To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Vida -

Es­te ser­vi­dor es el analó­gi­co al que es­tas lí­neas se re­fe­ri­rán en el es­pa­cio co­rres­pon­dien­te. Cuan­do se ago­ten los pun­tos a des­cri­bir y dis­cu­tir, ape­la­re­mos a otros asun­tos. En lo que a mi con­di­ción de analó­gi­co se re­fie­re, soy una es­pe­cie de pa­ria co­mu­ni­ca­cio­nal, pa­ra mis pro­pios ami­gos. Pe­ro no con­se­gui­rán do­ble­gar mi ace­ra­da mal­que­ren­cia con el mun­di­llo di­gi­tal. En mi ca­sa hay mu­chos ce­lu­la­res y ta­blets, con los que mis hi­jas in­ter­cam­bian fotos, bro­mas (o me­mes) y da­tos ab­so­lu­ta­men­te pres­cin­di­bles con sus res­pec­ti­vas ros­cas de aso­cia­dos. En cam­bio, yo me man­ten­go fiel al pro­pó­si­to ini­cial que lle­vó a su crea­dor a in­ven­tar el te­lé­fono ce­lu­lar: lla­mar y re­ci­bir lla­ma­dos don­de quie­ra que se en­cuen­tre uno –ex­cep­tuan­do los si­tios sin se­ñal– y en­viar o re­ci­bir men­sa­jes de tex­to, ya un agre­ga­do a la in­ten­ción bá­si­ca, y has­ta por ahí no­más.

Pe­ro apa­re­cie­ron los ce­lu­la­res con cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca in­cor­po­ra­da, y co­mo sie­te u ocho sis­te­mas de uso del apa­ra­ti­to, in­clu­yen­do fun­cio­nes re­ser­va­das has­ta en­ton­ces a las compu­tado­ras, las gra­ba­do­ras y la ma­gia: la dis­po­ni­bi­li­dad de música y pe­lí­cu­las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas; el ac­ce­so a co­te­jos de­por­ti­vos de to­do el mun­do, en vi­vo o re­cu­pe­ra­dos de un ar­chi­vo; la con­sul­ta con res­pues­ta in­me­dia­ta so­bre cual­quier asun­to que in­vo­lu­cre a la his­to­ria hu­ma­na, la fau­na y la flo­ra del mun­do en­te­ro, y has­ta un ser­vi­cio de GPS.

Amo la música, pe­ro de­plo­ro te­ner que es­cu­char­la en una suer­te de chi­cha­rra mu­si­cal. El ci­ne es mi ar­te por ex­ce­len­cia, pues aú­na va­rias de las ar­tes clá­si­cas ofi­cia­les. Pe­ro no me gus­ta ver una pe­lí­cu­la en­te­ra en una ca­ji­ta me­dio de ju­gue­te, sin po­der aco­mo­dar­me a mis an­chas, co­mo fren­te al te­le­vi­sor, ni man­du­car bo­ca­dos va­rios y be­ber cer­ve­za o cual­quier otro lí­qui­do del mis­mo te­nor, mien­tras trans­cu­rre la his­to­ria fil­ma­da.

En su­ma: no hay ta­ma­ño que se aco­mo­de a mis exi­gen­cias. El uso en gra­do epi­dé­mi­co del ce­lu­lar ma­tó (o de­jó mal­he­ri­da) a la co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal. Me ha to­ca­do ver mu­chas ve­ces a gru­pos de gen­te, sen­ta­dos to­dos a una me­sa, lue­go de ha­ber co­mi­do y be­bi­do, en­tre­gar­se a un fre­né­ti­co te­cleo –o “pul­ga­reo”– de sus ce­lu­la­res, sin ha­blar pa­ra na­da con sus com­pa­ñe­ros de me­sa, a quie­nes su­pon­go ami­gos en­tre sí.

En fin: que yo y al­gu­nas per­so­nas más es­ta­mos fue­ra de la exa­ge­ra­da fie­bre di­gi­tal, y man­te­ne­mos la pre­fe­ren­cia de com­par­tir con los ami­gos y ami­gas, los mo­men­tos que nos to­quen com­par­tir, ha­blan­do de per­so­na a per­so­na. Es­tar fue­ra del des­qui­cia­do mun­di­llo di­gi­tal es el pre­cio a pa­gar por guar­dar una mó­di­ca sen­sa­tez, y lo pa­go con gus­to. Al­gu­na vez las aguas vol­ve­rán a su an­ti­guo cau­ce.

Pre­ser­ve­mos el idio­ma es­pa­ñol

La pa­sión no del to­do sin­ce­ra que des­pier­ta el idio­ma gua­ra­ní nos ha­ce ol­vi­dar que el es­pa­ñol, el idio­ma que em­plea­mos pa­ra co­mu­ni­car­nos con to­do el mun­do, es­tá sien­do so­me­ti­do a una ver­da­de­ra sa­cu­di­da ase­si­na. El mal uso de es­te idio­ma es agra­va­do por cau­sas di­ver­sas co­mo las abre­via­tu­ras cri­mi­na­les usa­das por los que es­cri­ben en su ce­lu­lar, las sal­va­ja­das que se es­cri­ben y pro­nun­cian en ca­si to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y el ci­ne nor­te­ame­ri­cano. En es­te ci­ne, los do­bla­jes y sub­ti­tu­la­dos com­pi­ten en quién pi­fia más y peor. “Si me en­vían más sol­da­dos, yo pu­die­ra to­mar esa pla­za”, “Hay que ir­nos”, so­lo son dos ejem­plos de la fal­ta de res­pe­to del que ha­cen ga­la los ca­pos de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ame­ri­ca­na. Y cuan­do hay sub­ti­tu­la­do y do­bla­je al mis­mo tiem­po, uno se en­cuen­tra con una es­pe­cie de oda al su­rrea­lis­mo es­qui­zo­fré­ni­co: las le­tras in­for­man una co­sa y el so­ni­do otra cual­quie­ra. Y has­ta aquí lle­gué. Gra­cias por su aguan­te y bue­nos días.

"Yo me man­ten­go fiel al pro­pó­si­to ini­cial que lle­vó a su crea­dor a in­ven­tar el te­lé­fono ce­lu­lar: lla­mar y re­ci­bir lla­ma­dos don­de quie­ra que se en­cuen­tre uno, y en­viar o re­ci­bir men­sa­jes de tex­to".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.