To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Su­ma­rio - Mo­ne­co Ló­pez

No apo­yo la mo­ción del dipu­tado Or­tiz, quien quie­re so­me­ter a una cas­tra­ción quí­mi­ca a ca­da vio­la­dor de mu­je­res y —so­bre to­do— de ni­ños y ni­ñas. Aprue­bo en­tu­sias­ta­men­te lo de la cas­tra­ción, lo que no me con­ven­ce es que so­lo sea quí­mi­ca. Unas cuan­tas cas­tra­cio­nes de ver­dad, con cu­chi­llos mal afi­la­dos y prac­ti­ca­das por re­co­no­ci­dos sá­di­cos, ha­ría pen­sar 40 ve­ces a quie­nes es­tén pen­san­do en lle­var a ca­bo una de esas abe­rra­cio­nes.

Pa­se­mos aho­ra a la epi­de­mia de can­di­da­tu­ras de fa­ran­du­le­ros a car­gos elec­ti­vos de di­ver­so por­te. Las pos­tu­la­cio­nes de Hu­go Ja­vier y de Ru­bén Ro­drí­guez (los N.º 1 y 2 de la ani­ma­ción de fies­tas) a car­gos po­lí­ti­cos pa­re­cen ha­ber he­cho so­nar la cam­pa­na de alar­ma. Pe­ro eso no es más que un pre­jui­cio. ¿Es peor can­di­da­to un ani­ma­dor de fies­tas o un hu­mo­ris­ta que un tra­fi­can­te de ro­llos de ma­de­ra? ¿Es me­jor un po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal, que en reali­dad no es más que un vi­vi­dor de la in­ge­nui­dad po­pu­lar, que un con­duc­tor de te­vé o ra­dio que de­be es­tar al me­nos bien en­te­ra­do de los su­ce­sos que ata­ñen al país y su gen­te?

Pe­ro pro­cu­re­mos en­con­trar la sa­li­da pa­cí­fi­ca a es­te en­tuer­to. En el Par­la­men­to, por ejem­plo, abun­dan las fi­gu­ras que se desen­vuel­ven ai­ro­sa­men­te en el cam­po fa­ran­du­le­ro, sin que na­die les re­pro­che na­da. Hay ac­to­res (has­ta de ci­ne porno hay), hay chis­mo­sos, hay mu­je­res in­quie­tan­te­men­te lin­do­tas, hay can­tan­tes, hay cómicos y has­ta mo­de­los hay en ese nu­tri­do Po­der del Es­ta­do. Lo úni­co que no tie­nen igual que sus co­le­gas no con­gre­sis­tas es el pú­bli­co a fa­vor, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, y el co­bro por sus ac­tua­cio­nes. Pe­ro co­mo co­bran tan bien por no ha­cer lo que nor­mal­men­te de­be­rían ha­cer, apar­te de las su­cu­len­tas ci­fras ex­tras que re­ci­ben por un sí o un no de­fi­ni­to­rio, los ar­tis­tas del pla­to vo­la­dor ga­nan le­jos.

Y hay más ejem­plos: nun­ca leí en los me­dios más de­di­ca­dos a las mo­de­los y sus vi­ci­si­tu­des, aga­rra­das ver­ba­les tan vi­ru­len­tas co­mo la pro­ta­go­ni­za­da por dos des­ta­ca­das dipu­tadas en plena se­sión or­di­na­ria, muy or­di­na­ria.

Las osa­das fotos de al­gu­nas mo­de­los mos­tran­do ca­si to­do lo que la na­tu­ra­le­za les re­ga­ló re­sul­tan grá­fi­cas pa­ra jar­di­nes in­fan­ti­les, fren­te a las fotos y vi­deos pro­ta­go­ni­za­dos por se­ño­res par­la­men­ta­rios y se­ño­ri­tas fun­cio­na­rias del Con­gre­so.

En­ton­ces, ¿a qué tan­to bu­rum­bum­bún por las can­di­da­tu­ras de va­rias fi­gu­ras de la fa­rán­du­la a pues­tos que abar­can Go­ber­na­cio­nes y si­llas en el Se­na­do y en Dipu­tados? No es­ta­mos ha­blan­do de la Cá­ma­ra de los Lo­res ni la de los Co­mu­nes, de In­gla­te­rra. En la Cá­ma­ra Ba­ja, ca­da tan­to hay un mo­que­te pa­ra uno a uno, o de com­pe­ti­do­res más nu­me­ro­sos. Los cam­bios in­ter­ban­ca­das pue­den pa­ran­go­nar­se con los cam­bios de ca­nal de te­vé o de ra­dios, en el mun­do fa­ran­du­le­ro. Las ra­bo­nas por­que sí, y los fal­ta­zos pen­sa­dos cui­da­do­sa­men­te pa­ra no vo­tar en asun­tos de­li­ca­dos, son pri­vi­le­gios de los par­la­men­ta­rios. En la fa­rán­du­la, la pun­tua­li­dad es obli­ga­to­ria. Y bueno, co­mo en la te­vé y en la ra­dio, tam­bién en la pren­sa es­cri­ta el es­pa­cio es ti­rano. Bue­nos días.

“¿Es peor can­di­da­to un ani­ma­dor de fies­tas o un hu­mo­ris­ta que un tra­fi­can­te de ro­llos de ma­de­ra? ¿Es me­jor un po­lí­ti­co “pro­fe­sio­nal”, que en reali­dad no es más que un vi­vi­dor de la in­ge­nui­dad po­pu­lar, que un con­duc­tor de te­vé o ra­dio?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.