10

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

Emo­ti­co­nes, abre­via­tu­ras, acró­ni­mos y una ex­ten­sa lis­ta de et­cé­te­ras for­man par­te de los nue­vos sím­bo­los que se han apo­de­ra­do de nues­tro len­gua­je, prin­ci­pal­men­te del es­cri­to, y que nun­ca ha­bía­mos vis­to o es­cu­cha­do has­ta ha­ce un par de dé­ca­das. Co­mo pa­re­ce que lle­ga­ron pa­ra que­dar­se, es acon­se­ja­ble de­di­car­se a la ta­rea de apren­der­los, al me­nos pa­ra no que­dar des­co­lo­ca­dos fren­te a in­ter­lo­cu­to­res más jó­ve­nes, esos a quie­nes se dio en lla­mar mi­llen­nials, o la Ge­ne­ra­ción Y.

La po­pu­la­ri­dad de las re­des so­cia­les y el ac­ce­so a in­ter­net pro­pi­cia­ron la di­fu­sión de un len­gua­je que tie­ne an­te­ce­den­tes más le­ja­nos que el boom in­for­má­ti­co re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Lo que hoy se co­no­ce co­mo jer­ga, ar­got o slang de in­ter­net se ori­gi­na en el uso de he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción en las que la eco­no­mía de es­pa­cio y tiem­po tie­ne un va­lor im­por­tan­te.

Un an­te­pa­sa­do re­mo­to lo en­con­tra­mos en el uso del te­lé­gra­fo y la cla­ve o có­di­go mor­se. Más de uno ha­brá es­cu­cha­do la ex­pre­sión “ha­bla co­mo te­le­gra­ma” pa­ra re­fe­rir­se a una per­so­na que en un co­lo­quio pres­cin­de, por ejem­plo, de ar­tícu­los, sin que por ello se pier­da el sen­ti­do de lo que es­tá di­cien­do.

Pe­ro no es el úni­co ejem­plo de pre­ce­den­te an­te­rior a la apa­ri­ción de la red glo­bal. El ar­got ac­tual de in­ter­net pro­vie­ne de di­fe­ren­tes fuen­tes, y al­gu­nos tér­mi­nos co­mo FUBAR —acró­ni­mo de una ex­pre­sión que tra­du­ci­da sig­ni­fi­ca al­go así co­mo “con­ta­mi­na­do más allá de to­da re­pa­ra­ción”— se re­mon­tan a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Se los sue­le uti­li­zar en in­for­má­ti­ca.

En la ac­tua­li­dad, el aho­rro de ca­rac­te­res, es­ti­mu­la­do por el sis­te­ma de men­sa­je­ría por ce­lu­lar SMS, se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te en desuso, pe­ro al­gu­nos de los re­cur­sos utilizados pa­ra en­viar los men­sa­jes, co­mo la par­ti­cu­lar for­ma de abre­viar las pa­la­bras, to­da­vía se per­ci­ben en las es­cri­tu­ras de quie­nes se ha­bi­tua­ron a esa for­ma de co­mu­ni­ca­ción. Ade­más, pa­sa­ron a for­mar par­te de la jer­ga de los in­ter­nau­tas.

Al­go que de­cir

El vo­ca­bu­la­rio de in­ter­net es­tá en cons­tan­te cre­ci­mien­to y ya no se nu­tre so­lo de abre­via­tu­ras, acró­ni­mos o an­gli­cis­mos, sino que ha in­cor­po­ra­do otros sig­nos que po­co tie­nen que ver con el al­fa­be­to y hoy es­tán más cer­ca de los ideo­gra­mas utilizados en len­guas co­mo la chi­na o la ja­po­ne­sa, al me­nos en su fun­ción de co­mu­ni­car.

Ha­bla­mos de los emo­ti­co­nes o emo­ti­co­nos, que de­ri­va­ron lue­go en los emo­jis, sím­bo­los sin los cua­les hoy no se pue­de sos­te­ner una con­ver­sa­ción a tra­vés del What­sApp. La cues­tión es que las plá­ti­cas no se li­mi­tan al ám­bi­to de los y a la fran­ja de los me­no­res de 30 años, por lo que quie­nes no es­tán in­clui­dos en ese gru­po pue­den en-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.