe­rar na­da a cambio, pa­ra apor­tar un be­ne­fi­cio al otro es un ac­to que re­vis­te mu­cha ge­ne­ro­si­dad. Es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de al­go con mu­cho va­lor, que pro­pi­cia una me­jor ca­li­dad de vi­da. La do­na­ción de ór­ga­nos, es­pe­cí­fi­ca­men­te, es un ges­to de so­li­da­ri­dad, una ac­ción com­ple­ta­men­te al­truis­ta cu­ya prác­ti­ca es­tá en au­men­to en Pa­ra­guay, se­gún in­di­ca­do­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Abla­ción y Tras­plan­te (INAT).

En el 2008, el INAT re­gis­tra­ba 3.000 per­so­nas ins­crip­tas co­mo do­nan­tes vo­lun­ta­rios. Es­te año, la ci­fra llega a 25.000 –ca­si sie­te ve­ces más–, lo cual es un in­di­ca­dor de ma­yor con­cien­cia en la po­bla­ción pa­ra­gua­ya, se­gún in­di­ca Hu­go Es­pi­no­za, di­rec­tor de es­ta ins­ti­tu­ción. La ma­yo­ría de los do­nan­tes ins­crip­tos son jó­ve­nes. “Cuan­do uno de­ci­de ins­cri­bir­se, lo que es­tá ha­cien­do es ex­pre­sar su agra­do ha­cia la idea de la do­na­ción, y de­ja tes­ta­men­to de ello”, sos­tie­ne el mé­di­co.

Pero no es su­fi­cien­te con que un per­so­na se ins­cri­ba en el re­gis­tro del INAT pa­ra ser do­nan­te. Tam­bién es muy

im­por­tan­te que ha­ga sa­ber esa de­ci­sión a su fa­mi­lia y pi­da que la res­pe­ten, ya que son sus fa­mi­lia­res cer­ca­nos quie­nes de­ter­mi­na­rán si se con­cre­ta o no la do­na­ción en ca­so de fa­lle­ci­mien­to. Es­to es­tá re­gla­men­ta­do en el ar­tícu­lo 57 de la ley n.° 1.246/98, de Tras­plan­tes de Ór­ga­nos y Te­ji­dos Anató­mi­cos Hu­ma­nos (ver recuadro). “En el ca­so del do­nan­te fa­lle­ci­do, res­pe­ta­mos la de­ci­sión del ser que­ri­do más cer­cano, ya sea el es­po­so, la es­po­sa, el pa­dre, la ma­dre o al­gún fa­mi­liar más cer­cano del do­nan­te”, in­di­ca Nor­ma Aré­va­los, ne­fró­lo­ga y en­car­ga­da del pro­ce­so de do­na­ción pa­ra tras­plan­tes del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas.

Con­di­cio­nes

“No es que por­que yo me ins­cri­bí co­mo do­nan­te vo­lun­ta­rio, el día que fa­llez­ca sí o sí van a ex­traer mis ór­ga­nos pa­ra trans­plan­tar. No es así. ¿Por qué? Por­que de­pen­de­rá mu­chí­si­mo de las con­di­cio­nes en las que mue­ra”, ad­vier­te Hu­go Es­pi­no­za.

Exis­ten dos ti­pos de do­nan­tes vo­lun­ta­rios de ór­ga­nos: el do­nan­te vi­vo y el do­nan­te ca­da­vé­ri­co. Un pa­cien­te vi­vo, si reúne las con­di­cio­nes per­ti­nen­tes y hay com­pa­ti­bi­li­dad, pue­de ce­der su ri­ñón y una par­te del hí­ga­do. Sin em­bar­go, un do­nan­te ca­da­vé­ri­co pue­de otor­gar to­dos los ór­ga­nos, pero an­tes se eva­lúa en qué con­di­cio­nes se dio su fa­lle­ci­mien­to, de mo­do que a par­tir de eso se pue­da de­ter­mi­nar cuá­les sir­ven pa­ra la do­na­ción y cuá­les no.

Exis­te la po­si­bi­li­dad de que el do­nan­te vo­lun­ta­rio ca­da­vé­ri­co no pue­da do­nar nin­gún ór­gano, de­bi­do a la cir­cuns­tan­cia en la que fa­lle­ció (por ejem­plo, si los ór­ga­nos su­fren un trau­ma­tis­mo gra­ve). “To­do se eva­lúa en ese mo­men- to –de la muer­te–, por­que ahí se da una reali­dad a es­tu­diar, y mu­chos no pue­den do­nar”, sub­ra­ya el di­rec­tor del INAT. Ade­más, el do­nan­te ca­da­vé­ri­co de­be ha­ber te­ni­do una muer­te en­ce­fá­li­ca pa­ra que sus ór­ga­nos sean te­ni­dos en cuen­ta a la ho­ra de la eva­lua­ción mé­di­ca. En al­gu­nos ca­sos se con­fun­de la muer­te en­ce­fá­li­ca con el co­ma. “En el es­ta­do de co­ma, la per­so­na no es­tá muer­ta, sino in­cons­cien­te. No se re­la­cio­na con el mun­do ex­te­rior, pero si­gue vi­vien­do. Su co­ra­zón la­te, res­pi­ra so­lo y lo que per­dió es la co­ne­xión con su am­bien­te, sus fa­mi­lia­res, con to­do. No se co­nec­ta de una ma­ne­ra vi­si­ble con las per­so­nas ni con na­da. Des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co, hay un da­ño en la cor­te­za ce­re­bral, pero so­lo allí. Lo que es­tá de­ba­jo, el tron­co en­ce­fá­li­co, que re­gu­la pre­sión ar­te­rial, fre­cuen­cia car­dia­ca, fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, se­cre­cio­nes hor­mo­na­les o gas­tro­in­tes­ti­na­les, con­ti­núa in­tac­to. El cuer­po si­gue fun­cio­nan­do”, in­di­ca Es­pi­no­za.

Do­na­ción en vi­da

El do­nan­te vo­lun­ta­rio vi­vo pue­de ce­der pa­ra un trans­plan­te el ri­ñón o una par­te del hí­ga­do, pero de­be ser com­pa­ti­ble con el re­cep­tor. “La com­pa­ti­bi­li­dad es el cri­te­rio más im­por­tan­te, tan­to en la do­na­ción ca­da­vé­ri­ca co­mo en el do­nan­te vi­vo”, ase­gu­ra Hu­go Es­pi­no­za.

La ma­yor can­ti­dad de trans­plan­tes que se rea­li­zan en el país son de cór­neas. En se­gun­do lu­gar, de ri­ñón. En el 2016, por ejem­plo, un 48% de los trans­plan­tes fue­ron de do­nan­tes fa­lle­ci­dos y un 52% de do­nan­tes vi­vos. En lo que va del 2017, se rea­li­za­ron seis tras­plan­tes con do­nan-

Por: Daisy Car­do­zo Ro­mán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.