¿Qué pio nos pa­sa?

Ultima Hora - Vida - - Opinión -

El país si­gue fun­cio­nan­do con pi­lo­to au­to­má­ti­co. No im­por­ta mu­cho si Car­tes tie­ne bue­nas in­ten­cio­nes o no: el sis­te­ma hi­per­bu­ro­crá­ti­co que im­pe­ra no de­ja que na­die ad­mi­nis­tre na­da de ma­ne­ra con­ve­nien­te. Pe­ro me voy acos­tum­bran­do a es­ta es­pe­cie de anar­quía con im­pues­tos. Lo úni­co que me cau­sa cier­ta cu­rio­si­dad, to­da­vía, es la in­sis­ten­cia de los pre­can­di­da­tos opor­tu­nis­tas a al­gún zo­que­te cual­quie­ra en de­cla­mar que to­do lo ha­cen por el bien pú­bli­co. Hay ca­da ca­ra de ce­men­to...

Por ahí so­bre­sa­le una mos­ca blan­ca. El dipu­tado Eber Ove­lar, por ejem­plo, de­cla­ró que no se pos­tu­la al re­ku­tu pa­ra dar pa­so a nue­vas fi­gu­ras. Y eso que Ove­lar es bas­tan­te jo­ven. Y es tal vez el dipu­tado que me­jor se ex­pre­sa en es­pa­ñol, ade­más de pre­sen­tar pro­yec­tos se­rios y via­bles.

En el ex­tre­mo opues­to de la mues­tra re­lum­bra Car­los Por­ti­llo, un pro­di­gio de inep­ti­tud pa­ra el car­go, quien sin em­bar­go cuen­ta con una ba­se fi­ja de vo­tan­tes en el Al­to Pa­ra­ná y pien­sa ocu­par su pues­to has­ta que la muer­te los se­pa­re.

En la épo­ca de Stroess­ner, los par­la­men­ta­rios —aun cuan­do no te­nían voz ni vo­to pro­pios, en reali­dad— eran per­so­nas de res­pe­ta­ble ran­go in­te­lec­tual. Di­ga­mos que el es­ta­men­to gu­ber­na­men­tal en ge­ne­ral es­ta­ba co­pa­do por gen­te de apre­cia­ble for­ma­ción aca­dé­mi­ca (si des­con­ta­mos a los mi­li­tan­tes que apa­re­cie­ron ya en el úl­ti­mo ac­to de aque­lla co­mi­tra­ge­dia). No po­de­mos de­cir lo mis­mo de quie­nes los re­em­pla­za­ron, ya en li­ber­tad.

Los con­ven­cio­na­les cons­ti­tu­yen­tes de 1992 fue­ron en su ma­yo­ría gen­te bien for­ma­da, in­te­lec­tual­men­te. Pe­ro ya apa­re­cie­ron al­gu­nos po­cos pri­ma­tes que sol­ta­ron al­gu­nas bes­tia­li­da­des de ba­ja in­ten­si­dad que ya anun­cia­ban lo que se ve­nía. Uno de ellos, in­de­ci­so en­tre apo­yar o re­cha­zar una pro­pues­ta, acu­ñó una pa­la­bra que sin­te­ti­za­ba am­bas pos­tu­ras: “Me avon­go”. Una fu­sión en­tre me aven­go y me opon­go”. Otro per­so­na­je de aque­lla gran Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te se con­sa­gró bre­ve­men­te al pro­po­ner la crea­ción de una Co­mi­sión Hot Dog (por ad hoc) pa­ra es­tu­diar al­gu­na co­sa sin ma­yor im­por­tan­cia, vis­ta la nu­la re­per­cu­sión que tu­vo.

Con el pa­so del tiem­po, las bes­tia­li­da­des emi­ti­das en las se­sio­nes par­la­men­ta­rias, y has­ta en uno que otro dis­cur­so pre­si­den­cial, se vol­vie­ron co­sa co­mún. Y lo peor: co­sa co­mún que a na­die im­por­ta­ba. En el pre­sen­te, las bes­tia­li­da­des que pro­pa­lan los me­dios te­le­vi­si­vos, ra­dia­les y es­cri­tos, ni si­quie­ra son de­tec­ta­das por la ma­yo­ría. Los erro­res sin­tác­ti­cos, los ho­rro­res gra­ma­ti­ca­les, el mal gus­to, la cha­ba­ca­ne­ría, la ram­plo­ne­ría, pa­re­cie­ran ser obli­ga­to­rios, por el abu­so que se ha­ce de ellos. La bue­na mú­si­ca, atro­pe­lla­da des­de prin­ci­pios de es­te si­glo, es­tá aho­ra mo­ri­bun­da. Un ba­luar­te que se eri­gía en su de­fen­sa y di­fu­sión fue la FM Con­cert. Pe­ro su di­rec­tor y al­ma pa­ter, Be­to Bar­zot­ti, fue des­con­tra­ta­do, y la ra­dio cam­bió de es­ti­lo. Es aho­ra otra ra­dio más. Y aquí me ba­jo. Gra­cias por su pa­cien­cia y bue­nos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.