To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Mo­ne­co Ló­pez

Mu­chos ex­per­tos en es­ta­dís­ti­cas, en­cues­tas y son­deos ya no recurren al sim­ple con­teo de afir­ma­cio­nes y ne­ga­ti­vas res­pec­to a sus pre­gun­tas, sino que so­me­ten las res­pues­tas a me­di­cio­nes se­gún las re­glas de dis­ci­pli­nas múl­ti­ples. El es­ta­dou­ni­den­se Ste­ven Le­vitt, ga­na­dor del pre­mio al ma­te­má­ti­co más des­ta­ca­do de los USA, me­nor de 40 años, ha­ce ya más de diez —por lo ba­jo— re­vo­lu­cio­nó la ac­ti­vi­dad (o cien­cia, si lo pre­fie­re) de las es­ta­dís­ti­cas, con su pu­bli­ca­ción Frea­ko­no­mics, un re­cuen­to de los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dios en los que por pri­me­ra vez se apli­có el sis­te­ma de mul­ti­dis­ci­pli­nas en si­ner­gia.

¿A qué cien­cias ape­ló Le­vitt pa­ra res­pal­dar sus en­cues­tas, o in­ves­ti­ga­cio­nes? A mu­chí­si­mas. La neu­ro­cien­cia, la fí­si­ca, las ma­te­má­ti­cas y no re­cuer­do cuá­les más. Una de sus con­clu­sio­nes más rui­do­sas fue la que ex­pli­ca que la re­duc­ción de la vio­len­cia en Nue­va York no se de­bía a las se­ve­ras me­di­das de pre­ven­ción y cas­ti­go ins­tru­men­ta­das por el al­cal­de Giu­lia­ni, quien pe­na­ba con equis tiem­po de pri­sión a quie­nes por­ta­ran ar­mas de fue­go sin li­cen­cia. Si re­in­ci­dían, las pe­nas se mul­ti­pli­ca­ban. Y si el por­ta­dor tu­vo la ma­la suer­te de usar su ar­ma y he­rir o ma­tar a al­guien, ya ha­bla­mos de ca­de­na per­pe­tua y has­ta de pe­na ca­pi­tal. Le­vitt en­con­tró que en es­ta­dos y ciu­da­des en los que no ha­bía tan­ta se­ve­ri­dad con­tra los afec­tos a por­tar un ar­ma de fue­go, tam­bién ha­bía dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te el ín­di­ce de vio­len­cia.

Apli­can­do su sis­te­ma de in­ter­pre­ta­ción de da­tos, con­clu­yó que el ori­gen de la pa­ci­fi­ca­ción es­ta­ba en un ca­so que mar­có épo­ca allá por 1971: Wa­de con­tra Rae. El pri­me­ro era el fis­cal ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos, y la se­gun­da, Nor­ma Rae, cu­yo nom­bre real era otro, pe­ro se que­dó con es­te por la re­per­cu­sión ex­tra­or­di­na­ria que tu­vo el ca­so. Tén­ga­se en cuen­ta que el li­ti­gio co­men­zó en un juz­ga­do es­ta­tal cual­quie­ra, y la ra­zón era que Nor­ma era una chi­ca dro­ga­dic­ta y al­cohó­li­ca, en­ton­ces em­ba­ra­za­da por ter­ce­ra vez y de­seo­sa de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo. Ella ni si­quie­ra sa­bía quién po­dría ser el pa­dre. Un gru­po de ciu­da­da­nos se preo­cu­pó por la suer­te de la chi­ca y en­ten­dió que lle­na­ba to­dos los re­qui­si­tos pa­ra in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo que, si pro­se­guía, ter­mi­na­ría co­mo los dos an­te­rio­res: dan­do el be­bé a quien lo qui­sie­ra. Eso, si ella lle­ga­ba con vi­da al mo­men­to del par­to, pues es­ta­ba con la sa­lud en un sus­pi­ro.

El ca­so co­bró tal ta­ma­ño, que pa­só a la Cor­te Fe­de­ral, con la fa­mo­sa ca­rá­tu­la Wa­de vs Rae. Ella ga­nó el due­lo, y el abor­to se vol­vió le­gal en to­dos los Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún ex­pre­sa Le­vitt, con un inevi­ta­ble ses­go des­pia­da­do, la vio­len­cia que no se veía en to­do el país era la que ha­brían pro­ta­go­ni­za­do los in­cal­cu­la­bles mi­llo­nes de chi­cos y chi­cas de los seg­men­tos más ca­ren­tes, de ha­ber na­ci­do. Tam­bién con­clu­yó que las pis­ci­nas de to­do el país ma­ta­ron más per­so­nas que to­das las ar­mas jun­tas. En la Ar­gen­ti­na, Le­vitt tie­ne un emu­la­dor bas­tan­te fa­mo­so: Se­bas­tián Cam­pa­na­rio. Lo cu­rio­so es que tan­to el grin­go co­mo el cu­re­pa sos­tie­nen que recurren al sis­te­ma eco­no­mé­tri­co de me­di­ción, por ser el más con­fia­ble. ¿Por qué la eco­no­mía es tan po­co pre­de­ci­ble, en­ton­ces? Y aquí me des­pi­do: bue­nos días.

“Una de sus con­clu­sio­nes más rui­do­sas fue la que ex­pli­ca que la re­duc­ción de la vio­len­cia en Nue­va York no se de­bía a las se­ve­ras me­di­das de pre­ven­ción y cas­ti­go...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.