BIEN PERTRECHADO.

Ultima Hora - Vida - - Zapping -

cuen­cias cru­cia­les del fil­me que le re­sul­ta­ron par­ti­cu­lar­men­te desafian­tes. “En esas es­ce­nas em­pe­cé a dar mil vuel­tas pen­san­do có­mo contar, por­que en es­te gé­ne­ro es muy fá­cil caer en al­gu­nos cli­chés de so­ni­do, y yo me que­ría des­pe­gar un po­co. En­ton­ces me cen­tré en que la pe­lí­cu­la tu­vie­ra una iden­ti­dad so­no­ra, y que sea bas­tan­te pa­ra­gua­ya den­tro del gé­ne­ro”, re­sal­ta.

Gra­ba­dos to­dos los so­ni­dos por se­pa­ra­do, en la se­cuen­cia fi­nal el di­rec­tor se en­cuen­tra con una gran can­ti­dad de ma­te­rial que de­be in­te­grar y ar­mo­ni­zar. “La can­ti­dad de ca­pas de so­ni­do que se lle­ga a te­ner es im­pre­sio­nan­te: los diá­lo­gos, los am­bien­tes, la mú­si­ca, los efec­tos. Por ejem­plo, en la es­ce­na fi­nal, so­la­men­te en­tre los diá­lo­gos de los per­so­na­jes y de los ex­tras fá­cil­men­te te­nía­mos 35 ca­na­les de au­dio, más otros 25 de am­bien­te, seis de mú­si­ca, en­tre otros más. En­ton­ces te en­con­trás con una gran ma­sa so­no­ra y el desafío es ha­cer co­exis­tir to­do eso de la me­jor ma­ne­ra”, ex­pli­ca el pro­fe­sio­nal.

La pos­pro­duc­ción del so­ni­do lle­vó unos cua­tro me­ses y me­dio de tra­ba­jo in­ten­so y va­rios días sin dor­mir, pa­ra lle­gar a la mez­cla fi­nal, que se reali­zó en el es­tu­dio Tres So­ni­dos, de Bue­nos Ai­res. Ace­ve­do es­tá sa­tis­fe­cho con los re­sul­ta­dos: “Creo que a ni­vel de di­se­ño es­tá bas­tan­te ju­ga­do. Por suer­te los di­rec­to­res me die­ron la po­si­bi­li­dad de crear y ex­pla­yar­me. Y al­gu­na que otra idea fue­ra de lo co­mún, que qui­zás mu­chos no acep­ta­rían, a ellos les gus­tó. Real­men­te fue muy desafian­te”.

So­ni­do y emo­ción

De­fi­ni­ti­va­men­te, el so­ni­do ha­ce la di­fe­ren­cia en la ma­ne­ra en que el pú­bli­co vi­ve la pe­lí­cu­la. “Por eso se lla­ma au­dio­vi­sual, por­que es una com­bi­na­ción de ima­gen y so­ni­do: 50 y 50. Evi­den­te­men­te, con el so­ni­do las emo­cio­nes que se trans­mi­ten o se des­pier­tan son di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, si a una es­ce­na ro­mán­ti­ca le po­nés un th­rash me­tal, va a ser muy dis­tin­to a que sue­ne mú­si­ca clá­si­ca de Bach. En­ton­ces sí o sí in­ci­de en la ma­ne­ra en que te lle­ga la his­to­ria”.

Ger­mán con­si­de­ra que un so­ni­dis­ta tie­ne el desafío de in­ves­ti­gar y ha­cer mu­cha prue­ba y error pa­ra tra­tar de me­jo­rar. “Mu­chas ve­ces no tie­ne que ver con la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca, sino con bus­car có­mo ha­cer, con las he­rra­mien­tas con que se cuen­ta, pa­ra que los ma­te­ria­les au­dio­vi­sua­les sue­nen me­jor, con ca­li­dad in­ter­na­cio­nal”. Se­rá cues­tión de sa­ber es­cu­char.

Ger­mán, con to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.