¿DE QUÉ SETRATA?

Ultima Hora - Vida - - Opinión -

La CIE-10 (Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de los Tras­tor­nos Men­ta­les y del Com­por­ta­mien­toOMS) de­fi­ne la dis­fe­mia co­mo “el tras­torno del ha­bla ca­rac­te­ri­za­do por la fre­cuen­te re­pe­ti­ción o pro­lon­ga­ción de los so­ni­dos, sí­la­bas o pa­la­bras, o por fre­cuen­tes du­das o pau­sas que in­te­rrum­pen el flu­jo rít­mi­co del ha­bla". Se­gún los erro­res más co­mu­nes del ha­bla, se pue­de cla­si­fi­car en cló­ni­ca (re­pe­ti­ción com­pul­si­va de sí­la­bas o pa­la­bras), tó­ni­ca (pa­ra­li­za­ción o es­pas­mos que cau­san in­te­rrup­cio­nes o ha­bla en­tre­cor­ta­da) y to­no­cló­ni­ca o mix­ta (com­bi­na­ción de las dos an­te­rio­res con pre­do­mi­nan­cia de una so­bre otra). bi­li­dad de afir­mar que va­mos a po­der ayu­dar a la gen­te a cu­rar­se”.

Co­mo la ca­ri­dad bien en­ten­di­da em­pie­za por ca­sa, en el tra­ta­mien­to de la tar­ta­mu­dez es­ta afir­ma­ción ad­quie­re una im­por­tan­cia vi­tal, ya que el apo­yo de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal pa­ra su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les y pa­ra em­pe­zar a acep­tar la con­di­ción. Los fa­mi­lia­res de­ben en­ten­der que tie­nen que dar­le tiem­po y au­men­tar­le la au­to­es­ti­ma a la per­so­na que su­fre es­ta con­di­ción.

¿Qué es lo que no hay que ha­cer al tra­tar con un tar­ta­mu­do? "Pa­ra mí, lo peor es cuan­do me quie­ren com­ple­tar la ora­ción o me di­cen: 'Tran­qui­li­za­te, res­pi­rá'”, con­fie­sa Cinthia.

Tam­bién ayu­da po­der reír­se de uno mis­mo. “Eso es fan­tás­ti­co”, apun­ta Mó­ni­ca y agre­ga que la lu­cha nun­ca se ter­mi­na, ya que los mo­men­tos de triun­fo se mez­clan con días “di­fi­ci­lí­si­mos”. Pa­sos cor­tos, pe­ro bien da­dos, y per­se­ve­ran­cia, pue­den me­jo­rar la vi­da de quie­nes pa­de­cen de es­te tras­torno, que no es si­len­cio­so, pe­ro sí ape­nas vi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.