De­ci­lo con ca­ri­tas

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

Ha­ce al­gu­nos años, cuan­do al­guien que­ría co­mu­ni­car­se con un ami­go, se en­con­tra­ba con él, lo mi­ra­ba a la ca­ra y le ha­bla­ba. Si es­ta­ba le­jos, la op­ción era lla­mar­lo por te­lé­fono de lí­nea ba­ja o es­cri­bir­le una car­ta ma­nus­cri­ta.

Aho­ra te­ne­mos otras cos­tum­bres. Los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res re­em­pla­za­ron a las con­ver­sa­cio­nes fren­te a fren­te. Las pa­la­bras se acor­ta­ron, cam­bia­ron de sig­ni­fi­ca­do o se in­ven­ta­ron nue­vas, cu­yos có­di­gos so­lo son co­no­ci­dos por al­gu­nos.

Si al­go nos pa­re­ce bien, po­ne­mos una ca­ri­ta son­rien­te o una ma­ni­to con el pul­gar le­van­ta­do. Si no nos gus­ta, tam­bién te­ne­mos op­cio­nes pa­ra de­cir­lo eli­gien­do una op­ción en el te­cla­do del ce­lu­lar. Fá­cil, rá­pi­do, prác­ti­co, co­mo que­re­mos que sea to­do hoy en día.

Y bueno, es­ta­mos en la era de las imá­ge­nes y hay que adap­tar­se. La re­vo­lu­ción di­gi­tal nos tra­jo mu­chas co­sas que nos ayu­dan, y nos es­tá qui­tan­do otras, co­mo el con­tac­to ca­ra a ca­ra, al­go ca­da vez más es­ca­so.

En es­te con­tex­to, los emo­ti­co­nes apa­re­cen co­mo la ma­ni­fes­ta­ción con­tem­po­rá­nea de es­ta ten­den­cia a re­pre­sen­tar las emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos a tra­vés de imá­ge­nes que ex­pre­san ideas, aun­que no trans­mi­tan emo­cio­nes. Cons­ti­tu­yen, no obs­tan­te, un re­cur­so más de co­mu­ni­ca­ción, y eso es vá­li­do.

Cla­ro, siem­pre y cuan­do no sea el úni­co que uti­li­ce­mos, ni ha­ga que de­je­mos to­tal­men­te de la­do a las pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.