CONSULTORIO

Si re­ci­be un tra­ta­mien­to opor­tuno y ade­cua­do, una per­so­na con dia­be­tes pue­de lle­var una vi­da ple­na y sa­lu­da­ble. Un es­pe­cia­lis­ta nos ex­pli­ca to­do lo que hay que sa­ber so­bre es­ta con­di­ción.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Dr. Fe­de­ri­co del Puer­to Ga­leano Mé­di­co Clí­ni­co – Edu­ca­dor en Dia­be­tes IDF

- ¿Qué es la dia­be­tes?

- Es el re­sul­ta­do del mal fun­cio­na­mien­to o dé­fi­cit de pro­duc­ción de in­su­li­na (una hor­mo­na que con­vier­te en ener­gía los ali­men­tos que con­su­mi­mos) del pán­creas. Es­to ha­ce que los ni­ve­les de azú­car en la san­gre se en­cuen­tren ele­va­dos to­do el tiem­po, mien­tras la en­fer­me­dad no sea tra­ta­da.

- ¿Cuán­tas cla­ses hay?

- Hay tres ti­pos de dia­be­tes: la Me­lli­tus ti­po 1 se da en eda­des tem­pra­nas –ni­ños y ado­les­cen­tes– cuan­do el pro­pio cuer­po des­tru­ye las cé­lu­las be­ta del pán­creas, de­jan­do de pro­du­cir in­su­li­na na­tu­ral. La ti­po 2 es la más fre­cuen­te: la pa­de­cen ge­ne­ral­men­te adul­tos jó­ve­nes y so­bre to­do mayores. Se ca­rac­te­ri­za ini­cial­men­te por el mal fun­cio­na­mien­to de la in­su­li­na del cuer­po, que gra­dual­men­te va ago­tan­do su re­ser­va has­ta lle­gar a un dé­fi­cit pro­gre­si­vo. Otro ti­po de dia­be­tes es la ges­ta­cio­nal, que se desa­rro­lla en el trans­cur­so de un em­ba­ra­zo y por lo ge­ne­ral des­apa­re­ce al mo­men­to del na­ci­mien­to del ni­ño/a.

- ¿Cuá­les son las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar dia­be­tes?

- De­pen­dien­do del ti­po, hay fac­to­res de ries­go dis­tin­tos. En el ca­so de la dia­be­tes ti­po 1, tie­ne mu­cho que ver la car­ga ge­né­ti­ca. Los pa­cien­tes con es­ta pre­dis­po­si­ción, al ser ex­pues­tos a un cua­dro vi­ral, des­pier­tan an­ti­cuer­pos con­tra las cé­lu­las be­ta del pán­creas, por lo cual es­tas de­jan de pro­du­cir in­su­li­na. En la de ti­po 2 y en la ges­ta­cio­nal, in­ci­den los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, ade­más de fac­to­res de ries­go mo­di­fi­ca­bles, co­mo la obe­si­dad, el se­den­ta­ris­mo, el há­bi­to de fu­mar, la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ali­men­ta­ción al­ta en car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos y gra­sas trans, y ba­ja en fi­bras y pro­teí­nas.

- ¿Cuá­les son los sín­to­mas o mo­les­tias de es­ta en­fer­me­dad?

- Quie­nes tie­nen dia­be­tes ti­po 2 y/o ges­ta­cio­nal pue­den es­tar sin mo­les­tias en la pri­me­ra eta­pa, por mu­cho tiem­po. Pe­ro en las eta­pas avan­za­das pue­den pre­sen­tar: can­san­cio im­por­tan­te, vi­sión bo­rro­sa, pér­di­da de pe­so inex­pli­ca­ble (sin die­ta), mu­cha sed, ham­bre exa­ge­ra­da, ori­nas fre­cuen­tes en la no­che, pi­ca­zón de piel, he­ri­das que no ci­ca­tri­zan, sen­sa­ción de hor­mi­gueo o que­ma­du­ra en los pies, dis­fun­ción se­xual en hom­bres y mu­je­res, en­tre otros.

- ¿Cuál es el tra­ta­mien­to?

- Es in­di­vi­dua­li­za­do pa­ra ca­da per­so­na y re­quie­re la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de la fa­mi­lia. El pa­cien­te de­be acu­dir re­gu­lar­men­te al consultorio, con to­dos los es­tu­dios y ta­reas so­li­ci­ta­das por el mé­di­co. Eso im­pli­ca: edu- ca­ción pa­ra el pa­cien­te y la fa­mi­lia, me­di­ca­ción con an­ti­dia­bé­ti­cos ora­les (pas­ti­llas) y/o in­su­li­na hu­ma­na sub­cu­tá­nea en el te­ji­do gra­so, con­trol de azú­car en los de­dos con el glu­có­me­tro, plan nu­tri­cio­nal con mo­di­fi­ca­ción de há­bi­tos nu­tri­cio­na­les, ac­ti­vi­dad fí­si­ca ade­cua­da y más.

- ¿Se pue­de cu­rar la dia­be­tes?

- La dia­be­tes no se cu­ra, se con­tro­la. El tra­ta­mien­to ade­cua­do, re­gu­lar en tiem­po y for­ma des­de el diag­nós­ti­co, per­mi­te a las per­so­nas lle­var una vi­da ple­na sin li­mi­ta­ción al­gu­na. Cuan­do el pa­cien­te aban­do­na el tra­ta­mien­to, no cum­ple in­di­ca­cio­nes mé­di­cas, no en­cuen­tra apo­yo fa­mi­liar o re­cu­rre a creen­cias po­pu­la­res de cu­ras mi­la­gro­sas a tra­vés del con­su­mo de plan­tas, se­mi­llas o bre­ba­jes, pue­de em­peo­rar el cua­dro. La fal­ta de in­for­ma­ción y edu­ca­ción con­vier­te a es­ta con­di­ción en una ase­si­na si­len­cio­sa, pro­du­cien­do las com­pli­ca­cio­nes tan te­mi­das en los ojos, co­ra­zón, ri­ño­nes y pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.