CA­ZA­DO­RAS DE HIS­TO­RIAS

Res­ca­tar vi­ven­cias co­ti­dia­nas de per­so­nas co­mu­nes e in­mor­ta­li­zar­las en las pá­gi­nas de un li­bro des­ti­na­do al en­torno cer­cano. Es lo que pro­po­nen dos mu­je­res em­pren­de­do­ras, pa­ra quie­nes el en­can­to del pa­pel y de los re­la­tos es­cri­tos es in­su­pe­ra­ble.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Sil­va­na Mo­li­na | Fotos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Res­ca­tar vi­ven­cias co­ti­dia­nas de per­so­nas co­mu­nes e in­mor­ta­li­zar­las en las pá­gi­nas de un li­bro des­ti­na­do al en­torno cer­cano. Es lo que pro­po­nen dos mu­je­res em­pren­de­do­ras.

Hay his­to­rias lin­das por to­dos la­dos. His­to­rias de gen­te co­mún pe­ro no por eso me­nos es­pe­cia­les. His­to­rias anó­ni­mas, que me­re­cen ser con­ta­das y re­gis­tra­das en un li­bro. El pro­ble­ma es que no exis­ten mu­chas per­so­nas que ten­gan la ha­bi­li­dad de es­cri­bir­las.

Ga­brie­la Mur­doch (45) y Ma­ría Jo­sé Pe­ral­ta (49) per­ci­bie­ron ese vacío y de­ci­die­ron con­ver­tir­lo en el pun­to fuer­te de un ne­go­cio. Así, idea va, idea vie­ne, se ani­ma­ron a dar for­ma a Tu Li­bro, un em­pren­di­mien­to des­de el cual ofre­cen un no­ve­do­so ser­vi­cio: con­cre­tar el sue­ño del li­bro pro­pio.

Con­ven­ci­das de que cual­quier per­so­na pue­de te­ner al­go que va­le la pe­na con­tar, ini­cia­ron la búsqueda de po­ten­cia­les in­tere­sa­dos. “Hay mi­les de his­to­rias anó­ni­mas muy lin­das”, re­sal­ta Ga­brie­la. Y lo ha­ce con co­no­ci­mien­to de cau­sa, pues ella ejer­ció el pe­rio­dis­mo du­ran­te 23 años en el dia­rio Ul­ti­ma Ho­ra.

“No­so­tros siem­pre de­ci­mos que to­das las vi­das son im­por­tan­tes y el que quie­ra pue­de te­ner su pro­pio li­bro don­de con­tar su his­to­ria. No ne­ce­si­tan ser fa­mo­sos pa­ra ha­cer­lo”, refuerza Ma­ría Jo­sé, quien tra­ba­jó du­ran­te mu­cho tiem­po con li­bros en una re­co­no­ci­da editorial y, an­tes, co­mo pe­rio­dis­ta en el dia­rio Abc Co­lor.

Al res­ca­te de las vi­ven­cias

La his­to­ria de amor de una pa­re­ja que se va a ca­sar, los mo­men­tos que se vi­ven en torno al na­ci­mien­to de un hi­jo, las me­mo­rias de un ma­tri­mo­nio que cum­ple sus bo­das de pla­ta o de oro, el aniver­sa­rio de una em­pre­sa o las anéc­do­tas de un gru­po de com­pa­ñe­ros que di­ce adiós al co­le­gio. A la ho­ra de re­la­tar vi­ven­cias, las po­si­bi­li­da­des son mu­chas. Y el va­lor de la pro­pues­ta de es­tas em­pren­de­do­ras es en­car­gar­se de dar for­ma a esos re­la­tos.

“Nos en­con­tra­mos con que ha­bía mu­cha gen­te que que­ría pu­bli­car al­go so­bre su vi­da o la de su fa­mi­lia, al­go que por ahí no le in­tere­sa al gran pú­bli­co pe­ro que sí es muy im­por­tan­te pa­ra esa per­so­na y su en­torno cer­cano. Nos de­cían: quie­ro es­cri­bir un li­bro pe­ro no sé có­mo ha­cer­lo. En­ton­ces, no­so­tras les so­lu­cio­na­mos eso”, ase­gu­ra Ma­ri­jó.

El for­ma­to per­fec­to

¿Por qué, en ple­na era di­gi­tal, apos­tar a un pro­yec­to que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a un ma­te­rial im­pre­so? Gaby res­pon­de con con­vic­ción: “En pri­mer lu­gar, por­que es lo que nos gus­ta y lo que sa­be­mos ha­cer. Pe­ro tam­bién por­que que­re­mos res­ca­tar el es­pí­ri­tu del li­bro, vol­ver al en­can­to del pa­pel”. Sin em­bar­go acla­ra: “Eso no qui­ta que en al­gún mo­men­to nos plan­tee­mos ha­cer e-books tam­bién”.

Pa­ra es­tas mu­je­res for­ja­das pro­fe­sio­nal­men­te en­tre pá­gi­nas con olor a tinta, un li­bro es ideal pa­ra re­su­mir y con­tar una his­to­ria. “Por lo ge­ne­ral, cuan­do al­guien quie­re mos­trar sus re­cuer­dos, no sa­ca sus ar­chi­vos

di­gi­ta­les, por­que ca­si siem­pre es­tán to­dos dis­per­sos. Por eso, el li­bro es el for­ma­to per­fec­to que en­con­tra­mos pa­ra re­unir to­das esas vi­ven­cias en un ma­te­rial que se pue­de apre­ciar de una vez, en una sen­ta­da. Te­nés ahí to­do jun­to: las fotos y la his­to­ria con­den­sa­da”, des­ta­ca Pe­ral­ta.

Eso sí, pa­ra ellas es un tra­ba­jo tan gran­de co­mo desafian­te. “Pa­ra el pri­mer li­bro, que era so­bre la vi­da de un ma­tri­mo­nio, nos tra­je­ron ¡70 ál­bu­mes de fotos pa­ra se­lec­cio­nar! Y no­so­tras les de­vol­vi­mos un li­bro de 80 pá­gi­nas con to­da su his­to­ria. Ellos, fe­li­ces de la vi­da”, re­cuer­dan.

En­tran­do en con­fian­za

El pun­to de par­ti­da de es­te tra­ba­jo son las en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad. “Lo que plan­tea­mos son dos o tres en­cuen­tros con las per­so­nas pa­ra ir co­no­cién­do­las, aden­trán­do­nos en su his­to­ria, ha­cien­do que en­tren en con­fian­za. Y así se suel­tan y van sur­gien­do los re­cuer­dos”, ex­pli­ca Mur­doch.

Las ta­reas se re­par­ten y se al­ter­nan. Es un tra­ba­jo de equi­po: mien­tras una ha­ce las en­tre­vis­tas y es­cri­be, la otra se en­car­ga de se­lec­cio­nar las imá­ge­nes y es­ca­near­las.

“Ca­da per­so­na es una his­to­ria y una for­ma de ser par­ti­cu­lar. Hay al­gu­nos que se po- nen sen­si­bles o se emo­cio­nan al re­cor­dar co­sas. Es que son his­to­rias muy per­so­na­les, las de ca­da uno, que ellos de­ci­den con­tar o no”, apor­ta Pe­ral­ta.

Los li­bros no se po­nen a la ven­ta, que­dan ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de ca­da clien­te, que de­ci­de la can­ti­dad y a quién re­ga­lár­se­los.

To­do el pro­ce­so has­ta te­ner el li­bro im­pre­so de­mo­ra apro­xi­ma­da­men­te un mes y me­dio. “Lo que recomendamos a la gen­te es que pi­da con tiem­po, por­que ge­ne­ral­men­te quie­ren pa­ra una fe­cha de­ter­mi­na­da y, si ya hay otros pe­di­dos, es di­fí­cil”, acla­ran.

Un año de emo­cio­nes

Y así, en­tre anéc­do­tas y vuel­tas de ho­ja, Tu Li­bro cum­plió 12 me­ses de exis­ten­cia. Un año que en­ri­que­ció a sus im­pul­so­ras con un mon­tón de apren­di­za­jes, al­gu­nos in­clu­so sur­gi­dos de his­to­rias aje­nas. “Es lindo ver có­mo la gen­te reac­cio­na. Por ejem­plo, en es­tos días nos es­cri­bió uno de los pro­ta­go­nis­tas de un li­bro que es­ta­mos es­cri­bien­do y nos di­jo: 'Me hi­cie­ron re­cor­dar co­sas de mi ju­ven­tud que ha­bía ol­vi­da­do. Les agra­dez­co mu­chí­si­mo’”, re­ve­la Ma­ría Jo­sé.

Y Ga­brie­la en­fa­ti­za: “Pa­ra no­so­tras es muy gra­ti­fi­can­te, por­que en cier­to mo­do le for­za­mos a la gen­te a ha­cer me­mo­ria y ele­gir sus re­cuer­dos. Y des­pués, cuan­do ven eso re­la­ta­do co­mo una his­to­ria, se emo­cio­nan mu­cho.”

Así, ellas vuel­ven a dis­fru­tar de una de las mayores sa­tis­fac­cio­nes que da el es­cri­bir: el sa­ber que lo que uno ha­ce, pue­de ge­ne­rar al­gu­na emo­ción en quie­nes lo leen.

EN EQUI­PO. El tra­ba­jo de con­tar his­to­rias por es­cri­to no es nue­vo pa­ra es­tas mu­je­res, quie­nes unie­ron su ta­len­to y ya lle­van edi­ta­dos va­rios li­bros per­so­na­li­za­dos con dis­tin­tas te­má­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.