¿Cas­trar o no? Esa es la cues­tión

En el Día Mun­dial del Ani­mal, que se re­cuer­da es­ta se­ma­na, eva­lua­mos si es re­co­men­da­ble o no cas­trar a nues­tros pe­rros y ga­tos, y cuá­les son las con­se­cuen­cias.

Ultima Hora - Vida - - Vida -

Es na­tu­ral bus­car siem­pre el bie­nes­tar de la mas­co­ta: se tra­ta de un miem­bro más del ho­gar. Des­de el mo­men­to en que se le abren las puer­tas de la ca­sa, pa­sa a ser una res­pon­sa­bi­li­dad per­ma­nen­te. De­be re­ci­bir aten­cio­nes, cui­da­dos y una bue­na ali­men­ta­ción. Ade­más, tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio man­te­ner un con­trol so­bre sus con­duc­tas, su re­la­ción con otros ani­ma­les y los se­res hu­ma­nos.

Sin em­bar­go, hay per­so­nas que no cum­plen sus res­pon­sa­bi­li­da­des y aban­do­nan a sus ani­ma­les o a sus crías. De ahí la im­por­tan­cia de la cas­tra­ción, un mé­to­do qui­rúr­gi­co que con­sis­te en la ex­trac­ción de las glán­du­las re­pro­duc­ti­vas. Esas glán­du­las pro­du­cen unas hor­mo­nas de­no­mi­na­das es­te­roi­des go­na­da­les (tes­tos­te­ro­na en los ma­chos, y es­tró­geno y pro­ges­te­ro­na en las hem­bras). Con una bre­ve ci­ru­gía, la re­pro­duc­ción no desea­da de nues­tras mas­co­tas se evi­ta, así co­mo los pro­ble­mas que aca­rrea, ex­pli­ca el ve­te­ri­na­rio Ho­ra­cio Vau­tier.

“Des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, lo que ha­ce­mos con la cas­tra­ción es evi­tar las crías in­de­sea­das e in­di­rec­ta­men­te el aban­dono. El aban­dono es una for­ma de maltrato tam­bién. Hay mu­cha car­ga y res­pon­sa­bi­li­dad en eso. Pa­ra mí, el Es­ta­do de­be­ría ha­cer­se car­go, ya sea a ni­vel par­la­men­ta­rio, mu­ni­ci­pal o na­cio­nal. Y tam­bién con cam­pa­ñas gra­tui­tas de es­te­ri­li­za­ción, so­bre to­do en so­cie­da­des de me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo”, sos­tie­ne Vau­tier, un pro­fe­sio­nal ar­gen­tino que, des­de que re­si­de en el país, ha im­pul­sa­do pro­gra­mas so­li­da­rios pa­ra ani­ma­les rescatados de zo­nas ba­jas.

En Pa­ra­guay aún no hay ci­fras a ni­vel po­bla­cio­nal so­bre la can­ti­dad de ani­ma­les que hay por es­pe­cie ni da­tos apro­xi­ma­dos de aban­do­nos o cas­tra­cio­nes pe­rió­di­cas en ge­ne­ral. Sin em­bar­go, el Hos­pi­tal de Cien­cias Ve­te­ri­na­rias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción tie­ne al­gu­nos re­gis­tros. “La cas­tra­ción se ha­ce ge­ne­ral­men­te en fe­li­nos. En ma­chos son má­xi­mo cin­co por mes, y en las hem­bras, de dos a tres por mes, en ca­sos de ru­ti­na. Pe­ro cuan­do se tra­ta de una in­fec­ción en el úte­ro, se ele­va has­ta a 12 por mes. Eso es por­que es­tán en­fer­mas, no es que una per­so­na vie­ne y les trae pa­ra que se les cas­tre”, ex­pli­ca la doc­to­ra Vi­via­na Vi­lla­gra, en­car­ga­da del área de cas­tra­cio­nes del hos­pi­tal. Es­te pro­ce­di­mien­to tam­bién se ha­ce en pe­rros, ge­ne­ral­men­te uno ca­da tres me­ses.

Con es­ta pau­ta es po­si­ble de­ter­mi­nar que ac­tual­men­te es ba­jo el nú­me­ro de cas­tra­cio­nes, es­pe­cial­men­te por ini­cia­ti­va de los pro­pios en­car­ga­dos. “El cos­to es otro mo­ti­vo por el cual hay mu­chos aban­do­nos. No se cas­tra por­que no se pue­de pa­gar o por­que la gen­te no quie­re in­ver­tir en sus ani­ma­les”, ase­gu­ra Gri­sel Al­fon­so Pa­ro­di, fun­da­do­ra y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Pa­ti­tas Fe­li­ces Pa­ra­guay.

Cam­bia la con­duc­ta

Los es­pe­cia­lis­tas afir­man que la cas­tra­ción in­flu­ye de for­ma po­si­ti­va en la sa­lud del ani­mal. En pri­mer lu­gar, se que­dan más en ca­sa. “Tal vez suban un po­co de pe­so, por­que se vuel­ven más ca­se­ros, ya no an­dan va­gan­do ni pe­lean­do. El ani­mal re­po­sa más”, co­men­ta Gri­sel. El cam­bio en la con­duc­ta tam­bién ha­ce que me­jo­re su tra­to con las per­so­nas y con otros ani­ma­les de su en­torno. Co­mún­men­te de­jan de ser te­rri­to­ria­les.

La épo­ca de ce­lo es cuan­do las hem­bras

son re­cep­ti­vas se­xual­men­te, lo cual afec­ta su com­por­ta­mien­to y el de los ma­chos. “Eso es lo que ha­ce que se pe­leen, em­pie­cen a au­llar y mo­les­ten a los ve­ci­nos. Con el ani­mal que ya es­tá cas­tra­do, esa tes­tos­te­ro­na del ma­cho ya no ac­túa en ellos, en­ton­ces es­tán más tran­qui­los, ya no ha­cen ca­so al olor del ce­lo de la hem­bra, pier­den el ins­tin­to de mon­tar­se. De es­te mo­do tam­bién se les es­tá pre­vi­nien­do de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual”, afir­ma la fun­da­do­ra de Pa­ti­tas Fe­li­ces.

Se­gún la doc­to­ra Vi­via­na Vi­lla­gra, a los ga­tos se los cas­tra más que a los pe­rros. Es que la na­tu­ra­le­za de los fe­li­nos ha­ce que se es­ca­pen de la ca­sa de no­che, a ve­ces du­ran­te días, y en oca­sio­nes vuel­ven muy las­ti­ma­dos o con en­fer­me­da­des, a raíz de una mor­di­da. El ga­to, por ejem­plo, rea­li­za el ro­cia­do, que es cuan­do ori­na so­bre los mue­bles, mar­can­do el te­rri­to­rio. Una vez cas­tra­do, des­apa­re­ce ese com­por­ta­mien­to. Con el ani­mal que ya fue cas­tra­do y se vol­vió ca­se­ro, el pro­pie­ta­rio igual­men­te de­be to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios. Co­mo sus ac­ti­vi­da­des fí­si­cas dis­mi­nu­ye­ron, es im­por­tan­te brin­dar­le una bue­na ali­men­ta­ción. “A ve­ces la gen­te cree que la cas­tra­ción es la cau­sa de las en­fer­me­da­des que se pue­den pre­sen­tar en el fu­tu­ro, pe­ro que en realidad se de­ben al es­ti­lo de vi­da que lle­van. Des­de las ob­ser­va­cio­nes que rea­li­cé en es­tos años, di­chos ma­les son por cau­sa de una ali­men­ta­ción ba­sa­da más en car­bohi­dra­tos que en pro­teí­nas. Ellos son car­ní­vo­ros, por en­de, de­be­rían con­su­mir car­bohi­dra­tos en un me­nor por­cen­ta­je, y los ali­men­tos co­mer­cia­les tie­nen 70 a 80% de car­bohi­dra­tos. Eso es lo que con el tiem­po les afec­ta el sis­te­ma di­ges­ti­vo y uri­na­rio –so­bre to­do–. Un ani­mal cas­tra­do lle­va una vi­da se­den­ta­ria, pe­ro con una bue­na ali­men­ta­ción; con jue­gos y vi­si­tas pe­rió­di­cas al ve­te­ri­na­rio se ha­cen ani­ma­les sa­nos y lon­ge­vos”, ase­gu­ra por su par­te la doc­to­ra Mer­ce­des Pa­cher, que tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia en la aten­ción de fe­li­nos.

Hay per­so­nas que se opo­nen a la cas­tra­ción de ani­ma­les. “So­bre un mis­mo pun­to siem­pre ha­brá di­fe­ren­tes opi­nio­nes y creo que ese ti­po de pos­tu­ra res­pon­de a una ideo­lo­gía re­li­gio­sa. Por ejem­plo, hay quie­nes no quie­ren y no au­to­ri­zan ha­cer trans­fu­sio­nes de san­gre a un pe­rro que lo es­tá ne­ce­si­tan­do. Su­ce­de con los hu­ma­nos tam­bién y se res­pe­ta. Pe­ro si se pu­sie­ra en vi­gen­cia una ley, se ten­drá que cum­plir”, en­fa­ti­za Gri­sel Al­fon­so. Ella opi­na que “si vas a te­ner una mas­co­ta en tu ca­sa, es ne­ce­sa­rio te­ner­la sa­na, con­tro­la­da y es­te­ri­li­za­da”.

Cas­tra­ción tem­pra­na

Pe­ro pa­ra es­tar se­gu­ros de cier­tos as­pec­tos so­bre la cas­tra­ción, es ne­ce­sa­rio de­rri­bar al­gu­nos mi­tos. Por ejem­plo, el que afir­ma que an­tes de ser cas­tra­dos, los pe­rros y ga­tos de­ben te­ner pri­me­ro una cría. El doc­tor Vau­tier di­ce que no es ne­ce­sa­rio, así co­mo tam­po­co es cier­to que de­ban es­pe­rar has­ta la eta­pa de la pu­ber­tad. “La ten­den­cia hoy es cas­trar­los an­tes del pri­mer ce­lo”, se­ña­la. So­bre es­te pun­to, co­men­ta que él sue­le rea­li­zar es­ta ci­ru­gía a par­tir de los cua­tro me­ses del ani­mal.

En una cas­tra­ción tem­pra­na hay va­rias ven­ta­jas: la ci­ru­gía ge­ne­ral­men­te es más sen­ci­lla y se re­du­cen a ce­ro los ries­gos de que el ani­mal lle­gue a pa­de­cer tu­mo­res de ma­ma, una pa­to­lo­gía fre­cuen­te tan­to en pe­rras co­mo en ga­tas.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan es­pe­cial­men­te con fe­li­nos con­si­de­ran que dos me­ses ya es una edad ade­cua­da, tra­tán­do­se de una si­tua­ción ex­cep­cio­nal. “Es ne­ce­sa­rio pa­ra los que es­tán en si­tua­ción de ca­lle, don­de no hay con­trol de eda­des. Por­que una ga­ti­ta de cua­tro me­ses ya pue­de que­dar pre­ña­da si hay ma­chos sin cas­trar ron­dan­do cer­ca, y pre­ñar­se a esa edad le aca­rrea­rá más pro­ble­mas, in­clu­so la muer­te. Tie­ne que ser rea­li­za­da siem­pre por pro­fe­sio­na­les pre­pa­ra­dos, con mé­to­dos es­pe­cí­fi­cos y con los de­bi­dos cui­da­dos. En cam­bio, si es una mas­co­ta de fa­mi­lia, siem­pre acon­se­jo es­pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.