HO­RA DE CAM­BIAR

El ho­ra­rio de ve­rano en­tra a re­gir a par­tir de oc­tu­bre, lo que im­pli­ca ade­lan­tar una ho­ra los re­lo­jes. Es­ta me­di­da, que se sus­ten­ta en la ne­ce­si­dad de apro­ve­char me­jor la luz so­lar pa­ra un aho­rro de ener­gía, ya lle­va 45 años de vi­gen­cia. ¿Cuá­les son sus b

Ultima Hora - Vida - - Vida -

El ho­ra­rio de ve­rano en­tra a re­gir a par­tir de oc­tu­bre, lo que im­pli­ca ade­lan­tar una ho­ra los re­lo­jes.

Se vie­ne es­cu­chan­do des­de 1972: “Aho­ra va­mos a dor­mir una ho­ra me­nos”. Y si bien esa sen­sa­ción pue­de ser ver­da­de­ra, so­lo se ma­ni­fies­ta du­ran­te los pri­me­ros días por­que, al fi­nal, uno se ter­mi­na acos­tum­bran­do al ho­ra­rio de ve­rano. Pe­ro a mu­chos el cam­bio de ho­ra­rio to­da­vía les qui­ta el sue­ño.

Has­ta ha­ce 45 años el ho­ra­rio ofi­cial de Pa­ra­guay era UTC -4, es de­cir, cua­tro ho­ras me­nos que el del me­ri­diano de Green­wich, y has­ta en­ton­ces el úni­co que los pa­ra­gua­yos co­no­cía­mos. En 1972 el Go­bierno de­ci­dió que “pa­ra aho­rrar ener­gía” los re­lo­jes de­bían ade­lan­tar­se una ho­ra, con lo que se con­se­gui­ría la eco­no­mía de elec­tri­ci­dad pre­ten­di­da, gra­cias al me­jor apro­ve­cha­mien­to de la luz so­lar. Fue el adiós al rei­na­do ab­so­lu­to del que hoy lla­ma­mos ho­ra­rio de in­vierno.

Des­de en­ton­ces, dos ve­ces al año, en mar­zo y en oc­tu­bre, nues­tros re­lo­jes y nues­tros or­ga­nis­mos de­ben pa­sar por el pro­ce­so de aco­mo­dar­se a un nuevo rit­mo, que in­clu­ye las ho­ras a las que nos dor­mi­mos y des­per­ta­mos, la per­ma­nen­cia en el tra­ba­jo o en el co­le­gio, el mo­men­to de con­su­mir ali­men­tos y has­ta el tiem­po que le de­di­ca­mos a las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. Nues­tra vi­da, ca­da as­pec­to de ella, se al­te­ra.

Ideas de cam­bio

Quie­nes hur­gan en los orí­ge­nes de es­ta cues­tión coin­ci­den en que cam­biar la ho­ra dos ve­ces al año se le ocu­rrió por pri­me­ra a un hom­bre que de­jó mar­ca­do su pa­so por la his­to­ria: Ben­ja­min Fran­klin, quien ade­más de ha­ber si­do pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, era un gran ob­ser­va­dor y cien­tí­fi­co –se le atri­bu­ye tam­bién la in­ven­ción del pa­ra­rra­yos–, así que cuan­do fue em­ba­ja­dor en Fran­cia (1775-1778), se per­ca­tó de que a la ho­ra que se le­van­ta­ba, las 6.00, el sol ya ilu­mi­na­ba su dor­mi­to­rio.

Por lo vis­to, en su país na­tal no so­lía ser así, de ahí su sor­pre­sa. En­ton­ces, pen­só que se po­dría aho­rrar en acei­te pa­ra las lám­pa­ras si la gen­te se iba a dor­mir una ho­ra más tem­prano, de mo­do a apro­ve­char me­jor a la ma­ña­na si­guien­te la luz diur­na pa­ra ha­cer sus ta­reas.

Esa fue la idea ini­cial, pe­ro en los he­chos re­cién se ma­te­ria­li­zó cuan­do Ale­ma­nia, du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918), de­ci­dió el cam­bio de ho­ra pa­ra aho­rrar car­bón y uti­li­zar­lo en la con­fla­gra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.