PI­DEN LA PA­LA­BRA

La ex­pe­rien­cia de pa­de­cer tar­ta­mu­dez lle­vó a dos mu­je­res a crear un gru­po de apo­yo a quie­nes su­fren es­te tras­torno del ha­bla. Con es­ta ini­cia­ti­va bus­can brin­dar con­ten­ción, téc­ni­cas pa­ra con­tro­lar­lo y un es­pa­cio pa­ra com­par­tir his­to­rias.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La ex­pe­rien­cia de pa­de­cer tar­ta­mu­dez lle­vó a dos mu­je­res a crear un gru­po de apo­yo a quie­nes su­fren es­te tras­torno del ha­bla.

“Ni si­quie­ra pue­do dar­les un dis­cur­so de Na­vi­dad”. La amar­ga que­ja de quien pa­sa­ría a la his­to­ria co­mo Geor­ge VI –Jor­ge VI, en cas­te­llano– es un ejem­plo de la frus­tra­ción que la tar­ta­mu­dez pro­du­ce en quien la pa­de­ce, co­mo que­da­ra re­fle­ja­do en la pe­lí­cu­la ga­na­do­ra del Os­car El dis­cur­so del rey que, de pa­so, tam­bién pu­so en evi­den­cia que es­ta con­di­ción no res­pe­ta je­rar­quía so­cia­les, edad ni gé­ne­ro.

Cinthia Hie­ber de Sa­rub­bi y Mó­ni­ca Cra­mer son per­so­nas exi­to­sas, pro­fe­sio­na­les y em­pren­de­do­ras. No es lo úni­co que tie­nen en co­mún: tam­bién las une el he­cho de que am­bas de­ben li­diar con la tar­ta­mu­dez des­de ni­ñas, ta­rea que no ha si­do ni es fá­cil. Ellas co­no­cen ca­da uno de los obs­tácu­los que de­ben su­pe­rar los tar­ta­mu­dos, des­de los que son pro­pios de esa con­di­ción, has­ta los efec­tos psi­co­ló­gi­cos, pro­du­ci­dos por la in­com­pren­sión de mu­cha gen­te.

“El año pa­sa­do me con­mo­vió la no­ti­cia del sui­ci­dio de un chi­co de Lam­ba­ré, un es­tu­dian­te en edad es­co­lar. Él su­fría de tar­ta­mu­dez y dejó una car­ta de des­pe­di­da en la que ex­pli­ca­ba los mo­ti­vos de su drás­ti­ca de­ci­sión: ya no aguan­ta­ba más el bull­ying por su for­ma de ha­blar”, cuen­ta Cinthia.

Ese he­cho dio fuer­za a la idea de ha­cer al­go pa­ra ayu­dar a la gen­te con es­te pro­ble­ma y, po­co tiem­po des­pués, na­ció el Gru­po de Apo­yo Moi­sés. “Es que –con ca­sos co­mo el del chi­co lam­ba­re­ño– me veía a mí mis­ma 36 años atrás, pre­gun­tán­do­me una y otra vez

por qué no podía ha­blar co­mo los otros, es­cri­bien­do cartas de des­pe­di­da men­tal­men­te por­que me sen­tía so­la e in­com­pren­di­da, en un mun­do de gen­te que no en­tien­de lo que sig­ni­fi­ca ser tar­ta­mu­do. No ten­go hi­jos, pe­ro es­toy em­ba­ra­za­da des­de ha­ce 10 años de es­te gru­po de apo­yo. Fue en­gen­dra­do cuan­do vi­vía en Ale­ma­nia, don­de co­no­cí a otros co­mo yo en un gru­po si­mi­lar”, re­ve­la es­ta mu­jer, que es in­ge­nie­ra fo­res­tal.

Moi­sés no es un gru­po te­ra­péu­ti­co ni asis­ten­cial y tam­po­co sus­ti­tu­ye la ayu­da pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­da. “Lo crea­mos por­que sa­be­mos por ex­pe­rien­cia pro­pia lo que se su­fre vi­vien­do con tar­ta­mu­dez, y nos en­can­ta ayu­dar a otros. Nues­tro de­seo es com­par­tir aque­llo que nos ha ayu­da­do a so­bre­lle­var me­jor es­te pro­ble­ma, e in­clu­so a ha­blar flui­da­men­te. A ve­ces te­ne­mos re­caí­das, pe­ro nos vol­ve­mos a le­van­tar”, afir­ma.

Los in­di­vi­duos que pa­de­cen dis­fe­mia (el nom­bre con que se co­no­ce en me­di­ci­na a la tar­ta­mu­dez) re­pi­ten fre­cuen­te­men­te pa­la­bras o fra­ses y du­dan al ex­pre­sar­se. La he­ren­cia ge­né­ti­ca y las ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas son al­gu­nas de las cau­sas que la ori­gi­nan, se­gún un do­cu­men­to de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, Es­pa­ña, en el que se acla­ra que al­gu­nos au­to­res sos­tie­nen que la dis­fe­mia y la tar­ta­mu­dez son dos tras­tor­nos di­fe­ren­tes.

La Ame­ri­can Speech-Lan­gua­ge-Hea­ring As­so­cia­tion sos­tie­ne que la tar­ta­mu­dez afec­ta la flui­dez del ha­bla, co­mien­za du­ran­te la ni­ñez y, en al­gu­nos ca­sos, du­ra to­da la vi­da. Es­te tras­torno se ca­rac­te­ri­za por las in­te­rrup­cio­nes en la pro­duc­ción de los so­ni­dos del ha­bla, tam­bién de­no­mi­na­das dis­rit­mias o dis­fluen­cias.

La ma­yo­ría de las per­so­nas tie­nen bre­ves dis­rit­mias de vez en cuan­do. Por ejem­plo, re­pi­ten al­gu­nas pa­la­bras y otras van pre­ce­di­das por "mm" o "eh." Las dis­rit­mias no cons­ti­tu­yen ne­ce­sa­ria­men­te un pro­ble­ma; sin em­bar­go, pue­den di­fi­cul­tar la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción de las per­so­nas que las ma­ni­fies­tan con de­ma­sia­da fre­cuen­cia.

His­to­rias pa­ra­le­las

Cinthia tar­ta­mu­dea mien­tras nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia con el tras­torno. Pe­ro acla­ra que lo ha­ce a pro­pó­si­to, pa­ra que la es­cu­che­mos ha­blar co­mo lo hi­zo du­ran­te mu­chos años, an­tes de apren­der las téc­ni­cas que ac­tual­men­te uti­li­za pa­ra mo­de­rar su con­di­ción.

Su ami­ga Mó­ni­ca Cra­mer es do­cen­te y em­pre­sa­ria en los ru­bros de ho­te­le­ría y tu­ris­mo. No re­cuer­da cuán­do ni cómo co­men­zó a tar­ta­mu­dear, pe­ro cree que fue al­re­de­dor de los cin­co años de edad. Tu­vo la suer­te de po­der cur­sar la uni­ver­si­dad en Es­ta­dos Uni­dos y ase­gu­ra que ahí es don­de hi­zo un clic y apren­dió unos tips pa­ra con­tro­lar su tar­ta­mu­dez.

Cinthia asis­tió a un gru­po de apo­yo en Ale­ma­nia, don­de com­par­tió ex­pe­rien­cias con per­so­nas que te­nían di­fe­ren­tes gra­dos de tar­ta­mu­dez y al­gu­nos, in­clu­so, con con­trac­tu­ras mus­cu­la­res. “Ha­bía gen­te que no podía ha­blar, en­ton­ces me sen­tí co­mo una tuer­ta en­tre cie­gos. Asis­tí a una se­ma­na de en­tre­na­mien­to pa­ra po­der con­tro­lar el tras­torno. El que im­par­tía la en­se­ñan­za era una per­so­na no pro­fe­sio­nal, pe­ro tar­ta­mu­do, que podía con­tro­lar su con­di­ción a tra­vés de una téc­ni­ca per­so­nal. En los fo­ros leía que su téc­ni­ca era efec­ti­va”, ex­pli­ca.

Lo cier­to es que con el tiem­po y con mu­cha vo­lun­tad, Cinthia apren­dió a do­mi­nar su tar­ta­mu­dez y has­ta representó a Pa­ra­guay en la Ex­po­si­ción Mun­dial de Han­no­ver en 2010, una ta­rea en la que ha­bía que ex­po­ner acer­ca de las bon­da­des del país. Un tío su­yo fue quien la ani­mó a pre­sen­tar­se a la con­vo­ca­to­ria, he­cha por la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Tu­ris­mo.

Por su par­te, Mó­ni­ca se de­di­ca a la do­cen­cia. Sí, aun­que pa­rez­ca in­com­pa­ti­ble, su con­di­ción no le im­pi­de po­ner­se al fren­te de una cla­se y ha­blar flui­da­men­te. No obs­tan­te, ella re­co­no­ce que hay tra­ba­jos que no pu­do ha­cer de ado­les­cen­te y que hay al­gu­nos que to­da­vía hoy no po­dría ha­cer, co­mo ser te­le­fo­nis­ta y aten­der tres te­lé­fo­nos a la vez. "Sé que me voy a blo­quear”, ad­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.