PA­RA­GUAY DE MU­CHAS LEN­GUAS

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­ta­bles de nues­tro país es el bi­lin­güis­mo de sus ha­bi­tan­tes. Si bien es­to es cier­to y es un ge­nuino mo­ti­vo de or­gu­llo, no nos per­mi­te ver que, en reali­dad, las len­guas ha­bla­das en nues­tro te­rri­to­rio son mu­cho más que dos. A

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­ta­bles del país es el bi­lin­güis­mo. Pe­ro las len­guas ha­bla­das son mu­cho más que dos. Cuá­les son los otros idio­mas de los pa­ra­gua­yos.

Una es­ce­na co­mún en Pe­dro Juan Caballero. Un fo­ras­te­ro, pa­ra­gua­yo es­pa­ñol-ha­blan­te, se acer­ca a la ba­rra de un co­pe­tín a pedir algo pa­ra comer; y las em­plea­das res­pon­den en cas­te­llano. En­se­gui­da, otro vi­si­tan­te, es­ta vez lu­so­par­lan­te, or­de­na un bo­ca­di­llo; las mo­zas con­tes­tan en por­tu­gués. Des­pa­cha­dos los clien­tes, las chi­cas se po­nen a ha­blar en­tre sí en gua­ra­ní. En un lap­so de po­cos mi­nu­tos uti­li­za­ron tres idio­mas di­fe­ren­tes con la mis­ma flui­dez y pa­san­do de una len­gua a otra con to­tal na­tu­ra­li­dad. Tri­lin­gües per­fec­tas, las mu­cha­chas.

En las co­mu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios y en las de in­mi­gran­tes, la pri­me­ra len­gua no es el cas­te­llano ni el gua­ra­ní; y pa­ra un pa­ra­gua­yo bi­lin­güe, al vi­vir en las al­deas, los pue­blos y las ciu­da­des en las que es­tos ha­bi­tan­tes son ma­yo­ría, sue­le ser obli­ga­to­rio apren­der esa ter­ce­ra len­gua, ya sea so­lo pa­ra co­mu­ni­car­se me­jor o pa­ra con­se­guir tra­ba­jo o per­ma­ne­cer en él, fe­nó­meno ha­bi­tual en las lo­ca­li­da­des fun­da­das por co­lo­nos bra­si­le­ños, los lla­ma­dos bra­si­gua­yos.

El ci­ta­do ca­so de Pe­dro Juan, en ese sen­ti­do, se re­pli­ca con ma­ti­ces en co­mu­ni­da­des co­mo las de San­ta Ri­ta y Na­ran­jal, en Al­to Pa­ra­ná, o las de Ka­tue­té o La Paloma, en Ca­nin­de­yú. En el Cha­co, in­clu­so, hay per­so­nas que ha­blan el ale­mán y el ba­jo ale­mán (platt­deutsch o plaut­dietsch) de los me­no­ni­tas, el es­pa­ñol y el gua­ra­ní; y a es­tos se pue­den agre­gar las len­guas ha­bla­das por las par­cia­li­da­des abo­rí­ge­nes de la zo­na.

En un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en 1999, Er­nes­to Un­ruh y Hannes Ka­lisch sos­tie­nen que “el Pa­ra­guay mul­ti­lin­güe abar­ca mu­chas más len­guas que las dos ofi­cia­les, idio­mas que mues­tran di­ná­mi­cas bas­tan­te di­fe­ren­tes una de la otra. Exis­ten los idio­mas de gru­pos de in­mi­gran­tes, pa­ra cu­yo cul­ti­vo a ve­ces se ha­cen gran­des es­fuer­zos. Pa­ra man­te­ner el idio­ma ale­mán, los me­no­ni­tas del Cha­co ya ha­ce mu­chos años go­zan de una ayu­da im­por­tan­te del Go­bierno de Ale­ma­nia, con el en­vío de maes­tros, por ejem­plo”.

En la des­crip­ción del ca­so me­no­ni­ta agre­gan que, al mis­mo tiem­po que en­se­ñan el ale­mán en la es­cue­la, es­te gru­po tie­ne su pro­pio idio­ma, el plaut­dietsch, dia­lec­to ale­mán que un gran nú­me­ro de ellos ma­ne­ja mu­cho me­jor que el idio­ma teu­tón.

“Plaut­dietsch y ale­mán con­traen re­la­cio­nes con­tra­dic­to­rias com­pa­ra­bles a aque­llas con­traí­das en­tre cas­te­llano y gua­ra­ní: el uno es el idio­ma con y den­tro del cual vi­ve la gen­te, el otro es el que se con­si­de­ra me­jor y más va­lio­so, sin que se pue­da de­fi­nir real­men­te en qué con­sis­te es­ta su­pe­rio­ri­dad”, se­ña­lan.

Más que gua­ra­ní y es­pa­ñol

Los úl­ti­mos da­tos, re­ca­ba­dos en 2010, es­ti­man la po­bla­ción me­no­ni­ta en Pa­ra­guay en al­re­de­dor de 40.000 per­so­nas, lo que sig­ni­fi­ca que al me­nos ese nú­me­ro de ha­bi­tan­tes uti­li­zan el ale­mán y el ba­jo ale­mán co­mo pri­mer idio­ma, lo que los con­vier­te en dos de las len­guas más ha­bla­das en el país, lue­go del gua­ra­ní y el cas­te­llano, y el por­tu­gués de los bra­si­gua­yos.

Los co­lo­nos bra­si­le­ños y sus des­cen­dien­tes ron­da­rían ac­tual­men­te un nú­me­ro apro­xi­ma­do de 300.000 in­di­vi­duos. Es­tos es­tán asen­ta­dos fun­da­men­tal­men­te en los de­par­ta­men­tos de Ca­nin­de­yú y Al­to Pa­ra­ná, aun­que exis­ten otros asen­ta­mien­tos en los de­par­ta­men­tos de Amam­bay, Caa­gua­zú, Caa­za­pá e Ita­púa.

En es­tos lu­ga­res, ade­más de los idio­mas ofi­cia­les y el por­tu­gués, se pro­du­ce la mez­cla de las len­guas en el ha­bla co­ti­dia­na. El gua­ra­ní ha­bla­do en San­ta Ri­ta se mez­cla con el por­tu­ñol, fe­nó­meno que se re­pi­te en lo­ca­li­da­des de Amam­bay, co­mo Be­lla Vista Nor­te. El co­mu­ni­ca­dor Carlos Hu­go Gon­zá­lez ela­bo­ró, un par de años atrás un tra­ba­jo que res­ca­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des del gua­ra­ní-por­tu­gués, el pid­gin que pre­do­mi­na en el dis­tri­to al­to­pa­ra­naen­se.

Los si­rio-li­ba­ne­ses y sus des­cen­dien­tes su­man unos 25.000 in­di­vi­duos y los ja­po­ne­ses al­re­de­dor de 10.000. En es­tas co­mu­ni­da­des, so­bre to­do en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, es es­ca­so el uso del idio­ma de sus an­ces­tros y los nue­vos con­tin­gen­tes mi­gra­to­rios oriun­dos del Me­dio Orien-

te no es­tán asen­ta­dos en lu­ga­res geo­grá­fi­cos en los que pue­dan im­po­ner sus len­guas, co­mo sí si­gue ocu­rrien­do con los me­no­ni­tas y los bra­si­gua­yos.

En cuan­to a los pue­blos ori­gi­na­rios, son más de 113.000 los in­di­vi­duos que se re­par­ten en­tre las di­fe­ren­tes et­nias. En te­rri­to­rio pa­ra­gua­yo se asien­tan 19 co­mu­ni­da­des, agru­pa­das se­gún la fa­mi­lia lin­güís­ti­ca a la que per­te­ne­cen, aun­que al­gu­nas de es­tas par­cia­li­da­des no com­par­tan la mis­ma fi­lia­ción ét­ni­ca, a pe­sar de ha­blar idio­mas em­pa­ren­ta­dos en­tre sí.

Al gru­po tu­pí-gua­ra­ní per­te­ne­cen, en la re­gión Orien­tal, las len­guas aché, pã’i tavy­te­rã, mb­yá y avá chi­ri­pá; en el Cha­co se ha­blan las len­guas gua­ra­yo y ta­pie­té, es­ta úl­ti­ma tam­bién lla­ma­da ñan­dé­va. La fa­mi­lia ma­ta­co-ma­ta­gua­yo in­clu­ye a los idio­mas ma­ká, man­jui y ni­va­clé, tam­bién co­no­ci­do co­mo chu­lu­pí.

De la fa­mi­lia za­mu­co en el Pa­ra­guay se ha­bla cha­ma­co­co y ayo­reo. A la fa­mi­lia guai­cu­rú per­te­ne­ce el to­ba-qom, del cual en el país hay po­cos ha­blan­tes, pues la ma­yo­ría vi­ve ac­tual­men­te en la Ar­gen­ti­na. La úni­ca fa­mi­lia lin­güís­ti­ca cu­yas len­guas son ha­bla­das ex­clu­si­va­men­te en el Pa­ra­guay, y ca­si ex­clu­si­va­men­te en el Cha­co, es la fa­mi­lia enl­het, co­no­ci­da co­mo mas­koy. A ella per­te­ne­cen los idio­mas enl­het, en­xet o len­gua, to­ba­mas­koy, an­gai­té, sa­na­pa­ná y gua­ná.

En pe­li­gro

El pro­ble­ma es que es­tos idio­mas se es­tán per­dien­do, y con ellos una por­ción im­por­tan­te de nues­tra cul­tu­ra. Los gua­ná es­tán sien­do es­tu­dia­dos por la Se­cre­ta­ría de Po­lí­ti­cas Lin­güís­ti­cas. Son al­re­de­dor de 300 per­so­nas y so­lo tres mu­je­res ha­blan gua­ná, que tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de que los vo­ca­blos que usan las mu­je­res son di­fe­ren­tes a los de los hom­bres.

Los va­ro­nes ya no ha­blan gua­ná y esa par­te ya es­tá per­di­da, ad­vier­te Da­vid Ga­leano Oli­ve­ra, del Ate­neo de la Len­gua y Cul­tu­ra Gua­ra­ní. Por su par­te, los ma­ká ca­si ya no ha­blan su idio­ma, las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes prác­ti­ca­men­te ha­blan so­lo gua­ra­ní o cas­te­llano, o am­bos. Los ni­va­clé son unas 15.000 per­so­nas, la ma­yor po­bla­ción en­tre los no gua­ra­níes, y es el gru­po más es­tu­dia­do.

Hoy, el 49,3% de la po­bla­ción in­dí­ge­na de cin­co años y más de edad uti­li­za co­mo pri­mer idio­ma su res­pec­ti­va len­gua, de­no­mi­na­da len­gua in­dí­ge­na; un po­co me­nos de es­te por­cen­ta­je (48,9%) ha­bla el gua­ra­ní, se­gun­do idio­ma ofi­cial en el Pa­ra­guay, y el res­to se co­mu­ni­ca con un idio­ma di­fe­ren­te a los men­cio­na­dos, no ha­bla o no re­por­tó in­for­ma­ción (1,8%), se­gún la Di­rec­ción Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, En­cues­tas y Cen­sos (Dgeec).

“Lo la­men­ta­ble es que no te­ne­mos ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias vin­cu­la­das a la par­te etnográfica o et­no­ló­gi­ca. Tam­po­co exis­te una po­lí­ti­ca de in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción pa­ra res­ca­tar esas len­guas y, a tra­vés de ellas, las culturas”, agre­ga Ga­leano

El he­cho de que el Pa­ra­guay es un país mul­ti­lin­güe se ha des­ta­ca­do reite­ra­das ve­ces en los úl­ti­mos años. Pe­ro pa­ra la ma­yo­ría de los pa­ra­gua­yos el re­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter mul­ti­lin­güe del país se li­mi­ta a la per­cep­ción de la co­exis­ten­cia de los idio­mas cas­te­llano y gua­ra­ní, se­ña­lan Un­ruh y Ka­lisch.

“La Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal fue pro­mul­ga­da en 1992 y en su Ar­tícu­lo 140 es­ta­ble­ce, re­fi­rién­do­se a la co­ofi­cia­li­dad del es­pa­ñol y el gua­ra­ní, que la ley re­gla­men­ta­rá su uso. Tu­vie­ron que pa­sar 18 años pa­ra que se pro­mul­ga­ra la Ley de Len­guas. En el ca­so de los idio­mas na­ti­vos, ellos de­be­rían te­ner un sis­te­ma edu­ca­ti­vo di­fe­ren­cia­do, bi­lin­güe, to­man­do el cas­te­llano co­mo len­gua ge­ne­ral y que eso les per­mi­ta man­te­ner su iden­ti­dad. Pe­ro no hay di­ne­ro pa­ra eso”, des­ta­ca Ga­leano Oli­ve­ra.

Pen­sar que en Pa­ra­guay so­lo se ha­blan dos idio­mas es una creen­cia ex­ten­di­da, in­clu­so en­tre quie­nes tie­nen con­cien­cia y co­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de otras co­mu­ni­da­des en las que el vehícu­lo de co­mu­ni­ca­ción oral no se li­mi­ta al gua­ra­ní pa­ra­gua­yo y al cas­te­llano pa­ra­gua­yo. La na­ción pa­ra­gua­ya es plu­ri­cul­tu­ral y por en­de mul­ti­lin­güe, pe­ro mien­tras es­to no sea asu­mi­do por el Es­ta­do, co­rre­mos el ries­go de per­der una par­te im­por­tan­te de nues­tra iden­ti­dad. Y en es­te sen­ti­do, sí ne­ce­si­ta­mos ha­blar el mis­mo idio­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.