Amo­res mo­nos

Nues­tros pa­rien­tes cer­ca­nos, los chim­pan­cés, sue­len te­ner conductas en las que vis­lum­bra­mos ras­gos hu­ma­nos. Y la vi­da en pa­re­ja es un mues­tra­rio de ello. Es­ta es la his­to­ria de Cecilia y Mar­ce­lino, dos pri­ma­tes que aca­ban de dar el sí en un san­tua­rio de B

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Cecilia, la pri­me­ra chim­pan­cé en el mun­do que usó un há­beas cor­pus pa­ra lo­grar su li­be­ra­ción de un zoo­ló­gi­co, ya tie­ne un com­pa­ñe­ro en Bra­sil, adon­de lle­gó en abril pro­ve­nien­te de Ar­gen­ti­na.

Des­de ha­ce unos días, Cecilia com­par­te re­cin­to con Mar­ce­lino, un chim­pan­cé de 10 años que na­ció en el San­tua­rio de Gran­des Pri­ma­tes de So­ro­ca­ba, en el in­te­rior del es­ta­do de San Pa­blo. Cecilia, de 19 años, y Mar­ce­lino es­tán vi­vien­do aho­ra su pro­pia lu­na de miel en el san­tua­rio, se­gún co­men­tó el mé­di­co cu­bano Pe­dro Ale­jan­dro Yn­te­rian, pro­pie­ta­rio de es­te re­fu­gio pa­ra ani­ma­les.

Cecilia dejó las re­jas en Mendoza, Ar­gen­ti­na, car­ga­da de trau­mas y lle­gó al san­tua­rio bra­si­le­ño en abril, en cum­pli­mien­to del pri­mer fa­llo a ni­vel mun­dial que dio lu­gar a un há­beas cor­pus pre­sen­ta­do en fa­vor de una pri­ma­te ba­jo “pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la li­ber­tad”.

La chim­pan­cé ar­gen­ti­na pa­só por un pe­rio­do de cua­ren­te­na y en los úl­ti­mos días co­men­zó a in­ter­ac­tuar con Mar­ce­lino, des­pués de al­gu­nos me­ses de so­le­dad. “Ha­ce más de una se­ma­na que es­tán jun­tos, es­tán bien. No se sa­be si han co­pu­la­do, por­que son dis­cre­tos. Pe­ro no ha ha­bi­do nin­gún pro­ble­ma en­tre ellos”, afir­mó Yn­te­rian.

Cecilia, quien se ha adap­ta­do per­fec­ta­men­te a su nueva vi­da en Bra­sil, co­men­zó a re­la­cio­nar­se con Bi­lli, pe­ro el chim­pan­cé no se in­tere­só en ella, y por eso de­ci­die­ron jun­tar­la pos­te­rior­men­te con Mar­ce­lino.

“Al prin­ci­pio hu­bo un po­co de tu­mul­to, por­que Mar­ce­lino que­ría mar­car te­rri­to­rio. Les se­pa­ra­mos y lue­go les jun­ta­mos de nue­vo y la si­tua­ción aho­ra es­tá ba­jo con­trol”, dijo el pro­pie­ta­rio de es­te san­tua­rio de me­dio mi­llón de me­tros cua­dra­dos.

San­tua­rio ma­yor

Fundado y man­te­ni­do por Pe­dro Yn­te­rian, el San­tua­rio de So­ro­ca­ba ini­ció sus actividades en el año 2000. Es el pionero y el ma­yor de los cua­tro san­tua­rios afi­lia­dos al Pro­yec­to GAP (Gru­po de Apo­yo a los Pri­ma­tes) en Bra­sil. Ac­tual­men­te al­ber­ga a más de 50 chim­pan­cés y otros 250 ani­ma­les, en­tre fe­li­nos, osos, pe­que­ños pri­ma­tes y aves.

Las ins­ta­la­cio­nes cuen­tan con mu­ros que ga­ran­ti­zan la se­gu­ri­dad de los ani­ma­les y de las per­so­nas, y es­tán pre­pa­ra­das pa­ra la re­cep­ción de más pri­ma­tes y otros ani­ma­les que ne­ce­si­ten re­fu­gio. El equi­po fi­jo del san­tua­rio cuen­ta con dos ve­te­ri­na­rias y 20 tra­ta­do­res, que acompañan el día a día de los chim­pan­cés y de los otros ani­ma­les y desa­rro­llan actividades de en­ri­que­ci­mien­to am­bien­tal, bus­can­do siem­pre la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da en el am­bien­te de cau­ti­ve­rio.

En el San­tua­rio de So­ro­ca­ba, los chim­pan­cés viven en una es­pe­cie de for­ta­le­za cons­trui­da con mu­ros de ce­men­to, di­vi­di­da en di­fe­ren­tes com­par­ti­men­tos en los que ha­bi­tan los ejem­pla­res del mis­mo gru­po.

La idea del san­tua­rio sur­gió ha­ce dos dé­ca­das de ma­ne­ra in­for­mal y se pro­fe­sio­na­li­zó en el año 2000, cuan­do el cu­bano de­ci­dió aso­ciar­se al Pro­yec­to GAP, que lan­zó una cam­pa­ña pa­ra que los gran­des si­mios —en pe­li­gro de ex­tin­ción— sean Patrimonio Vi­vo de la Hu­ma­ni­dad.

Los chim­pan­cés son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de es­te re­fu­gio, pe­ro en él tam­bién con­vi­ven otro ti­po de si­mios, aves, leo­nes y osos res­ca­ta­dos por las au­to­ri­da­des re­gio­na­les de cir­cos y zoo­ló­gi­cos, así co­mo de re­des de trá­fi­cos de ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.