EX­PO­SI­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL EN PA­RA­GUAY

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

En los días 8, 9 y 10 de se­tiem­bre se lle­va­rá a ca­bo la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Or­quí­deas, en el Club de Leo­nes Gral. Ber­nar­dino Ca­ba­lle­ro (Teo­do­ro S. Mon­ge­lós es­qui­na So­lar Gua­ra­ní). Par­ti­ci­pa­rán del even­to aso­cia­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Ha­brá con­cur­sos, nú­me­ros ar­tís­ti­cos y ven­ta de or­quí­deas, así co­mo tam­bién con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les a car­go de es­pe­cia­lis­tas de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Chi­le. Más in­for­mes al (0973) 148-000. El even­to es or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Pa­ra­gua­ya de Or­qui­dó­fi­los. épo­ca se fun­dó la So­cie­dad Pa­ra­gua­ya de Or­qui­dó­fi­los, hoy reconocida co­mo aso­cia­ción. Beatriz Fe­rrei­ra de Green­wood, in­ge­nie­ra agró­no­ma y co­lec­cio­nis­ta de or­quí­deas, for­ma par­te de es­te gre­mio ca­si des­de sus ini­cios. Si bien ella tra­ba­jó en pro­yec­tos fo­res­ta­les, eso no fue lo que dio pie a su pa­sión por es­ta es­pe­cie. “Yo me en­tu­sias­mé por las or­quí­deas a par­tir de otras per­so­nas que te­nían es­tas flores y se pa­sa­ban ha­blan­do de ellas. En­ton­ces yo tam­bién re­sul­té cau­ti­va­da”, cuen­ta.

Beatriz tu­vo su pri­mer con­tac­to con las or­quí­deas en su ho­gar, mi­ran­do las co­lec­cio­nes que te­nía su ma­dre. Ella re­cuer­da, ade­más, que cuan­do era muy jo­ven y via­ja­ba ha­cia Al­to Pa­ra­ná, en los ár­bo­les de los bos­ques que ha­bía en el camino, veía or­quí­deas. Pa­ra ella, to­do eso era una ma­ra­vi­lla. Hoy, ape­nas in­gre­sa a un bos­que, mi­ra con an­sie­dad en­tre los ár­bo­les pa­ra ver si pue­de des­cu­brir al­gu­na nue­va es­pe­cie. Ella ma­ne­ja con des­tre­za to­do lo re­la­cio­na­do con la plan­ta, pre­ci­sa­men­te por sus co­no­ci­mien­tos fo­res­ta­les.

Su co­lec­ción co­men­zó con in­ter­cam­bios por mo­ti­vos de cum­plea­ños u otra oca­sión es­pe­cial. Así fue crean­do su jar­dín, que se con­vir­tió en un or­qui­dea­rio en su pro­pia ca­sa, don­de hoy cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 100 ejem­pla­res de dis­tin­tas es­pe­cies. “Yo ten­go una par­te en Tri­ni­dad, y to­do lo que es­tá du­pli­ca­do lo lle­vo a Em­bos­ca­da, a una zo­na con tí­pi­cas ca­rac­te­rís­ti­cas del Ba­jo Cha­co”, afir­ma.

Pe­ro no to­das las or­quí­deas tie­nen los mis­mos re­que­ri­mien­tos. Se­gún la in­ge­nie­ra, hay que agru­par las es­pe­cies de acuer­do al cli­ma que les va­ya me­jor. Hay al­gu­nas a las que les gus­tan más la som­bra y la hu­me­dad, y a otras el sol y un am­bien­te más se­co. Por eso su­gie­re: “Cuan­do uno tie­ne un pa­tio gran­de, por ejem­plo, pue­de ir po­nien­do mi­cro­cli­mas pa­ra las dis­tin­tas es­pe­cies. Yo ten­go se­pa­ra­das las Mil­to­nias, las On­ci­dium y las Cattle­yas”.

¿En la fa­mi­lia se­gui­rán sus pasos? Tie­ne un hi­jo que tra­ba­ja en la mis­ma pro­fe­sión que ella, pe­ro ca­da vez que lle­va a su ca­sa una plan­ta de or­quí­dea, ter­mi­na se­cán­do­se. Beatriz ar­gu­men­ta que su hi­jo no tie­ne tiem­po pa­ra de­di­car­se al cui­da­do de la plan­ta; y lo mis­mo pa­sa con sus otras tres hi­jas. “Es fun­da­men­tal de­di­car­le tiem­po y ha­cer el se­gui­mien­to del es­ta­do de las ho­jas y las flores. Si yo veo, por ejem­plo, que el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.