To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Mo­ne­co Ló­pez

“...que el an­dar a ca­ba­llo a unos ha­ce ca­ba­lle­ros y a otros ca­ba­lle­ri­zos, San­cho”. Cer­van­tes lo dijo a tra­vés de su inigua­la­ble Don Qui­jo­te.

El di­rec­tor de ci­ne ame­ri­cano John Hus­ton, uno de los prin­ci­pa­les de la vie­ja guar­dia, es­ta­ba to­man­do prue­bas de ap­ti­tud a va­rios ac­to­res, can­di­da­tos a par­ti­ci­par en su próxima pe­lí­cu­la, y le pi­dió a uno de ellos que ac­tua­ra co­mo un hom­bre de gran ri­que­za y po­der político. El can­di­da­to adop­tó unos ai­res pom­po­sos y so­ber­bios tan so­bre­ac­tua­dos, que Hus­ton lo de­tu­vo y lo des­pi­dió con es­tas pa­la­bras: “Us­ted aca­ba de en­car­nar a un ca­pa­taz de plan­ta­ción al­go­do­ne­ra de la épo­ca de la es­cla­vi­tud”.

Y ter­mi­nó su me­di­ción con al­go así co­mo: “Un hom­bre ri­co y po­de­ro­so de ver­dad no ne­ce­si­ta ha­cer de­mos­tra­ción al­gu­na de su con­di­ción. Nor­mal­men­te, se com­por­ta de for­ma afa­ble, en pú­bli­co. Lo que lue­go ha­ce en pri­va­do, no tra­ta­re­mos en mi pe­lí­cu­la”.

Una no­che llu­vio­sa y fría, en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el ge­ne­ral Ei­sen­ho­wer, cu­bier­to con un ca­po­te im­permea­ble, lle­gó has­ta un co­ber­ti­zo don­de fun­cio­na­ba una ru­di­men­ta­ria can­ti­na, le pi­dió una ta­za de ca­fé al te­nien­te que lo re­ci­bió, y en­cen­dió un ci­ga­rri­llo. El te­nien­te le dijo: “Abue­lo, aquí no se fu­ma... Y en ese mo­men­to, el ge­ne­ral ha­cía a un la­do su ca­po­te y de­ja­ba ver su cha­rre­te­ra de cin­co es­tre­llas, la de más al­to ran­go. El po­bre te­nien­te so­lo ati­nó a mur­mu­rar: “Dios mío, la Vía Lác­tea com­ple­ta”.

La moraleja es que mien­tras más po­der y mando real se tie­ne, más sen­ci­llez y ama­bi­li­dad se de­mues­tra. Es­to, claro, si hay un sus­ten­to de edu­ca­ción y ca­li­dad hu­ma­na. Por es­tos la­res es tan co­mún to­par­se con sub­ofi­cia­les de Po­li­cía o de las FF.AA. so­ber­bios y pre­po­ten­tes, igual que con co­mi­sa­rios y ge­ne­ra­les de si­mi­lar ta­lan­te. Ojo: no es­toy ge­ne­ra­li­zan­do. Hay mi­li­ta­res y po­li­cías de to­dos los ran­gos, de muy buen tra­to con los ci­vi­les.

Los ri­cos que se com­por­tan co­mo la mis­mí­si­ma mo­na, con sus su­bor­di­na­dos y has­ta con sus sim­ples co­no­ci­dos, re­ci­ben —en el in­te­rior— el mo­te de “ri­co pyahu”. Sue­len ha­cer os­ten­ta­cio­nes gro­se­ras de su for­tu­na, y el mal gus­to es una es­pe­cie de se­llo de per­te­nen­cia a ese seg­men­to po­bla­cio­nal. Cuan­do el destino, im­pla­ca­ble y jus­to (a ve­ces), los es­tre­lla con­tra el du­ro sue­lo, la ale­gría co­lec­ti­va se de­ja sen­tir a cien­tos de ki­ló­me­tros. Esa gen­te en­su­cia el lus­tre que pre­ten­den lu­cir, co­mo cla­se so­cial, los hom­bres de for­tu­na.

Por suer­te pa­ra ellos, abun­dan los ri­cos que sa­ben ser­lo. No es­gri­men su ri­que­za co­mo una es­pa­da ca­paz de atra­ve­sar­nos de for­ma mor­tal. Y se por­tan en una reunión so­cial con gen­te co­mo uno de la ma­ne­ra más na­tu­ral. Per­so­nas co­mo es­tas con­for­man la mo­der­na cla­se de los ca­ba­lle­ros (y de da­mas, cuan­do son mu­je­res las que así se com­por­tan) de la ac­tua­li­dad. Son los que an­dan a ca­ba­llo por­que son ca­ba­lle­ros. Y aquí me apeo. Bue­nos días.

“La moraleja es que mien­tras más po­der y mando real se tie­ne, más sen­ci­llez y ama­bi­li­dad se de­mues­tra. Es­to, claro, si hay un sus­ten­to de edu­ca­ción y ca­li­dad hu­ma­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.