To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Mo­ne­co Ló­pez

Cues­ta creer que ha­ya idio­tas que deseen al­can­zar la pri­me­ra pla­na de los dia­rios y en­ca­be­zar los no­ti­cia­rios de te­vé, apar­te de co­par las re­des so­cia­les, ase­si­nan­do a gen­te des­co­no­ci­da pa­ra ellos. No es es­te el ca­so del ta­ra­do es­ta­dou­ni­den­se que eli­mi­nó a 58 per­so­nas e hi­rió a más de 500, me­dian­te un ti­ro­teo in­dis­cri­mi­na­do so­bre el pú­bli­co asis­ten­te al show de una de las gran­des fi­gu­ras de la mú­si­ca country de allá. Es­te su­je­to ma­tó e hi­rió sin pen­sar en la fa­ma, pues te­nía pre­vis­to sui­ci­dar­se al con­cluir su ta­rea, co­sa que reali­zó pun­tual­men­te.

De igual ma­ne­ra, los me­dios di­fun­die­ron su iden­ti­dad de for­ma im­pru­den­te. Son de­ma­sia­dos los da­ña­dos men­ta­les que sue­ñan con la fa­ma, aun­que sea la de ase­sino y ta­ra­do men­tal. Co­mo a fi­na­les de los años 60, cuan­do Char­les Man­son —lí­der de una pan­di­lla de dro­ga­dic­tos y dro­ga­dic­tas— or­de­nó la ma­sa­cre de to­dos los con­cu­rren­tes a la fies­ta pri­va­da que da­ba en su re­si­den­cia la ac­triz Sha­ron Ta­te, em­ba­ra­za­dí­si­ma de su ma­ri­do, el di­rec­tor de ci­ne Ro­man Po­lans­ki. Sha­ron y to­dos sus in­vi­ta­dos fue­ron des­tro­za­dos, y has­ta evis­ce­ra­dos por la pan­di­lla ti­lin­ga del de­men­cial Char­les Man­son. Con la san­gre de las víc­ti­mas, los ase­si­nos es­cri­bie­ron “pig” (cer­do) en las paredes de la sun­tuo­sa man­sión.

El su­ce­so co­bró in­me­dia­ta di­fu­sión, y los cul­pa­bles prin­ci­pa­les (Man­son, que no par­ti­ci­pó fí­si­ca­men­te pe­ro fue el res­pon­sa­ble doc­tri­na­rio) y tres o cua­tro chi­cas fue­ron con­de­na­dos a ca­de­na per­pe­tua. Una o dos de las ase­si­nas re­ci­bie­ron re­ba­jas de pe­na por brin­dar de­ta­lles in­cri­mi­na­to­rios con­tra Man­son. Las de­más es­tán pu­drién­do­se en vi­da, sin es­pe­ran­za de un in­dul­to (¿?) salvador. Cuen­tan que ca­da año, el lí­der cri­mi­nal es­pe­ra an­sio­so un pro­nun­cia­mien­to mi­la­gro­so que lo de­je en li­ber­tad. Pe­ro ya le de­ja­ron bien cla­ro que eso es im­po­si­ble. Tie­ne al­go así co­mo tres con­de­nas a ca­de­na per­pe­tua, más 50 años, y se­gu­ros por el es­ti­lo.

Lo pe­no­so —y alar­man­te— es la can­ti­dad de car­tas, con ar­do­ro­sas mues­tras de so­li­da­ri­dad, re­ci­bi­das por el ta­ra­do de par­te de mu­je­res de di­ver­sas eda­des y cla­se so­cial. Mu­chas quie­ren ca­sar­se con él en la pe­ni­ten­cia­ría.

Ima­gi­na­rá el pa­cien­te lec­tor el cim­bro­na­zo men­tal que de­be su­po­ner pa­ra los mi­les de ase­si­nos po­ten­cia­les, que so­lo re­quie­ren un em­pu­jon­ci­to pa­ra cris­ta­li­zar sus sue­ños, sa­ber que un ase­sino ma­si­vo (hu­bo otros ca­sos, ade­más del de la in­for­tu­na­da Sha­ron Ta­te) re­ci­be apo­yo mo­ral y pro­pues­tas ma­tri­mo­nia­les de mu­je­res apa­ren­te­men­te nor­ma­les.

La apli­ca­ción sin fi­su­ras de las pe­nas car­ce­la­rias pa­ra crí­me­nes del ca­li­bre de los de Man­son con­lle­va un cas­ti­go su­pe­rior al que de­pa­ra­ría la pe­na de muer­te. Pe­ro eso es vá­li­do pa­ra Jus­ti­cias se­ve­ras de ver­dad. Y aquí de­bo des­pe­dir­me. Bue­nos días.

“Son de­ma­sia­dos los da­ña­dos men­ta­les que sue­ñan con la fa­ma, aun­que sea la de ase­sino y ta­ra­do men­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.