“Crear es un com­pro­mi­so”

Su obra La dul­ce­ra —que in­cor­po­ra sím­bo­los de la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya— la lle­vó a ga­nar el pri­mer pre­mio de pin­tu­ra en un fes­ti­val de be­llas ar­tes en Mos­cú. La ar­tis­ta plás­ti­ca Car­la As­car­za nos re­ve­la qué la ins­pi­ró a crear es­te y otros tra­ba­jos.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Ha­ce po­cas se­ma­nas, Car­la As­car­za se vio sor­pren­di­da por una no­ti­cia: le co­mu­ni­ca­ron que ha­bía ga­na­do el pri­mer pre­mio en la ca­te­go­ría de Pin­tu­ra, en el XII Fes­ti­val de Be­llas Ar­tes VE­RA, ce­le­bra­do en Mos­cú. En ese even­to, que fue apo­ya­do por la Unes­co y en el que par­ti­ci­pa­ron ex­po­nen­tes de más de 50 paí­ses en di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas, Pa­ra­guay fue re­pre­sen­ta­do tam­bién por la ar­tis­ta Dia­na Ros­si.

La par­ti­ci­pa­ción de am­bas fue po­si­ble gra­cias al apo­yo de la Em­ba­ja­da pa­ra­gua­ya en Ru­sia y de la Di­rec­ción de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Car­la pre­sen­tó cua­dros de su lí­nea Con­tra­mun­dos, que son re­la­tos —en di­bu­jos— de his­to­rias anó­ni­mas. Mien­tras que Dia­na Ros­si ex­hi­bió cua­dros ins­pi­ra­dos en pe­tro­glí­fi­cos, ro­cas que se en­cuen­tran en el te­rri­to­rio na­cio­nal.

La idea de Car­la no fue en­trar en com­pe­ten­cia, sino so­lo acep­tar una in­vi­ta­ción pa­ra ex­hi­bir sus obras, co­mo lo ha he­cho en tan­tas otras opor­tu­ni­da­des. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo tu­vo muy bue­na re­cep­ti­vi­dad en Ru­sia, una su­per­po­ten­cia ener­gé­ti­ca y el país más ex­ten­so del mun­do. “La ver­dad, lo que ga­nó fue la te­má­ti­ca so­cial, creo que eso fue lo que lla­mó la aten­ción del ju­ra­do”, con­si­de­ra la ar­tis­ta.

La dul­ce­ra es pro­duc­to de la re­fle­xión de As­car­za so­bre un mun­do de­sigual en po­si­cio­na­mien­to so­cial y opor­tu­ni­da­des. Ella quie­re que con sus obras se co­noz­ca el país, ha­cien­do én­fa­sis en la iden­ti­dad na­cio­nal, el na­cio­na­lis­mo y la na­ción. “No pue­do de­cir que es­to es Pa­ra­guay. Pe­ro sí que ga­nó La dul­ce­ra, no yo. Los sím­bo­los que tra­ba­jé den­tro de la obra no son míos, son de la cul­tu­ra, co­sas que tie­nen que ver con el país. Yo me apro­pié de eso —con el de­bi­do per­mi­so— y lo pu­se en la obra. La ver­dad que fi­nal­men­te es­tas obras no tie­nen un nom­bre y un ape­lli­do, los sím­bo­los son nues­tros, de to­dos los pa­ra­gua­yos”, ase­gu­ra.

Re­fle­ja his­to­rias

Ade­más de las ar­tes vi­sua­les, Car­la As­car­za tra­ba­jó en pe­rio­dis­mo es­cri­to, un área en la que in­cur­sio­nó a los 22 años y de la que se des­vin­cu­ló ha­ce 12. Eso le ayu­dó a desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de trans­mi­tir la reali­dad des­de otra mi­ra­da. “Mi he­rra­mien­ta ya no es la es­cri­tu­ra, aho­ra es el ar­te vi­sual. Yo si­go te­nien­do una cró­ni­ca ha­bi­tual que con­tar, un le­ga­do que el pe­rio­dis­mo me de­jó a mí, no pue­do des­pren­der­me de eso, voy a ter­mi­nar así: pin­tan­do una cró­ni­ca o un re­la­to”, di­ce.

To­dos los días, ella sa­le con una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca a mano, ya vie­ja, pe­ro de bue­na re­so­lu­ción. La usa cuan­do se en­cuen­tra con algo que lla­ma su aten­ción. Tie­ne mu­chas fo­tos de per­so­nas anó­ni­mas, a las que an­tes pi­de per­mi­so pa­ra fo­to­gra­fiar, y les ex­pli­ca por qué y pa­ra qué las ne­ce­si­ta. Las do­cu­men­ta y ar­chi­va, cla­si­fi­cán­do­las por fi­chas de per­so­na­jes. Des­de la fo­to­gra­fía, esas imá­ge­nes des­pués to­man for­mas so­bre el lien­zo.

Fue así co­mo des­cu­bri­mos que su obra que re­tra­ta a la dul­ce­ra es de una per­so­na real. Aun­que Car­la pre­fie­re con­ser­var su nom­bre ba­jo res­guar­do, ha­bla de ella:

“Siem­pre es­tá en la zo­na de Ga­ri­bal­di. Yo sa­lí con mi cá­ma­ra a la ca­lle, le pe­dí per­mi­so pa­ra to­mar­le una fo­to y le con­té pa­ra qué iba a ser. Ob­via­men­te, pri­me­ro com­pré el dul­ce (ri­sas), lue­go es­ta­ble­cí una re­la­ción con ella. Por cier­to, to­da­vía no sa­be so­bre el pre­mio, ten­go que ir a bus­car­la y dar­le la no­ti­cia”, re­ve­la.

La ar­tis­ta tam­bién se en­fo­ca mu­cho en las con­di­cio­nes de vi­da de los in­dí­ge­nas, por lo que de­ci­dió ha­cer una maes­tría en An­tro­po­lo­gía So­cial, que ac­tual­men­te es­tá cur­san­do en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Asun­ción, ya que con­si­de­ra que ne­ce­si­ta en­ten­der más al res­pec­to. “Las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas son el ori­gen de nues­tro pue­blo. Es­toy con­ven­ci­da de que que to­da­vía tie­nen mu­cho por en­se­ñar­nos, aun­que son la po­bla­ción más des­pro­te­gi­da. En­ton­ces, me in­tere­sa mu­cho el mo­men­to de tran­si­ción que es­tán vi­vien­do es­tas co­mu­ni­da­des”, re­fie­re.

Van­guar­dia con­tem­po­rá­nea

Las obras de Car­la As­car­za fu­sio­nan tres co­rrien­tes ar­tís­ti­cas ba­jo una lí­nea con­tem­po­rá­nea: el pop art, el rea­lis­mo sim­bó­li­co y el fau­vis­mo. El pop art es la com­bi­na­ción de los ele­men­tos de cul­tu­ra y con­tra­cul­tu­ra. El rea­lis­mo sim­bó­li­co re­fle­ja lo real, pe­ro fue­ra de su con­tex­to na­tu­ral. Y el fau­vis­mo se fo­ca­li­za en la fuer­za del co­lor.

Es­ta con­ju­ga­ción de co­rrien­tes se re­fle­ja en La dul­ce­ra. “Los có­di­gos que usa la obra se pue­den en­ten­der, por más que quien la vea no sea pa­ra­gua­yo. Se no­ta una de­sigual­dad so­cial en los ele­men­tos que hay so­bre La dul­ce­ra: una per­so­na lu­cha­do­ra que pro­vie­ne de una cla­se po­bre (cul­tu­ra). De­trás de ella hay ele­men­tos de con­su­mo (con­tra­cul­tu­ra): gen­te sa­lien­do del shop­ping, con es­ce­nas holly­woo­den­ses, un au­to de co­lec­ción, la chi­ca con som­bri­lla (rea­lis­mo sim­bó­li­co). Esa es la re­fle­xión que ga­nó el pre­mio: un mun­do de­sigual don­de hay in­di­fe­ren­cia ha­cia el per­so­na­je más im­por­tan­te: la dul­ce­ra”, ex­pli­ca la ar­tis­ta.

Car­la cues­tio­na que el ar­te y las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas se que­den en éli­tes. Le gus­ta­ría que to­dos los ar­tis­tas pu­die­ran ha­cer un fren­te co­mún, ca­da uno des­de su pro­pia ex­pre­sión. Pa­ra ella, el ar­te que se ten­ga que ex­pli­car no es ar­te. Tie­ne que ser una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca que sea com­pren­si­ble y pro­vo­que una reac­ción en el es­pec­ta­dor. “Crear es mu­cho do­lor y mu­cho pla­cer, no es una co­sa así co­mo un hobby. Crear es un com­pro­mi­so”, afir­ma.

“A lo que ha­go to­da­vía le fal­ta mu­cho. Creo que voy a po­der rea­li­zar un buen tra­ba­jo re­cién en diez años; mien­tras tan­to, si­go crean­do. Aho­ra, son co­mo en­sa­yos que voy ha­cien­do. De aquí a una dé­ca­da, si to­da­vía no me tiem­bla la mano, voy a po­der de­cir que es­toy ha­cien­do un buen tra­ba­jo. Mien­tras, si­go en ca­mino”, con­si­de­ra la ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.