El de­seo de ma­tar

El so­na­do ca­so de una pa­re­ja que ase­si­nó por pla­cer es­tre­me­ció a la so­cie­dad y de­jó una preo­cu­pa­ción: ¿se pue­de re­co­no­cer y tra­tar a un psi­có­pa­ta?

Ultima Hora - Vida - - Front Page -

Un día, los pa­ra­gua­yos nos en­con­tra­mos cara a cara con una reali­dad que creía­mos pro­pia de lu­ga­res ale­ja­dos y que so­lo se veía por te­le­vi­sión. Pen­sá­ba­mos que nues­tra so­cie­dad era in­mu­ne a epi­so­dios co­mo el que in­vo­lu­cró a Gi­se­lla Mi­lea Ot­to y a Isaías Raúl To­rres, y a su víc­ti­ma Agus­tín Ema­nuel Bo­ga­do. Por­que en Pa­ra­guay no se co­no­ce nin­gún ca­so de al­gu­na pa­re­ja que ha­ya asesinado por el me­ro pla­cer de ha­cer­lo. Pe­ro el ho­rror, ha­bía si­do, tam­bién ha­bi­ta en­tre no­so­tros.

El cri­men, ocu­rri­do en fe­bre­ro de 2014, ha­bía si­do pre­sen­ta­do ini­cial­men­te co­mo un ca­so pa­sio­nal, e in­clu­so las pri­me­ras sos­pe­chas re­ca­ye­ron so­bre la no­via del asesinado, la mo­de­lo Jaz­mín Ba­ran­da. So­lo la per­sis­ten­cia de la ma­dre de Agus­tín, y sus reite­ra­das en­tre­vis­tas con el en­ton­ces pre­sun­to ase­sino de su hi­jo, de­ri­vó en una di­rec­ción in­sos­pe­cha­da: el ase­si­na­to fue obra de una pa­re­ja.

Y lo que pa­re­cía ser un acuer­do pa­ra un trío que sa­lió mal, pa­só a ser un ca­so de ho­mi­ci­dio por pla­cer cuan­do se co­no­cie­ron los men­sa­jes que la pa­re­ja ase­si­na in­ter­cam­bió des­pués de la muer­te de Bo­ga­do. En ellos, To­rres y Mi­lea Ot­to se re­go­dean re­cor­dan­do los de­ta­lles del cri­men y com­pro­me­tién­do­se a re­pe­tir­lo so­lo por el pla­cer que les pro­du­jo ma­tar a al­guien.

En­te­rar­se de los es­ca­lo­frian­tes por­me­no­res fue un cim­bro­na­zo pa­ra la so­cie­dad pa­ra­gua­ya, que em­pe­zó a in­tere­sar­se en las con­duc­tas de los psi­có­pa­tas, a pre­gun­tar­se si ca­sos co­mo es­te po­drían reite­rar­se y a preo­cu­par­se por la po­si­bi­li­dad de que la res­pues­ta a es­te in­te­rro­gan­te fue­ra afir­ma­ti­va. El es­ca­lo­frío que en­ton­ces re­co­rrió la es­pi­na dor­sal de mu­chos pa­ra­gua­yos to­da­vía no se ex­tin­guió.

Único, has­ta aho­ra

“En mis prác­ti­cas tu­ve mu­chos ca­sos muy den­sos, de crí­me­nes, de di­fe­ren­tes ti­pos de ho­mi­ci­dio. Pe­ro es­te ni­vel de cruel­dad y per­ver­sión no lle­gué a eva­luar. Y de los que sa­len a la luz, es uno de los po­cos, tal vez el único, por­que se tra­ta de una pa­re­ja que ac­tuó de ma­ne­ra pre­me­di­ta­da”, co­men­ta la psi­có­lo­ga fo­ren­se Al­ma Se­go­via.

La pro­fe­sio­nal, gra­dua­da en Psi­co­lo­gía y en De­re­cho, tra­ba­ja pa­ra la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia des­de ha­ce 15 años. La ma­yor par­te de ese tiem­po es­tu­dió a con­de­na­dos y ac­tual­men­te lo ha­ce con ado­les­cen­tes. Se­go­via re­cuer­da so­lo ca­sos in­di­vi­dua­les, co­mo el de la mu­jer que ase­si­nó a sus dos ma­ri­dos pa­ra co­brar el se­gu­ro de vi­da, o el del ciu­da­dano eu­ro­peo, un es­tan­cie­ro que ma­tó a tres per­so­nas, en­tre ellas a uno de sus peo­nes, dos ejem­plos de crí­me­nes per­pe­tra­dos por psi­có­pa­tas.

En el ca­so de es­ta pa­re­ja, am­bos pre­sen­tan ras­gos psi­co­pá­ti­cos, pe­ro si son o no, hay que ver­lo, por­que pue­de tra­tar­se de un tras­torno sá­di­co de la per­so­na­li­dad, que es pa­re­ci­do. Pe­ro pa­ra de­ter­mi­nar eso se ne­ce­si­tan va­rias en­tre­vis­tas, aun­que ge­ne­ral­men­te es­te ti­po de crí­me­nes son co­me­ti­dos por psi­có­pa­tas, se­gún el psi­có­lo­go y psi­co­pa­tó­lo­go fo­ren­se Eduar­do Bie­ber.

Pe­ro ¿qué es un psi­có­pa­ta? Es al­guien con una per­so­na­li­dad pe­cu­liar, en la cual do­mi­na la au­sen­cia de emo­cio­nes mo­ra­les, co­mo la em­pa­tía, la culpa o el sen­ti­do de la jus­ti­cia. Pre­sen­tan un gran nar­ci­sis­mo y ca­pa­ci­dad de men­ti­ra, y una pro­pen­sión a la ex­plo­ta­ción del otro, con po­co mie­do an­te el cas­ti­go, se­gún de­fi­ne el ex­per­to es­pa­ñol en cri­mi­no­lo­gía y psi­co­lo­gía fo­ren­se Vi­cen­te Ga­rri­do Ge­no­vés, en la pá­gi­na Pe­rio­dis­mo Di­gi­tal.

Las cau­sas que pue­den des­en­ca­de­nar un tras­torno psi­co­pá­ti­co son va­rias. Se­go­via afir­ma que es mul­ti­fac­to­rial, y que con­cu­rren tan­to fac­to­res bio­ló­gi­cos co­mo psi­co­ló­gi­cos y am­bien­ta­les. “En cuan­to a lo bio­ló­gi­co, te­ne­mos ex­pli­ca­cio­nes des­de la neu­ro­cien­cia, que in­vo­lu­cran a la cor­te­za pre­fron­tal, de al­gún da­ño en la cor­te­za ce­re­bral que ha­ce que es­ta per­so­na ven­ga con una fa­lla”, agre­ga Se­go­via.

Ga­rri­do Ge­no­vés sos­tie­ne que hay una pre­dis­po­si­ción, mo­ti­va­da por un sis­te­ma ner­vio­so que pa­re­ce me­nos pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­pre­tar las claves emo­cio­na­les y pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que con­si­de­ren el bie­nes­tar per­so­nal de uno mis­mo y de los de­más a me­diano y lar­go pla­zo. El am­bien­te pue­de fo­men­tar creen­cias y há­bi­tos an­ti­so­cia­les, fa­vo­re­cien­do es­tos ras­gos in­na­tos.

"La es­truc­tu­ra ce­re­bral es com­ple­ja; te­ne­mos las hor­mo­nas que re­gu­lan nues­tras emo­cio­nes y pue­de exis­tir ahí al­gún in­con­ve­nien­te. Los fac­to­res psi­co­ló­gi­cos in­flu­yen des­de la con­cep­ción: si el hi­jo fue o no desea­do, qué pro­ble­mas afron­tó, si hu­bo o no con­su­mo de al­gu­na sus­tan­cia que ha­ya te­ni­do con­se­cuen­cias en lo bío-psi­co­ló­gi­co en el ni­ño, el aban­dono, et­cé­te­ra”, aña­de Se­go­via.

Cuán­tos son

Si los psi­có­pa­tas es­tán en­tre no­so­tros, ¿se sa­be qué por­cen­ta­je de la po­bla­ción pue­de su­frir es­te tras­torno? No hay nú­me­ros con­clu­yen­tes. En un cur­so rea­li­za­do re­cien­te­men­te en Ecua­dor, so­bre eva­lua­ción de la psi­co­pa­tía, los par­ti­ci­pan­tes ana­li­za­ron va­rios ca­sos de la re­gión y con­clu­ye­ron que no es po­si­ble de­ter­mi­nar por­cen­ta­jes, lo que en el ca­so del Pa­ra­guay es aun más di­fí­cil por­que prác­ti­ca­men­te no exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes al res­pec­to.

Sin em­bar­go, en el ci­ta­do cur­so se re­sal­tó –aun­que sin men­cio­nar can­ti­da­des– que en La­ti­noa­mé­ri­ca exis­te un por­cen­ta­je ba­jo de psi­co­pa­tías, com­pa­ra­do con otras re­gio­nes. Ga­rri­do Ge­no­vés afir­ma que se es­ti­ma que un 1 o 2% de la po­bla­ción es con­si­de­ra­da co­mo psi­có­pa­ta pu­ra, y que por razones bio­ló­gi­cas y so­cia­les –sin es­pe­ci­fi­car cuá­les son–, el hom­bre tie­ne una pre­sen­cia ma­yor en el tras­torno, apro­xi­ma­da­men­te de 5 a 1.

Bie­ber ase­gu­ra que en cual­quier cár­cel, en­tre un 20 y un 30% de la po­bla­ción pro­ba­ble­men­te sea psi­có­pa­ta. Pe­ro en Pa­ra­guay, lo que se sue­le diag­nos­ti­car es un tras­torno an­ti­so­cial de la per­so­na­li­dad (TAP) o so­cio­pa­tía. “El so­ció­pa­ta es el que tie­ne ya una ca­rre­ra de­lic­ti­va de jo­ven, es un de­lin­cuen­te ju­ve­nil. En cam­bio, los psi­có­pa­tas, o la ma­yo­ría de ellos, no son cri­mi­na­les o no es­tán en la cár­cel”, ex­pli­ca.

Otra pre­gun­ta es si se pue­den de­tec­tar en la in­fan­cia con­duc­tas o ras­gos que de­ri­ven en una psi­co­pa­tía, a lo que Se­go­via res­pon­de que uno de los in­di­ca­do­res con­si­de­ra­dos clá­si­cos has­ta aho­ra es si el ni­ño pre­sen­ta cruel­dad ha­cia los ani­ma­les. "Eso de­be lla­mar la aten­ción; cla­ro que pue­de ha­ber si­do un mo­men­to na­da más, por­que des­car­gó su ira, al­go so­lo cir­cuns­tan­cial. Pe­ro te­ne­mos que pres­tar­le aten­ción a ese in­di­ca­dor”.

Ade­más de la cruel­dad con­tra los ani­ma­les, otro in­di­ca­dor es la enure­sis –que con­sis­te en la fal­ta de con­trol so­bre los es­fín­te­res– y la pi­ro­ma­nía o la atrac­ción por el fue­go, y el gus­to de pro­vo­car in­cen­dios. Sin em­bar­go, es­to tam­po­co es es­tric­to, por­que no to­dos los chi­cos a los que les gus­ta el fue­go ter­mi­na­rán sien­do psi­có­pa­tas, por­que “una co­sa es pen­sar y otra, ac­tuar”.

“En Pa­ra­guay, la psi­co­pa­tía se co­no­ce po­co, por­que pa­ra diag­nos­ti­car eso te­nés que con­tar con ex­pe­rien­cia, y se re­cu­rre a sis­te­mas de eva­lua­ción es­pe­cia­les uti­li­za­dos en las cár­ce­les que no es­cu­ché que se lle­ven a ca­bo en nues­tro país, por­que hay que ha­cer un cur­so pa­ra po­der apli­car­los. Se ha­bla del te­ma pe­ro, ofi­cial­men­te, en los in­for­mes de la fis­ca­lía, del Po­der Ju­di­cial, no aparece la psi­co­pa­tía, sino el TAP”, se­ña­la Bie­ber.

Tam­bién hay un test re­co­no­ci­do a ni­vel mundial, que es el más uti­li­za­do en las áreas pe­ni­ten­cia­ria, clí­ni­ca y fo­ren­se, de­no­mi­na­do PSLR, que eva­lúa la psi­co­pa­tía en los ado­les­cen­tes. “Pe­ro aun con ese test, no po­de­mos po­ner­le a un jo­ven la eti­que­ta de psi­có­pa­ta, por­que pue­de pre­sen­tar ras­gos psi­co­pá­ti­cos que lo lle­va­rán, o no, a co­me­ter al­gún de­li­to más ade­lan­te. No siem­pre el que es psi­có­pa­ta va a co­me­ter un de­li­to”, acla­ra por su par­te, Se­go­via.

Com­por­ta­mien­to

No hay un ras­go fí­si­co que per­mi­ta re­co­no­cer que al­guien es psi­có­pa­ta, pues ge­ne­ral­men­te son per­so­nas se­duc­to­ras, en­can­ta­do­ras, agra­da­bles, so­cia­bles; es­tán per­fec­ta­men­te ca­mu­fla­das en la so­cie­dad y no se lle­ga a per­ci­bir que pue­dan cons­ti­tuir un pe­li­gro, por­que lu­cen co­mo cual­quie­ra de no­so­tros.

Los psi­có­pa­tas in­te­gra­dos son los que es­tán per­fec­ta­men­te in­ser­ta­dos en la so­cie­dad. Pue­de tra­tar­se de un je­fe, un po­lí­ti­co, una per­so­na que es­tá a nues­tro la­do: "Cual­quie­ra pue­de ser un psi­có­pa­ta in­te­gra­do, que no co­me­te de­li­tos, pue­de mo­rir­se sin co­me­ter al­guno".

Se­go­via ase­ve­ra que to­dos po­de­mos te­ner al­gún pen­sa­mien­to psi­co­pá­ti­co. Por ejem­plo, “có­mo qui­sie­ra ti­rar a esa per­so­na por la es­ca­le­ra”, con la di­fe­ren­cia de que no lle­ga­mos a con­cre­tar ese im­pul­so, no pa­sa del pen­sa­mien­to y en eso in­ter­vie­nen las ba­rre­ras mo­ra­les y otros obs­tácu­los que nos im­pi­den co­me­ter el ac­to.

Tam­po­co un so­lo de­li­to ha­ce a la es­truc­tu­ra, sos­tie­ne la pro­fe­sio­nal y agre­ga que es por eso es que “hay que mi­rar to­do, la his­to­ria de vi­da, la his­to­ria es­co­lar, có­mo se com­por­ta­ba en su en­torno; hay ras­gos, per­so­nas que res­pon­den de cier­ta ma­ne­ra an­te si­tua­cio­nes; no se pue­de de­cir 'es­ta per­so­na es com­ple­ta­men­te psi­có­pa­ta', por­que hay ni­ve­les”.

¿Se pue­de cu­rar? “Por des­gra­cia, en la ac­tua­li­dad no, aun­que su vio­len­cia dis­mi­nu­ye con la edad”, afir­ma Ga­rri­do Ge­no­vés, al­go en lo que Se­go­via coin­ci­de, aun­que se­ña­la que sí se pue­de lle­gar a tra­tar la co­mor­bi­li­dad en el psi­có­pa­ta, por ejem­plo, si tie­ne un tras­torno de an­sie­dad o una de­pre­sión.

Se in­ter­vie­ne des­de la psi­co­lo­gía, se tra­ba­ja con ellos, se les ayu­da a rea­li­zar una la­bor-te­ra­pia, se les ayu­da a con­tro­lar sus im­pul­sos, de acuer­do a ca­da ca­so y per­so­na­li­dad. Se van ha­cien­do di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes, pe­ro no un tra­ta­mien­to, por­que ellos ge­ne­ral­men­te no res­pon­den a es­tos.

¿Qué es lo que se le en­se­ña a un psi­có­pa­ta en un tra­ta­mien­to? Se le en­se­ña a sen­tir emo­cio­nes, que es lo que tie­ne blo­quea­do: por ejem­plo, la com­pa­sión, la em­pa­tía. “Una si­tua­ción que se le plan­tea es: 'Mu­rió tu pa­pá, ¿qué sen­tis­te?', y res­pon­den: 'Y llo­ré', pe­ro no sa­ben ex­pli­car la emo­ción, por­que no la sien­ten”, ex­pli­ca Se­go­via.

La pro­fe­sio­nal acla­ra que no se pue­den crear emo­cio­nes en quien no las tie­ne, y lo que los psi­có­pa­tas ha­cen es co­piar. Pe­ro a ve­ces hay cier­tas si­tua­cio­nes o per­so­nas que ge­ne­ran emo­ción en ellos y en esos ca­sos hay que ana­li­zar cuál es el gra­do de psi­co­pa­tía.

Cul­pa­bles

Los ex­per­tos coin­ci­den en que la psi­co­pa­tía no es un ate­nuan­te del de­li­to que co­me­ten los psi­có­pa­tas y que el tras­torno no los ha­ce inimpu­tables, por lo que son ab­so­lu­ta­men­te res­pon­sa­bles de sus ac­tos, al con­tra­rio de un enaje­na­do men­tal, quien sí pue­de ser inimpu­table por­que no

es­tá cons­cien­te de lo que ha­ce.

“En el ca­so de es­tos 'chi­cos' (Mi­lea Ot­to y To­rres), hu­bo per­ver­sión y pla­cer. Hay ele­men­tos que es­tán sa­lien­do a la luz y pa­re­ce que ya hu­bo otras oca­sio­nes, aun­que to­do pue­de ser una fan­ta­sía de él (To­rres) pa­ra con­ven­cer o im­pre­sio­nar­la a ella. Más bien pa­re­ce pro­duc­to de su fan­ta­sía, por­que no hay de­nun­cias de des­apa­ri­ción con las ca­rac­te­rís­ti­cas que él men­cio­na”, afir­ma Se­go­via.

La psi­có­lo­ga fo­ren­se ex­pli­ca que, en cual­quier ca­so, se de­be te­ner un diag­nós­ti­co co­rrec­to de psi­co­pa­tía, pe­ro acla­ra que ese diag­nós­ti­co es muy di­fí­cil de ha­cer en Pa­ra­guay, por­que los pro­fe­sio­na­les de­ben tra­ba­jar con la po­bla­ción con­de­na­da, y no exis­ten su­fi­cien­tes re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra la ta­rea.

“Te­ne­mos una po­bla­ción apro­xi­ma­da de 4.000 in­ter­nos, y den­tro de la cár­cel de Ta­cum­bú hay cua­tro pro­fe­sio­na­les psi­có­lo­gos. Esa can­ti­dad no va a dar abas­to. Tam­po­co se cum­ple lo que di­ce el Có­di­go de Eje­cu­ción Pe­nal, que ha­bla de cla­si­fi­car a los in­ter­nos por de­li­to. Es­tán ha­ci­na­dos, mez­cla­dos y así cues­ta lle­gar a la reha­bi­li­ta­ción de la po­bla­ción co­mún, ni qué de­cir de los psi­có­pa­tas”.

Con­tar con un lu­gar ade­cua­do pa­ra la reha­bi­li­ta­ción y rein­ser­ción de los con­de­na­dos es una deu­da pen­dien­te del Es­ta­do, lo que se agu­di­za en el ca­so de los psi­có­pa­tas, por­que ellos de­ben es­tar apar­ta­dos de la so­cie­dad.

“A ve­ces hay una evo­lu­ción po­si­ti­va a lo lar­go del tiem­po. Se vuel­ven adul­tos, van pa­san­do por di­fe­ren­tes eta­pas y mer­ma esa ne­ce­si­dad. Pe­ro no siem­pre, por eso hay que ha­cer­les un se­gui­mien­to. Co­mo les di­go a mis co­le­gas: es­te ca­so no ter­mi­na aquí, hay co­sas que ana­li­zar y, so­bre to­do, debemos es­tar pen­dien­tes de có­mo van evo­lu­cio­nan­do y dar­les al­go que ha­cer en la cár­cel, pre­pa­rar un plan de tra­ba­jo pa­ra ellos, por­que la so­lu­ción tam­po­co es ir a de­po­si­tar­los ahí”, apun­ta.

Se­go­via no es­tá de acuer­do en apli­car la pe­na de muer­te a los psi­có­pa­tas que ase­si­na­ron. “La gen­te quie­re la pu­ni­ción, el cas­ti­go, por­que es­tos ca­sos asus­tan y nos po­nen en aler­ta, por­que no de­be­rían su­ce­der y es­ta­mos to­dos ex­pues­tos. Pe­ro tam­po­co po­de­mos ser un po­co psi­co­pá­ti­cos y pe­dir la muer­te”, opi­na. El ca­so de la pa­re­ja de psi­có­pa­tas ase­si­nos nos cues­tio­na co­mo so­cie­dad y no en­ros­tra una reali­dad que has­ta aho­ra no veía­mos o no que­ría­mos ver.

DIAG­NÓS­TI­CO DI­FÍ­CIL. Pa­ra re­co­no­cer a un psi­có­pa­ta se re­cu­rre a sis­te­mas de eva­lua­ción es­pe­cia­les usa­dos en cár­ce­les, que aún no se apli­can en Pa­ra­guay.

SIN SA­LI­DA. La psi­co­pa­tía no es un tras­torno que se pue­da cu­rar, se­gún los ex­per­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.