Sen­ti­mien­tos cla­ros

Ultima Hora - Vida - - Opinion -

El pa­ra­gua­yo ur­bano pro­me­dio tie­ne sus afec­tos y aver­sio­nes ha­cia las per­so­nas de dis­tin­tos es­tra­tos, y los mues­tra so­lo con sus se­cre­tas ex­pre­sio­nes o sus dis­cre­tas omi­sio­nes. No es par­ti­da­rio de los es­cán­da­los, por eso se per­ci­be me­jor lo que sien­te por lo que no ha­ce, an­tes que por sus ac­cio­nes.

Los in­dí­ge­nas, por ejem­plo, le im­por­tan me­nos que po­co. Pe­ro nun­ca va a re­co­no­cer­lo, por­que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ser proin­dí­ge­na. La gen­te de la ter­ce­ra edad... Ah, esa gen­te. Esa gen­te le im­por­ta ca­si tan po­co co­mo los in­dios. Pe­ro ja­más di­rá una pa­la­bra con­tra ella. Tie­ne fa­mi­lia­res en ese seg­men­to, o tie­ne sue­gros, o por ahí, sus je­fes en el tra­ba­jo ya ori­llan esa fran­ja eta­ria.

Con los ni­ños se por­ta de otra ma­ne­ra. Le im­por­tan mu­cho los ni­ños pro­pios y los de sus her­ma­nos y her­ma­nas. Por to­dos los de­más, guar­da un sen­ti­mien­to pa­re­ci­do al que uno po­dría sen­tir por una plan­ta. Le mo­les­tan el rui­do pro­pio de los ni­ños ju­gan­do, las pre­gun­tas pro­pias de los ni­ños en tren de con­ver­sa­ción con un se­mi­co­no­ci­do; le mo­les­tan los ni­ños con quie­nes no tie­ne pa­ren­tes­co al­guno, pa­ra re­su­mir.

Las per­so­nas de su edad le me­re­cen ma­yor aten­ción. Si es va­rón, las chi­cas de edad cer­ca­na se ga­na­ran más de una ob­ser­va­ción de­te­ni­da. Si es bo­ni­ta, y en­ci­ma le da bo­li­lla, to­do lo be­llo del es­pí­ri­tu hu­mano se re­fle­ja­rá en su ac­tua­ción cuan­do ella es­té pre­sen­te. Algo si­mi­lar ocu­rre con las chi­cas, pe­ro di­si­mu­lan me­jor un re­cha­zo por cues­tio­nes es­té­ti­cas, por ejem­plo.

Pa­ra los com­pa­trio­tas en apu­ros (por las inun­da­cio­nes o por lo que sea), ya tie­ne lis­to un co­men­ta­rio so­li­da­rio. No rehú­ye tam­po­co las do­na­cio­nes de di­ne­ro —to­da vez que la su­ma a en­tre­gar no ha­ga mu­cho bul­to—, pe­ro en su fue­ro ín­ti­mo, to­do le im­por­ta me­dio co­mino.

En cuan­to a los cam­pe­si­nos que sue­len ve­nir a pro­tes­tar y a exi­gir con­do­na­cio­nes de deu­das, cambia ra­di­cal­men­te de ac­ti­tud: ex­pre­sa sin cor­ta­pi­sas su mo­les­tia por los pro­ble­mas de trá­fi­co cau­sa­dos por los ma­ni­fes­tan­tes y su re­cha­zo in­dig­na­do a las pre­ten­sio­nes de no pa­gar sus deu­das a los en­tes es­ta­ta­les vin­cu­la­dos a la agri­cul­tu­ra, ex­pre­sa­das por los cam­pe­si­nos.

“Man­ga de ha­ra­ga­nes” es una fra­se pe­yo­ra­ti­va de am­plio uso por el pa­ra­gua­yo ur­bano, al re­fe­rir­se a los com­pa­trio­tas del cam­po. “Se dan el lu­jo de an­dar va­rios días por la ca­pi­tal. ¿Quién cui­da sus cha­cras? ¿Qué asun­ceno pue­de dar­se el lu­jo de no tra­ba­jar 15 días o un mes sin que su eco­no­mía se re­sien­ta se­ve­ra­men­te?” sue­len ser las fra­ses de pro­tes­ta fran­ca más usa­das por la gen­te de la ca­pi­tal y de otras ciu­da­des ve­ci­nas, acer­ca de los her­ma­nos del cam­po. En su­ma, los pa­ra­gua­yos ur­ba­nos so­mos (en gran ma­yo­ría) se­res al­ta­men­te in­so­li­da­rios, in­di­fe­ren­tes a las pre­mu­ras del pró­ji­mo, y a po­ca dis­tan­cia de ser unos ve­ge­ta­les om­ní­vo­ros, se­xual­men­te aca­lo­ra­dos y con un ar­co de in­te­rés por la suer­te de los de­más ca­da día más chi­qui­to y mi­se­ra­ble. Bue­nos días.

“Los in­dí­ge­nas, por ejem­plo, le im­por­tan me­nos que po­co. Pe­ro nun­ca va a re­co­no­cer­lo, por­que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ser proin­dí­ge­na”.

Mo­ne­co Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.