Se­mies­ta­fas

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Anun­ciar por te­le­vi­sión, en es­pa­cios com­pra­dos pa­ra ha­cer pu­bli­ci­dad al es­ti­lo Ati­la, pu­bli­ci­tan­do pro­duc­tos de uti­li­dad re­la­ti­va du­ran­te 15 ó 20 mi­nu­tos, ma­cha­can­do so­bre las su­pues­tas vir­tu­des del pro­duc­to de turno en un gra­do so­lo ca­li­fi­ca­ble de ato­si­ga­mien­to, exa­ge­ran­do sus vir­tu­des y me­nos­ca­ban­do las de pro­duc­tos ri­va­les, su­po­ne, a mi en­ten­der, un ca­so de se­mi­es­ta­fa, en los ca­sos en que el te­le­vi­den­te for­zo­so com­pre lo ofre­ci­do tan des­afo­ra­da­men­te.

Lo de “se­mi” va por­que gran par­te de la cul­pa per­te­ne­ce al com­pra­dor, ge­ne­ral­men­te un ilu­so po­co afec­to a los ejer­ci­cios fí­si­cos en se­rio, y lo su­fi­cien­te­men­te cré­du­lo pa­ra tra­gar­se —por ejem­plo— que un apa­ra­to en el que uno se ba­lan­cea ha­cia atrás y ha­cia de­lan­te ter­mi­na­rá por pro­por­cio­nar­le un cuer­po más que atlético, de esos que se lo­gran so­la­men­te vi­vien­do va­rias ho­ras por día en un gim­na­sio. Y bueno, la pu­bli­bo­la si­gue. A la ma­ña­na, tem­prano, los úni­cos re­fu­gios se­gu­ros pa­ra gua­re­cer­se de esa ver­da­de­ra pla­ga te­le­vi­si­va son los ca­na­les de HBO, que no cor­tan sus pro­gra­mas pa­ra en­chu­far­nos la pes­te ven­de­do­ra. Y en el ca­so del pro­duc­to des­cri­to ut su­pra, el mé­to­do del ato­si­ga­mien­to si­gue de­pa­ran­do éxi­tos, por­que la pu­bli­pes­te con­ti­núa.

El fa­mo­so sis­te­ma de in­ver­sión que be­ne­fi­cia a los 10 ó 20 pri­me­ros clien­tes, y cu­ya úl­ti­ma ver­sión, lla­ma­da D-9, cau­sa­ra es­tra­gos en es­te país, ya tu­vo pio­ne­ros des­de mu­cho tiem­po atrás. Los famosos círcu­los del au­to pro­pio, de la ca­sa pro­pia y del lo­te en la lu­na (es­to úl­ti­mo es una bro­ma) eran ca­sos can­ta­dos de se­mi­es­ta­fa, por­que los apor­tan­tes que que­da­ban re­za­ga­dos, re­ci­bien­do el au­to o la ca­sa al fi­nal del jue­go, ya ha­bían pa­ga­do en aco­go­tan­tes cuo­tas los pre­cios reales, más re­car­gos por ser pa­gos en cuo­tas y por ser tan gi­les. Eran se­mies­ta­fas. No hu­bo ni hay ma­ne­ra de acu­sar a los res­pon­sa­bles de eje­cu­tar una ma­nio­bra do­lo­sa pa­ra des­po­jar de su di­ne­ro a los clien­tes.

Cuan­do la in­ge­nui­dad de las víc­ti­mas de los es­ta­fa­do­res al­can­za el ran­go de im­be­ci­li­dad, ya no sien­to com­pa­sión por ellas. El uni­ver­so las pu­so a ti­ro de los ba­du­la­ques pa­ra que es­tos tam­bién vi­van. Un ca­so de es­te ti­po es el de las fa­mo­sas car­tas pro­ve­nien­tes de Nigeria (se es­tá vol­vien­do un ti­bu­rón, el país afri­cano es­te) en las que se in­for­ma al ton­to de turno que —va­ya uno a re­cor­dar por qué mo­ti­vo— es acree­dor de dos o 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro pa­ra que sea fac­ti­ble el en­vío por gi­ro ban­ca­rio, el cre­du­la­zo de­be de­po­si­tar en una cuen­ta ban­ca­ria la bo­ni­ta su­ma de USD 30.000 a nom­bre del buen se­ñor que en­via­rá los mi­llo­nes des­de Nigeria. Por su­pues­to que esos dó­la­res des­apa­re­ce­rán mi­nu­tos des­pués de ser de­po­si­ta­dos. Es­ta es­ta­fa ya es añe­ja. Tie­ne más de 40 años, y to­da­vía si­gue vi­gen­te. ¿Có­mo se ex­pli­ca? ¿Por el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal? No sé, pe­ro el plan­tea­mien­to hue­le a jo­da des­de la pri­me­ra pa­la­bra. So­lo la amarga afir­ma­ción de que ca­da se­gun­do na­ce un ton­to po­dría ex­pli­car­la. Des­pués es­tá el ca­so del ti­po que com­pró en tres cuo­tas la cor­di­lle­ra del Ybyty­ru­zú... Pe­ro eso se­rá te­ma pa­ra otro es­cri­to. Por hoy, has­ta aquí lle­ga­mos. Bue­nos días.

“Cuan­do la in­ge­nui­dad de las víc­ti­mas de los es­ta­fa­do­res al­can­za el ran­go de im­be­ci­li­dad, ya no sien­to com­pa­sión por ellas”.

Mo­ne­co López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.