Vi­da en con­cre­to

Asun­ción y otras ciu­da­des paraguayas tie­nen una ca­rac­te­rís­ti­ca úni­ca y di­fí­cil de en­con­trar en otros paí­ses: ár­bo­les en el me­dio de la ca­lle o so­bre­sa­lien­do de una gra­de­ría. ¿Amor a la na­tu­ra­le­za? Tal vez. Lo cier­to es que es­te pa­no­ra­ma tan sin­gu­lar tie­ne

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Fue una no­ti­cia que tras­cen­dió nues­tras fron­te­ras. Un la­pa­cho fue ins­crip­to co­mo so­cio del Club Re­sis­ten­cia, de la Cha­ca­ri­ta, y re­co­no­ci­do co­mo el hin­cha con más aguan­te. Y no so­lo eso. Cuan­do la ins­ti­tu­ción cons­tru­yó una nue­va gra­de­ría, de­ja­ron en ella un es­pa­cio pa­ra que la plan­ta per­ma­nez­ca en su lu­gar.

En Pa­ra­guay son va­rios los ejem­plos en los cua­les los ár­bo­les han so­bre­vi­vi­do al con­cre­to y si­guen en pie ro­dea­dos de cons­truc­cio­nes que se han adap­ta­do a su pre­sen­cia, por­que el de­seo de con­ser­var­los —en el que se mez­cla lo sen­ti­men­tal con la con­cien­cia me­dioam­bien­tal— pre­va­le­ce so­bre otros in­tere­ses. Na­da mal pa­ra un país en don­de las no­ti­cias so­bre la de­fo­res­ta­ción, in­clu­so en áreas pro­te­gi­das, son más fre­cuen­tes que aque­llas que ha­blan de res­pe­to a la na­tu­ra­le­za.

Un ejem­plo que po­de­mos en­con­trar en la ca­pi­tal es el em­ble­má­ti­co yva­po­võ so­bre la avenida San­tí­si­ma Tri­ni­dad. Otro ár­bol, ca­sual­men­te de la mis­ma es­pe­cie, se en­cuen­tra ubi­ca­do al cos­ta­do del Co­le­gio San Jo­sé, so­bre la ca­lle San­ta Ro­sa. Ejem­plos co­mo es­tos se mul­ti­pli­can en otros rin­co­nes de Asun­ción y ciu­da­des ve­ci­nas.

En efec­to, en las lo­ca­li­da­des del área me­tro­po­li­ta­na tam­bién hay mues­tras de la per­ma­nen­cia de ejem­pla­res ar­bó­reos en la vía pú­bli­ca, al­go par­ti­cu­lar­men­te usual en Lambaré, don­de abun­dan los ár­bo­les en me­dio de la cal­za­da, ya sea as­fal­ta­da o em­pe­dra­da. Es­te es un pa­no­ra­ma ha­bi­tual en cual­quier barrio de es­te mu­ni­ci­pio.

Tam­bién es­tán los que emer­gen de al­gu­na cons­truc­ción, cu­ya edi­fi­ca­ción tu­vo que mo­di­fi­car­se pa­ra adap­tar­se a la plan­ta. El ejem­plo más co­no­ci­do es­tá en el in­mue­ble que se en­cuen­tra en Pe­rú ca­si Es­pa­ña, al que se le su­ma aho­ra la fe­liz ini­cia­ti­va del Re­sis­ten­cia Sport Club, con su hin­cha más fiel. No son los úni­cos ca­sos, pe­ro va­len co­mo de­mos­tra­ción de res­pe­to a la vi­da ve­ge­tal.

Ven­ta­jas del ver­de

Man­te­ner con vi­da a añe­jas plan­tas, de­ján­do­las cre­cer en el lu­gar en el que ger­mi­na­ron, es un re­ga­lo no so­lo pa­ra ellas, sino tam­bién pa­ra las per­so­nas que se be­ne­fi­cian con su pre­sen­cia, de va­rias ma­ne­ras, al­go que va más allá de su in­ne­ga­ble va­lor es­té­ti­co.

“Los ár­bo­les traen be­ne­fi­cios, y no so­la­men­te des­de el pun­to de vis­ta or­na­men­tal, por­que tam­bién dan som­bra y amor­ti­guan los so­ni­dos. Por ejem­plo, si uno vi­ve en una ca­lle muy tran­si­ta­da, te­ner una cor­ti­na de ve­ge­ta­ción amor­ti­gua mu­cho el rui­do de los au­tos, de los es­ca­pes; es co­mo un fil­tro”, afir­ma la in­ge­nie­ra fo­res­tal Lau­ra Ro­drí­guez.

La pro­fe­sio­nal, que for­ma par­te de la Fun­da­ción Moi­sés Ber­to­ni, agre­ga que los ejem­pla­res que se de­jan en me­dio de edi­fi­ca­cio­nes tam­bién pue­den fa­vo­re­cer la pre­sen­cia de aves que ha­cen sus ni­dos en ellos y dan una sen­sa­ción de te­ner un jardín a mano, aun vi­vien­do en un edi­fi­cio.

Pa­ra el di­rec­tor de Ges­tión Am­bien­tal de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, Da­vid Car­do­zo, los ár­bo­les son be­né­fi­cos pa­ra las ciu­da­des por­que ac­túan co­mo fil­tros pa­ra los con­ta­mi­nan­tes ur­ba­nos, ba­jan la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re del lu­gar, re­gu­lan el flu­jo de agua y me­jo­ran la ca­li­dad de es­ta. “Son un bien co­mu­ni­ta­rio, por­que au­men­tan la re­si­lien­cia de la ciu­dad, mi­ti­gan­do los efec­tos ad­ver­sos del cam­bio cli­má­ti­co”, di­ce.

Pe­ro no siem­pre es acon­se­ja­ble man­te­ner plan­tas vo­lu­mi­no­sas en el me­dio de las ar­te­rias, so­bre to­do si es­tas son con­cu­rri­das. Es­tos ca­sos son eva­lua­dos por Ges­tión Am­bien­tal y por la Di­rec­ción de Via­li­dad de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, las que dic­ta­mi­nan so­bre la fac­ti­bi­li­dad del de­rri­bo o no, y so­bre los po­si­bles pe­li­gros que pue­dan oca­sio­nar en el trán­si­to y a los pea­to­nes.

Una even­tual ta­la se ins­cri­be en la ju­ris­dic­ción de Ges­tión Am­bien­tal, que la rea­li­za a tra­vés de la Uni­dad de Bio­di­ver­si­dad, en­car­ga­da de au­to­ri­zar los pro­ce­di­mien­tos, pre­via eva­lua­ción téc­ni­ca am­bien­tal, se­gún la or­de­nan­za mu­ni­ci­pal.

Car­do­zo se­ña­la que la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na cuen­ta con la or­de­nan­za mu­ni­ci­pal n.° 340/13 que es­ta­ble­ce ac­cio­nes a ser desa­rro­lla­das pa­ra la pro­tec­ción de co­ber­tu­ra ar­bó­rea de la ciu­dad de Asun­ción. En su ar­tícu­lo 9, in­ci­so b, la nor­ma­ti­va es­ta­ble­ce que so­la­men­te po­drá ser au­to­ri­za­da la ta­la cuan­do re­pre­sen­te pe­li­gro o ries­go emi­nen­te en trá­fi­co vehi­cu­lar o peatonal.

Sa­ni­dad ve­ge­tal

“Lo que se de­be te­ner en cuen­ta pa­ra de­jar­lo en me­dio de una ca­lle o en un edi­fi­cio es que el ár­bol de­be es­tar sano. Por­que si, por ejem­plo, es­tá su­frien­do un ata­que de ter­mi­tas muy fuer­te o la in­cli­na­ción con la que cre­ció lo ha­ce muy ines­ta­ble, es­tas si­tua­cio­nes po­drían po­ner en pe­li­gro la edi­fi­ca­ción”, acla­ra Ro­drí­guez.

En cuan­to a los ejem­pla­res que se man­tie­nen en la ve­re­da, tam­bién de­ben re­ci­bir aten­ción en el as­pec­to sa­ni­ta­rio, ver que no es­tén muy ata­ca­dos por insectos o por hon­gos, que es­tén sa­nos y co­rrec­ta­men­te po­da­dos, por­que la po­da in­co­rrec­ta ha­ce que el ár­bol se en­fer­me más fá­cil­men­te o que en ca­so de un vien­to fuer­te o de una tormenta —si un la­do de la

co­pa es­tá mal po­da­da y más pe­sa­da que la otra— se cai­ga, cor­te ca­bles, des­tru­ya bie­nes ma­te­ria­les, o in­clu­so re­sul­te fa­tal pa­ra al­gu­na per­so­na.

Y si el ár­bol en cues­tión se yer­gue en una ca­lle con­cu­rri­da, de­be es­tar bien se­ña­li­za­do, en un can­te­ro con una pin­tu­ra re­flec­tan­te que lo ha­ga vi­si­ble a to­da ho­ra. “Sí pue­de ser pe­li­gro­so de no­che, si se en­cuen­tra en un lu­gar po­co ilu­mi­na­do. En el ár­bol se pue­de po­ner un car­tel pa­ra ha­cer­lo vi­si­ble a la dis­tan­cia”, re­co­mien­da la pro­fe­sio­nal.

La pre­di­lec­ción de los pa­ra­gua­yos por vi­vir ro­dea­dos de ve­ge­ta­ción y, de ser po­si­ble, con­tar con un ár­bol —pre­fe­ren­te­men­te fru­tal— no es al­go nue­vo. Por el con­tra­rio, se ma­ni­fies­ta des­de la épo­ca co­lo­nial, se­gu­ra­men­te por la in­fluen­cia gua­ra­ní y el con­tac­to vi­tal de es­te pue­blo con la na­tu­ra­le­za, a la que cui­da­ban por ser fuen­te de sus­ten­to e ins­tru­men­to de mi­ti­ga­ción de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras es­ti­va­les.

“Real­men­te los pa­tios de las ca­sas siem­pre tie­nen al­gún ár­bol, cos­tum­bre que so­bre­vi­ve so­bre to­do en la zo­na de Gran Asun­ción, don­de se man­tie­nen los pa­tios con ár­bo­les, no so­la­men­te or­na­men­ta­les sino tam­bién fru­ta­les, co­mo el pa­cu­rí, el man­go —que no es na­ti­vo pe­ro que es­tá muy ex­ten­di­do— o el nís­pe­ro, que an­tes era muy co­mún en Asun­ción y hoy se en­cuen­tra en ciu­da­des co­mo Lambaré y Lu­que, don­de to­da­vía exis­ten ca­sas con pa­tio”, apun­ta Ro­drí­guez.

Se­gún la ex­per­ta, el há­bi­to de te­ner ár­bo­les ya sea en ca­sa o en las ca­lles es bueno y de­be­ría ser pre­ser­va­do. “Te­ne­mos zo­nas en las que dis­mi­nu­yó la can­ti­dad de ár­bo­les y con ella, ló­gi­ca­men­te, la som­bra y el man­te­ni­mien­to de la tem­pe­ra­tu­ra. Ha­ce más ca­lor allí”, aña­de.

Nues­tra ca­li­dad de vi­da es­tá li­ga­da no so­la­men­te a la sa­tis­fac­ción de nues­tras ne­ce­si­da­des bá­si­cas, sino tam­bién a la per­te­nen­cia a un en­torno na­tu­ral fa­vo­ra­ble. Las plan­tas, los ár­bo­les, son nues­tros so­cios nú­me­ro uno en la con­se­cu­ción de es­te ob­je­ti­vo de bue­na vi­da, por lo que con­ser­var­los es esen­cial pa­ra nues­tra con­ti­nui­dad co­mo es­pe­cie.

CAR­ME­LI­TAS WAY. En Te­nien­te Héc­tor Ve­ra y Ma­lu­tín, una zo­na chic, se pue­de ha­cer un es­pa­cio pa­ra que el ár­bol per­ma­nez­ca en me­dio de la ca­lle, sin que ta­pe el bos­que de ofer­tas de bue­na mar­ca.

ES­PÍ­RI­TU SANJO. So­bre la ca­lle San­ta Ro­sa, al cos­ta­do del co­le­gio San Jo­sé, el yva­po­võ si­gue fir­me, por más que la po­da se en­car­gó de re­du­cir­le la co­pa.

VI­VE CON NO­SO­TROS. El la­pa­cho que emer­ge del bal­cón de la vi­vien­da ubi­ca­da en Pe­rú ca­si Es­pa­ña le otor­ga al lu­gar un to­que lla­ma­ti­vo y na­tu­ral.

MI­CRO­CEN­TRO. Ár­bol que cre­ce tor­ci­do... pue­de des­can­sar sus ra­mas en una pe­que­ña mu­ra­lla cons­trui­da pa­ra el efec­to. Pal­ma ca­si Co­lón.

MAN­GO QUE­RI­DO. En Te­nien­te Fran­cis­co Jara Mén­dez ca­si Pi­tian­tu­ta, es­te ár­bol si­gue de pie y pinta de ver­de y som­bra una be­lla zo­na re­si­den­cial.

HIN­CHA NÚ­ME­RO UNO. La gra­de­ría de Re­sis­ten­cia no tie­ne vi­se­ra, pe­ro igual los afi­cio­na­dos pue­den ver el par­ti­do a la som­bra, gra­cias a uno de los aso­cia­dos del club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.