Fa­mi­lia de co­ra­zón

Una fa­mi­lia au­tén­ti­ca es aque­lla que ga­ran­ti­za el bie­nes­tar de to­dos sus miem­bros, es­pe­cial­men­te de los más pe­que­ños. Así co­mo el Ho­gar Al­bino Luis, que ha si­do cons­trui­do con el co­ra­zón, los la­zos de la com­pren­sión y los pi­la­res de la se­gu­ri­dad, com­po­nen

Ultima Hora - Vida - - Opinión -

Re­ple­ta de co­lo­res, ju­gue­tes y pro­vis­ta de gran­des do­sis de mi­mos y con­ten­ción, la ca­so­na que al­ber­ga al Ho­gar Al­bino Luis se mues­tra in­mu­ta­ble al so­por del me­dio­día. Al res­guar­do de sus te­chos, la fres­cu­ra de sus ven­ta­na­les, sus in­te­rio­res aco­ge­do­res y la se­re­ni­dad rei­nan­te se per­ci­ben con la pri­me­ra im­pre­sión. El ai­re co­rre con hol­gu­ra y trae ali­vio, y des­de un rin­cón del pa­tio, la di­rec­to­ra Gri­sel­da Ro­jas nos cuen­ta: “Es­te es el es­pa­cio don­de los chi­cos dis­fru­tan del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za to­dos los días; jue­gan a la pe­lo­ta des­de las si­llas de rue­das, el que ca­mi­na le ayu­da al que no pue­de, y así se di­vier­ten en­tre to­dos”.

El ho­gar tie­ne su pro­pia di­ná­mi­ca. “Aquí no te­ne­mos horarios, al­gu­nos chi­cos duer­men de día y otros de no­che. Son 24 ho­ras de pu­ro amor”, re­la­ta Gri­sel­da, mien­tras re­co­rre­mos al­gu­nos rin­co­nes. Ge­ne­ral­men­te, la ru­ti­na em­pie­za a las 5.00, cuan­do los chi­cos se le­van­tan pa­ra desa­yu­nar e hi­gie­ni­zar­se. Des­pués, asis­ten al Cen­tro Edu­ca­ti­vo Surcos de Es­pe­ran­za y re­gre­san pa­ra al­mor­zar y to­mar una sies­ti­ta. Por la tarde, van a la Es­cue­la Fulgencio R. Mo­reno y, al vol­ver a ca­sa, com­ple­tan sus ta­reas y jue­gan. En­tre­me­dio, ha­cen su fi­sio­te­ra­pia y sus cur­sos de ca­te­cis­mo.

Una his­to­ria llena de es­fuer­zos y de mo­men­tos tier­nos se vi­ve en es­ta “su­cur­sal del cie­lo”, co­mo de­fi­ne su di­rec­to­ra. “En lo per­so­nal, es­ta ex­pe­rien­cia me ha su­pues­to co­no­cer de cer­ca la su­pera­ción dia­ria. El mo­men­to más im­por­tan­te es cuan­do nos mi­ran a los ojos, nos be­san, nos abra­zan y nos dan una son­ri­sa; eso es al­go que no quie­ro que se apa­gue nun­ca. Siem­pre me pre­gun­to de dón­de qui­tan tan­to amor, a pe­sar de ha­ber si­do re­cha­za­dos por sus fa­mi­lia­res”, se­ña­la Gri­sel­da, quien lle­gó a la ca­pi­tal des­de Con­cep­ción pa­ra em­bar­car­se en un pro­yec­to que su­po­nía una nueva ex­pe­rien­cia de vi­da.

Una obra de amor

La gé­ne­sis del ho­gar se re­mon­ta a más de 30 años atrás, fru­to de la ins­pi­ra­ción de Li­dia Ba­rre­to de Por­ti­llo, quien pu­so a su hi­jo úni­co, Al­bino Luis, co­mo cen­tro mo­tor de to­do el es­que­ma de un ho­gar es­pe­cia­li­za­do en per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y en si­tua­ción de aban­dono.

La pro­pia vi­da de Ba­rre­to fue un tes­ti­mo­nio de amor y es­pe­ran­za, re­me­mo­ra la di­rec­to­ra: “Tras la muer­te de su es­po­so, ella si­guió tra­tan­do de cu­rar a su hi­jo, al que le diag­nos­ti­ca­ron me­nin­gi­tis cuan­do te­nía cin­co años y se que­dó con las se­cue­las de la en­fer­me­dad. Re­cu­rrió a es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros pa­ra asis­tir­lo, pe­ro al no en­con­trar me­jo­rías vol­vió a Pa­ra­guay con la dis­po­si­ción de crear el ho­gar”, de­ta­lla.

La me­ta de es­ta ma­dre lu­cha­do­ra se con­cre­tó el 13 de se­tiem­bre de 1980, cuan­do se abrie­ron las puer­tas de la fun­da­ción, en la pro­pie­dad que do­nó pa­ra que es­te pro­yec­to se con­vir­tie­ra en un re­fu­gio per­ma­nen­te. Al­bino Luis, quien dio nom­bre al ho­gar, cum­ple es­te mes 57 años.

El ob­je­ti­vo de es­te lu­gar es pro­pi­ciar el desa­rro­llo fí­si­co, men­tal, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual de sus ha­bi­tan­tes. Con ese fo­co de ins­pi­ra­ción, el cui­da­do y la cor­dia­li­dad son in­gre­dien­tes fun­da­men­ta­les del equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio. Son 19 pro­fe­sio­na­les, en­tre ellos, mé­di­co neu­ró­lo­go, pe­dia­tra, odon­tó­lo­go, nu­tri­cio­nis­ta, fi­sio­te­ra­peu­tas, en­fer­me­ras y otros co­la­bo­ra­do­res, quie­nes se tur­nan pa­ra brin­dar aten­ción las 24 ho­ras y tra­ba­jan con ale­gría pa­ra afron­tar los desafíos y ex­pec­ta­ti­vas del día a día.

El cui­da­do de un ni­ño con dis­ca­pa­ci­dad su­po­ne mu­cho tra­ba­jo, por lo que po­si­ble­men­te ha­ya gen­te que pien­se que la de­ci­sión de adop­tar a uno sea una car­ga de vi­da. “Na­da más ale­ja­do de la reali­dad”, re­fie­re emo­cio­na­da Gra­cie­la, pues en el ho­gar se con­cre­ta­ron 11 adop­cio­nes por par­te de los pro­pios miem­bros del con­se­jo di­rec­ti­vo. “Ellos eli­gie­ron un pre­sen­te más in­ten­so. Me cuen­tan que los ni­ños lle­na­ron sus vi­das de pe­que­ñas co­sas, que les ofre­cen ca­da día un re­ga­lo o una opor­tu­ni­dad de des­cu­brir al­go. Son par­te del mi­la­gro de amor y eso es al­go que nos com­pro­me­te más”, se­ña­la.

El va­lor de la fa­mi­lia

Exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre cre­cer en una ins­ti­tu­ción y cre­cer en un ho­gar. En una ca­sa hay afec­to, hay es­ti­mu­la­ción, hay de­di­ca­ción, hay acom­pa­ña­mien­to y sen­ti­mien­tos que se ex­pe­ri­men­tan de am­bos la­dos.

14 Por: Ga­brie­la Fa­ri­ña | Fotos: Javier Val­dez / Gen­ti­le­za de So­fía Ira­la. VI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.