To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Mo­ne­co Ló­pez

Esas son las dos lí­neas en­tre las que se mue­ve el país to­do. Abun­dan quie­nes tam­bién cul­pan a la ig­no­ran­cia de la ma­yo­ría de nues­tros fla­ge­los. Sin em­bar­go, hay mu­chos di­plo­ma­dos en di­ver­sas ca­rre­ras, me­ti­dos has­ta el cue­llo en ase­si­na­tos ho­rren­dos e in­com­pren­si­bles. Me que­do con el trá­gi­co bi­no­mio lo­cu­ra-in­di­fe­ren­cia.

En­tién­da­se que no ha­ce fal­ta ves­tir an­dra­jos y comer tie­rra mien­tras se lan­za in­sul­tos a to­dos los se­res cir­cun­dan­tes pa­ra ti­tu­lar­se de lo­co. A ve­ces un re­do­ma­do chi­fla­do ocu­pa un si­tio pri­vi­le­gia­do en la Cor­te Su­pre­ma, o en el Par­la­men­to, y —Ma­ni­tú no lo per­mi­ta— has­ta en el Pa­la­cio de Go­bierno. Lo que ter­mi­na de dar el to­que le­tal a es­te cua­dro de­pri­men­te es que la so­cie­dad asu­me co­mo nor­mal lo que en otros paí­ses cau­sa­ría alar­ma, reac­cio­nes de los man­dos na­tu­ra­les y co­rrec­ción de los he­chos.

Un equi­po cri­mi­nal bra­si­le­ño to­mó por asal­to a to­da Ciu­dad del Es­te por más de cua­tro ho­ras, de­jan­do im­po­si­bi­li­ta­da a la Po­li­cía lo­cal de em­pren­der cual­quier reac­ción que no fue­ra la de po­ner­se a sal­vo. Lue­go el equi­po bra­si­le­ño, due­ño y se­ñor de la se­gun­da ciu­dad del Pa­ra­guay, pro­ce­dió a sa­quear con to­da tran­qui­li­dad a la fir­ma Pro­se­gur, lle­ván­do­se un bo­tín su­cu­len­to.

Di­ga­mos que, por suer­te, los asal­tan­tes vi­nie­ron so­lo con ga­nas de lle­var­se di­ne­ro gran­de, por­que si por ahí hu­bie­ran te­ni­do re­pen­ti­na­men­te de­seos de ma­tar gen­te, na­die ha­bría po­di­do im­pe­dir­les ese ca­pri­cho. El su­ce­so atra­pó la aten­ción pú­bli­ca no mu­cho más de 48 ho­ras. Pién­se­lo un mo­men­to: una ban­da cri­mi­nal de un país ve­cino asal­ta y do­mi­na de ma­ne­ra ab­so­lu­ta a to­da una ciu­dad, sin que al­gu­na fuer­za uni­for­ma­da hi­cie­ra al me­nos un ama­gue de de­fen­sa.

Una co­no­ci­da mo­de­lo, que ya ha­bía su­fri­do al­gu­nos in­ten­tos de ro­bo en su vi­vien­da, re­ci­bió la vi­si­ta de su her­mano un día, y esa no­che un ma­lan­drín an­du­vo por los te­ja­dos, in­ten­tan­do ro­bar su an­te­na sa­te­li­tal (se ro­ba lo que se pue­de). El her­mano to­mó una va­ri­lla de hie­rro y sa­lió a en­fren­tar al o a los de­lin­cuen­tes. Es­tos hu­ye­ron, y po­co des­pués lle­gó la Po­li­cía (es­to tam­bién ocu­rrió en Ciu­dad del Es­te). Una vez re­ci­bi­do el re­por­te de las víc­ti­mas —o ca­si—, el que co­man­da­ba el gru­po uni­for­ma­do re­pren­dió a la mo­de­lo y a su her­mano por in­ten­tar ejer­cer la de­fen­sa pro­pia. Y has­ta les ame­na­zó con po­si­bles mul­tas y en­car­ce­la­mien­tos. ¿No es co­sa de lo­cos? Bien, ape­nas me­re­ció un rin­con­ci­to en un dia­rio asun­ceno.

Pe­dro Juan Caballero re­to­mó el ce­tro de la ciu­dad más vio­len­ta, arre­ba­ta­da por otros lu­ga­res más re­so­nan­tes du­ran­te mu­cho tiem­po. En la inau­gu­ra­ción de una dis­co­te­ca, un gru­po no muy nu­me­ro­so de eje­cu­to­res en­tró al fes­te­jo y re­par­tió ba­las por do­quier. Mu­rie­ron cua­tro y ca­ye­ron he­ri­dos 11. ¿Hu­bo reac­cio­nes de las au­to­ri­da­des de Bra­sil y Pa­ra­guay? No me en­te­ré. Pe­ro lo peor es que la gen­te to­ma epi­so­dios co­mo es­tos sin de­ma­sia­da alar­ma ni re­cla­mo al­guno a las au­to­ri­da­des. Es­ta­mos mal, pe­ro va­mos peor. Bue­nos días.

“En­tién­da­se que no ha­ce fal­ta ves­tir an­dra­jos y comer tie­rra mien­tras se lan­za in­sul­tos a to­dos los se­res cir­cun­dan­tes pa­ra ti­tu­lar­se de lo­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.