HÉ­ROES CO­TI­DIA­NOS

“No siem­pre po­de­mos ha­cer gran­des co­sas, pe­ro sí po­de­mos ha­cer pe­que­ñas co­sas con gran amor”, de­cía la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta. Y a juz­gar por los he­chos, es­ta fra­se pin­ta­da en una de las pa­re­des de la plazoleta Sar­gen­to Gau­to, de Asun­ción, tie­ne mu­cho de

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

“No siem­pre po­de­mos ha­cer gran­des co­sas, pe­ro sí po­de­mos ha­cer pe­que­ñas co­sas con gran amor”. Un ejem­plo de es­to es el Kios­ko So­li­da­rio.

En los úl­ti­mos me­ses, la plazoleta ubi­ca­da en una es­qui­na ha te­ni­do no­to­rios cam­bios. Una co­que­ta ca­si­lla pin­ta­da de for­ma lla­ma­ti­va y de­co­ra­da con flo­res, un are­nal con jue­gos in­fan­ti­les, áreas ver­des y ban­cos con­for­man el es­ce­na­rio don­de al­re­de­dor de 50 per­so­nas dis­fru­tan dia­ria­men­te de un pla­to gra­tui­to de co­mi­da ca­lien­te. Y es­to es gra­cias a la ini­cia­ti­va de do­ña Ni­na y don Mi­to Ste­wart, un ma­tri­mo­nio que ins­ta­ló el Kios­ko So­li­da­rio en ese lu­gar.

La his­to­ria co­mien­za con un sue­ño que te­nía do­ña Ni­na, de dar de co­mer a per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos, co­mo los re­ci­cla­do­res que fre­cuen­tan la zo­na y aque­llas que lle­gan al ba­rrio pa­ra de­jar a sus en­fer­mos en los di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les de los al­re­de­do­res. “Yo nun­ca sue­ño na­da, pe­ro ella sue­ña mu­cho”, cuen­ta en­tre ri­sas su ma­ri­do, don Gui­ller­mo Mi­to Ste­wart. Pe­ro los sue­ños no de­ben que­dar­se guar­da­dos ba­jo la al­moha­da, por lo que esa idea em­pe­zó a to­mar for­ma cuan­do cum­plie­ron 50 años de ca­sa­dos y, en vez de re­ga­los pa­ra ellos, pi­die­ron co­sas pa­ra el kios­ko. Vi­si­coo­ler, co­ci­na, he­la­de­ra, mi­cro­on­das... Así fue­ron lle­gan­do los ele­men­tos que más pron­to que tar­de se­rían las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ins­ta­lar un pe­que­ño lu­gar que per­mi­te brin­dar ali­men­tos a per­so­nas que no tie­nen esa po­si­bi­li­dad to­dos los días.

Ca­de­na so­li­da­ria

“No ti­re la co­mi­da, com­par­ta con el que tie­ne ham­bre”, re­za el pa­sa­ca­lle que da la bien­ve­ni­da a los visitantes y co­men­sa­les del Kios­ko So­li­da­rio. A es­te es­pa­cio se acer­can dia­ria­men­te en­tre 40 y 50 per­so­nas pa­ra desa­yu­nar o dis­fru­tar de un pla­to de co­mi­da ca­lien­te a la ho­ra del al­muer­zo.

Ma­dres con sus hi­jos, ni­ños, adul­tos ma­yo­res, re­ci­cla­do­res... Son di­ver­sos ti­pos de per­so­nas las que lle­gan al lu­gar pa­ra ser aten­di­dos por do­ña Li­li, co­mo to­dos la co­no­cen. Es­ta mu­jer viu­da, ma­dre de tres hi­jos, an­tes se de­di­ca­ba al re­ci­cla­je de re­si­duos, has­ta que do­ña Ni­na la con­tra­tó pa­ra aten­der to­dos los días el kios­ko, per­ci­bien­do un sa­la­rio que for­ma par­te del pre­su­pues­to de los Ste­wart. Cuan­do la con­tra­ta­ron, tam­bién lo­gra­ron que tras­la­da­ran a sus hi­jos de es­cue­la pa­ra que pu­die­ran es­tar cer­ca de su ma­dre. Ella ase­gu­ra que su vida cam­bió y que se sien­te bien con la gen­te que re­ci­be. “Ellos son per­so­nas co­mo yo. Yo me­jor que na­die les en­tien­do y ellos me en­tien­den a mí”, se apu­ra a de­cir mien­tras pre­pa­ra la co­mi­da que más tar­de ser­vi­rá a sus visitantes.

La con­ver­sa­ción no pue­de con­ti­nuar por­que, en ese mo­men­to, un vehícu­lo es­ta­cio­na al cos­ta­do del kios­ko, ba­ja la ven­ta­ni­lla y ha­ce en­tre­ga de una gran bol­sa, cu­yo con­te­ni­do son po­tes de co­mi­da que en­se­gui­da do­ña Li­li se en­car­ga de re­vi­sar. Po­cos mi­nu­tos des­pués, otro au­to se acer­ca con una bol­sa más gran­de, que al pa­re­cer lle­va ro­pas que lue­go se­rán de­bi­da­men­te dis­tri­bui­das en el per­che­ro so­li­da­rio. Así trans­cu­rre ca­da día en es­te si­tio al que acu­den per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos en bus­ca de un abri­go o un pla­to de co­mi­da.

“La gen­te es­ta­cio­na y de­ja su apor­te, en ro­pa o en co­mi­da. No re­ci­bi­mos di­ne­ro en efec­ti­vo, pe­ro sí do­na­cio­nes que sir­van pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas”, acla­ra do­ña Ni­na so­bre el pro­yec­to que co­men­zó ha­ce ca­si un año y me­dio y dia­ria­men­te cuen­ta con la so­li­da­ri­dad de mu­cha gen­te que es­tá al pen­dien­te, dis­pues­ta a dar­les una mano.

Pe­ro el kios­ko, que ocu­pa un rin­cón de la plazoleta, no es el úni­co atrac­ti­vo. Tam­bién hay un are­ne­ro don­de se ins­ta­ló un par­que pa­ra di­ver­sión de los más pe-

JUN­TOS A LA PAR. El pro­yec­to so­li­da­rio nació de un sue­ño que te­nía do­ña Ni­na y al que don Mi­to se su­mó, dis­pues­to a dar una mano a quien lo ne­ce­si­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.