LAVIDA EN FO­TO­GRA­MAS

Co­mo ex­pe­ri­men­to au­dio­vi­sual. Co­mo te­ra­pia per­so­nal. Co­mo ní­ti­do re­fle­jo de la reali­dad de los adul­tos ma­yo­res en Pa­ra­guay. Co­mo de­nun­cia so­cial. Co­mo obra ar­tís­ti­ca. Re­cién lle­ga­da de Sui­za, la ci­neas­ta Ara­mí Ullón se abre a un diá­lo­go con VI­DA, en el qu

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Re­cién lle­ga­da de Sui­za, Ara­mí Ullón se abre a un diá­lo­go, en el que re­ve­la las nu­me­ro­sas im­pli­can­cias que ha te­ni­do, y si­gue te­nien­do, su ópe­ra pri­ma: El tiem­po nu­bla­do.

Sen­ti­mien­tos guar­da­dos que aflo­ran es­pon­tá­nea­men­te. Amor, do­lor, se­pa­ra­ción, re­en­cuen­tro, per­dón. Frag­men­tos de la vi­da mis­ma, cap­ta­dos por una cá­ma­ra cu­ya pre­sen­cia pa­sa ca­si des­aper­ci­bi­da. Es­to es, en esen­cia, El tiem­po nu­bla­do, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la pa­ra­gua­ya Ara­mí Ullón (38).

Con la vi­sión ya ma­du­ra, tres años des­pués del es­treno del fil­me que ha re­co­rri­do más de 60 fes­ti­va­les de ci­ne, Ara­mí ha­ce una eva­lua­ción y re­ve­la al­gu­nos por­me­no­res del ro­da­je de la pe­lí­cu­la que obli­gó a po­ner los ojos so­bre la si­tua­ción de los adul­tos ma­yo­res en Pa­ra­guay.

- Es­te pro­yec­to res­pon­dió en par­te a una ne­ce­si­dad emo­cio­nal per­so­nal, ¿es así?

- Yo siem­pre asu­mí que em­pe­cé es­to co­mo una te­ra­pia per­so­nal, que lue­go se vol­vió una te­ra­pia fa­mi­liar. Es muy di­fí­cil pe­dir­le a una pe­lí­cu­la que se vuel­va la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas de uno. Pe­ro sí pue­do de­cir que es­ta obra sir­vió pa­ra que no­so­tros co­mo fa­mi­lia en­fren­te­mos una si­tua­ción que no es­tá­ba­mos que­rien­do en­ca­rar. Al to­mar la de­ci­sión de gra­bar ese pro­ce­so y de com­pro­me­ter­nos con eso, au­to­má­ti­ca­men­te tam­bién nos com­pro­me­ti­mos a no huir de la si­tua­ción, a que­dar­nos, a enfrentar el do­lor que eso po­día ge­ne­rar, pe­ro tam­bién a per­mi­tir­nos esa trans­for­ma­ción a tra­vés del diá­lo­go. Y eso se dio, es­to sir­vió co­mo me­dio de unión de mi fa­mi­lia.

- ¿Tu ma­dre era con­cien­te de que es­ta­ba sien­do gra­ba­da?

- Sí, mi ma­má em­pe­zó el pro­yec­to con mu­chas ga­nas y aper­tu­ra, y me ex­pre­só lo im­por­tan­te que era pa­ra ella tam­bién ha­cer es­to. Fue un pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción que nun­ca an­tes hi­ci­mos.

Tan­to el di­rec­tor de fo­to­gra­fía co­mo el so­ni­dis­ta con­vi­vie­ron con no­so­tros to­do ese tiem­po. De he­cho, vi­vía­mos to­dos en el mis­mo lu­gar. Ellos te­nían la in­di­ca­ción de no de­jar de fil­mar. La úni­ca con la po­tes­tad de pa­rar la gra­ba­ción era mi ma­má. Si ella de­cía: ‘No quie­ro que fil­men’, se cum­plía su de­seo. Pe­ro si yo pe­día que de­jen de fil­mar­me a mí, esa or­den no se cum­plía. Hi­ce eso pa­ra dar­les la opor­tu­ni­dad de cap­tar­me en las si­tua­cio­nes más vul­ne­ra­bles, en los mo­men­tos más ín­ti­mos, in­clu­so cuan­do ya es­ta­ba can­sa­da de que me gra­ba­ran (por­que real­men­te me es­ta­ban fil­man­do ca­si 24 ho­ras).

- Al ver la pe­lí­cu­la, uno se pre­gun­ta has­ta dón­de es lo es­pon­tá­neo y has­ta dón­de lo guio­na­do...

- Nin­gu­na par­te de la pe­lí­cu­la fue guio­na­da ni re­pe­ti­da. Se gra­ba­ba lo que se gra­ba­ba. Lo que no se re­gis­tró por el mo­ti­vo que fue­ra, ya no se re­pi­tió. Lo úni­co que sí es­tu­vo pro­du­ci­do fue­ron las es­ce­nas en las que yo sal­go a co­rrer, por­que se ne­ce­si­ta­ba un au­to des­de don­de el ca­ma­ró­gra­fo pu­die­ra gra­bar un

re­co­rri­do. Es lo úni­co que es­tá pre­pa­ra­do en la pe­lí­cu­la.

- Si es que se si­guió so­la­men­te la reali­dad, ¿por qué pen­sás que se sien­te tan com­pac­ta la pe­lí­cu­la?

- Yo ten­go va­rias res­pues­tas pa­ra eso. Una es que de­be­mos ser con­cien­tes de que no­so­tros no es­ta­mos re­vi­san­do to­da una vi­da, sino un mo­men­to muy es­pe­cí­fi­co de la exis­ten­cia de es­tas per­so­nas. Se gra­ba­ron más de 90 ho­ras, apro­xi­ma­da­men­te dos me­ses y me­dio. De esas 90 ho­ras, el re­sul­ta­do fi­nal tie­ne 90 mi­nu­tos. En­ton­ces, es el tra­ba­jo de edi­ción el que lo­gra que la reali­dad se com­pac­te en al­go tan con­cre­to y re­don­do.

- Fue una ex­pe­rien­cia muy sui ge­ne­ris, tan­to en la for­ma de ha­cer la pe­lí­cu­la co­mo en las im­pli­can­cias per­so­na­les...

- Sí. Y real­men­te fue un ex­pe­ri­men­to, eso no hay que ocul­tar­lo. Es­tá com­ple­ta­men­te asu­mi­do que fue un ex­pe­ri­men­to en el que to­dos con­sen­sua­mos que es­tá­ba­mos dis­pues­tos a par­ti­ci­par. Y yo creo que lo hi­ci­mos con mu­cho ca­ri­ño y mu­cho res­pe­to en­tre no­so­tros, por eso se con­si­guió no so­la­men­te ese re­sul­ta­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co, sino tam­bién un re­sul­ta­do per­so­nal: la re­con­ci­lia­ción fa­mi­liar.

El amor es más fuer­te

Ara­mí Ullón tra­ba­ja des­de 1994 en el ám­bi­to au­dio­vi­sual. Pe­ro ha­ce una dé­ca­da de­ci­dió ir­se de Pa­ra­guay “a pro­bar otras reali­da­des”. Así lle­gó a Bar­ce­lo­na (Es­pa­ña), pri­me­ro, y lue­go a Pal­ma de Ma­llor­ca, don­de tra­ba­jó en Pal­ma Pic­tu­res, co­mo pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va.

Lue­go de dos años desem­pe­ñán­do­se en pro­duc­ción de co­mer­cia­les de te­le­vi­sión, re­sol­vió mu­dar­se a Sui­za. Te­nía dos bue­nos mo­ti­vos: am­pliar sus po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les y em­pe­zar un pro­yec­to de vi­da con Pa­trick, su pa­re­ja has­ta la ac­tua­li­dad. “Yo me fui por es­tar enamo­ra­da y lo si­go es­tan­do”, ase­gu­ra ella, quien re­si­de en el país eu­ro­peo pe­ro vie­ne a Pa­ra­guay con mu­cha fre­cuen­cia.

- ¿Te ge­ne­ró al­gún con­flic­to el he­cho de es­tar des­nu­dan­do tu in­ti­mi­dad en cier­to mo­do, en es­ta pe­lí­cu­la?

- Sí, me cau­só pro­ble­mas ca­si to­do el tiem­po. Era un des­gas­te ex­tra. Por­que es­ta­ba el des­gas­te na­tu­ral de la si­tua­ción di­fí­cil y se su­ma­ba a eso la res­pon­sa­bi­li­dad y la di­fi­cul­tad de ge­ne­rar una pe­lí­cu­la. En­ton­ces, por mo­men­tos, sí, la ten­sión y la pre­sión se vol­vían in­so­por­ta­bles. Pe­ro era un com­pro­mi­so que ha­bía­mos to­ma­do y asu­mí lle­gar has­ta el fi­nal y ver qué pa­sa­ba con ese pro­ce­so.

- ¿Por qué creés que se ge­ne­ra una co­ne­xión con los es­pec­ta­do­res?

- Creo que to­dos los per­so­nas que par­ti­ci­pan fren­te a cá­ma­ra –mi ma­dre, mi pa­dre, mi pa­re­ja, mi ami­go Os­val­do– lo ha­cen con mu­cha aper­tu­ra y ge­ne­ro­si­dad. Eso ya in­vi­ta a que la per­so­na que es­tá vien­do tam­bién se pre­dis­pon­ga a una aper­tu­ra y se ge­ne­re ese in­ter­cam­bio. Por otro la­do, hay que asu­mir que el te­ma de la pe­lí­cu­la, por más que es­té con­ta­do a tra­vés de una si­tua­ción per­so­nal es­pe­cí­fi­ca, es al­go que nos to­ca a ca­da uno de no­so­tros, en cual­quie­ra de los ro­les que desem­pe­ñe­mos. Es de­cir, tan­to a los hi­jos o nie­tos que afron­tan una si­tua­ción con su adul­to ma­yor, co­mo al adul­to ma­yor que se re­la­cio­na con sus hi­jos o nie­tos. Des­de am­bos lu­ga­res uno pue­de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do o co­nec­ta­do con la pro­ble­má­ti­ca. Creo que es eso.

- La his­to­ria que ve­mos es el re­fle­jo de una pro­ble­má­ti­ca so­cial...

- Así es. Yo es­toy con­ven­ci­da de que, des­de lo in­di­vi­dual, trans­for­ma­mos lo so­cial y lo po­lí­ti­co. En­ton­ces, sí: es­ta pe­lí­cu­la es so­cial y po­lí­ti­ca, por más que no se es­té ha­blan­do de eso en la pri­me­ra lí­nea na­rra­ti­va. Esos

ele­men­tos es­tán cons­tan­te­men­te la­ten­tes en el fil­me. Es­tas per­so­nas lle­ga­ron a esas cir­cuns­tan­cias por la si­tua­ción so­cio­po­lí­ti­ca del país en el que vi­ven.

- En ba­se a tu ex­pe­rien­cia per­so­nal, ¿qué creés que se ne­ce­si­ta en Pa­ra­guay pa­ra cam­biar esa si­tua­ción?

- Creo que hay tra­ba­jo que ha­cer en di­fe­ren­tes ni­ve­les. En el as­pec­to más ín­ti­mo de los nú­cleos fa­mi­lia­res, es su­ma­men­te im­por­tan­te que es­te te­ma de­je de ser un ta­bú. No po­de­mos se­guir tra­tan­do el pro­ble­ma de la ve­jez co­mo si no exis­tie­ra.

En la cues­tión pú­bli­ca ca­re­ce­mos ab­so­lu­ta­men­te de po­lí­ti­cas que ten­gan que ver con el bie­nes­tar de los adul­tos ma­yo­res. Lle­gó a exis­tir una Di­rec­ción de Adul­tos Ma­yo­res, que en es­te mo­men­to es­tá ca­si des­man­te­la­da.

- ¿Qué ne­ce­si­da­des con­cre­tas tra­ba­ja­rías, si es­tu­vie­ra en tus ma­nos?

- Hay mu­chas co­sas. Em­pe­ce­mos por la ley (de adul­tos ma­yo­res), que di­ce que si el adul­to ma­yor tie­ne un fa­mi­liar cer­cano vi­vo, esa per­so­na es quien de­be to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre su vi­da y su bie­nes­tar. Aho­ra, ¿con­tem­pla esa ley en qué con­di­cio­nes es­tá el fa­mi­liar pa­ra ha­cer­se car­go de ese adul­to ma­yor o no? Por­que ese pa­rien­te pue­de no te­ner los re­cur­sos ni la ha­bi­li­dad emo­cio­nal, si­co­ló­gi­ca y so­cial de ha­cer­se car­go. Pe­ro la ley no re­vi­sa eso. Ha­ce au­to­má­ti­ca­men­te res­pon­sa­ble al fa­mi­liar e in­clu­so es una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. En­ton­ces ahí se ge­ne­ra

ya un pro­ble­ma de ba­se.

¿Y qué pa­sa si ese fa­mi­liar mal­tra­ta al adul­to ma­yor? Ese an­ciano no tie­ne al­ter­na­ti­va de ir a bus­car un ho­gar don­de pue­da ser re­ci­bi­do sin cos­to del Es­ta­do, por­que él to­da­vía tie­ne un fa­mi­liar cer­cano, por más que esa per­so­na le es­té mal­tra­tan­do.

- Vos com­pro­bas­te per­so­nal­men­te la es­ca­sez de ho­ga­res pú­bli­cos...

- En el mo­men­to en que yo hi­ce la in­ves­ti­ga­ción, ha­bía so­la­men­te dos en Asun­ción: uno pa­ra hom­bres y otro pa­ra mu­je­res. Esos lu­ga­res es­ta­ban su­per­po­bla­dos, no te­nían ni si­quie­ra su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra la gen­te que es­ta­ba ahí aden­tro. Des­pués en­trás a la ca­te­go­ría de los ho­ga­res pri­va­dos, que no son idea­les tam­po­co. Mu­chos de ellos son real­men­te cos­to­sos. Es­ta­mos ha­blan­do de ser­vi­cios cu­yo cos­to os­ci­la en­tre dos y 10 mi­llo­nes de gua­ra­níes men­sua­les. En­ton­ces se ha­ce muy di­fí­cil pa­ra una fa­mi­lia afron­tar ese gas­to.

- ¿Con qué otras reali­da­des te en­con­tras­te en esos mo­men­tos?

- Pu­de ver que en esos ho­ga­res exis­ten va­rios pro­ble­mas. Uno de ellos es que el adul­to ma­yor, den­tro de esos si­tios, ya no tie­ne nin­gu­na ac­ti­vi­dad. O sea, ellos en­tran ahí y el ho­gar sim­ple­men­te se en­car­ga de la hi­gie­ne, la ali­men­ta­ción, de pro­por­cio­nar­le los me­di­ca­men­tos en los ho­ra­rios co­rres­pon­dien­tes y ab­so­lu­ta­men­te na­da más. En al­gu­nos, si tie­nen suerte, se les po­ne un gran te­le­vi­sor y se los sien­ta en fren­te. Pe­ro no tie­nen acom­pa­ña­mien­to ni ac­ti­vi­da­des de en­tre­te­ni­mien­to ni es­pi­ri­tua­les. En­ton­ces, el cui­da­do que se les da es muy bá­si­co.

Tam­bién exis­te el fe­nó­meno del fa­mi­liar que de­po­si­ta al adul­to ma­yor y ya se ol­vi­da de las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y si­co­ló­gi­cas de esa per­so­na. Tal vez se ha­ga car­go de la par­te eco­nó­mi­ca, pe­ro el as­pec­to emo­cio­nal y si­co­ló­gi­co que­da com­ple­ta­men­te ol­vi­da­do: ya no se le vi­si­ta, ya no se le ha­ce par­ti­ci­par de ac-

ti­vi­da­des fa­mi­lia­res, ya no se le sa­ca a pa­sear. En­ton­ces que­da co­mo en­ce­rra­do ahí, sin sus afec­tos.

- En cier­to mo­do, tu ma­dre que­dó in­mor­ta­li­za­da en la pe­lí­cu­la...

- In­de­pen­dien­te­men­te de ha­ber­la in­mor­ta­li­za­do pa­ra la au­dien­cia, lo que me pa­re­ce más im­por­tan­te es que ha­ya­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer ese pro­ce­so jun­tas. Pa­ra mí lo fun­da­men­tal es que am­bas pu­di­mos pa­sar por esa ex­pe­rien­cia a tiem­po, an­tes de que ella em­peo­ra­ra su con­di­ción.

- ¿Es­tás tra­ba­jan­do en otros pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos?

- Sí, en dos pro­yec­tos do­cu­men­ta­les. Uno es­tá en una eta­pa muy ini­cial, es un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción so­bre la de­pre­sión y có­mo se re­la­cio­nan di­fe­ren­tes cul­tu­ras con es­te te­ma. El otro pro­yec­to, que es­tá más avan­za­do, ya en eta­pa de pro­duc­ción, se lla­ma Me fui sin mi­rar­te de cer­ca. Es una pe­lí­cu­la-via­je que abor­da una bús­que­da del com­ple­jo sig­ni­fi­ca­do de la iden­ti­dad y del sen­ti­do de per­te­nen­cia a tra­vés de las vi­ven­cias de un gru­po de na­ti­vos Ayo­reo, quie­nes fue­ron des­po­ja­dos de sus te­rri­to­rios y de ele­men­tos fun­da­men­ta­les que cons­ti­tu­yen su cul­tu­ra.

Es una co­pro­duc­ción en­tre Sui­za y Pa­ra­guay. Sui­za fi­nan­cia la ma­yor par­te y lo que es­ta­mos in­ten­tan­do aho­ra en Pa­ra­guay es que las ins­ti­tu­cio­nes per­ti­nen­tes apo­yen el pro­yec­to, pa­ra que real­men­te pue­da ser una pe­lí­cu­la na­cio­nal. La idea es fil­mar­la en 2018.

- ¿Po­dés eva­luar qué te apor­tó El tiem­po nu­bla­do?

- Es muy di­fí­cil di­men­sio­nar lo que me apor­tó, por­que yo creo que to­da­vía no lle­gué al fi­nal: el pro­ce­so se si­gue dan­do. El ma­pa (de ser­vi­cios pa­ra adul­tos ma­yo­res) pa­re­ce una cues­tión anec­dó­ti­ca; sin em­bar­go, pa­ra mí no lo es. Cuan­do en el 2012 yo es­ta­ba fil­man­do la pe­lí­cu­la y sa­lí a re­co­rrer ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas bus­can­do in­for­ma­ción so­bre lu­ga­res don­de se asis­te a los adul­tos ma­yo­res, no ha­bía ab­so­lu­ta­men­te na­da, des­in­for­ma­ción to­tal. Y el he­cho de que la pe­lí­cu­la que yo ha­go con mi fa­mi­lia de ma­ne­ra ín­ti­ma, per­so­nal, ha­ya ser­vi­do pa­ra ge­ne­rar aun­que sea es­te ma­pa, es una gran sa­tis­fac­ción, por­que en­ton­ces el tra­ba­jo de uno de­ja de mo­ver­se so­la­men­te en un ám­bi­to cul­tu­ral-ar­tís­ti­co y pa­sa a trans­for­mar la reali­dad so­cial. Esa es una de las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.