To­ca­ta & Fu­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Mo­ne­co Ló­pez

Se me ha­ce que unos alie­ní­ge­nas de muy ma­la on­da es­pol­vo­rea­ron nues­tra at­mós­fe­ra con una es­pe­cie de sus­tan­cia de al­ta to­xi­ci­dad que nos in­du­ce a los com­por­ta­mien­tos más da­ñi­nos, crue­les, san­gui­na­rios o, en los ca­sos más li­ge­ros, im­bé­ci­les. Es una ex­pli­ca­ción ten­ta­ti­va traí­da de la me­le­na, pa­ra in­ten­tar en­con­trar la ra­zón de tan­ta sin­ra­zón en nues­tra co­ti­dia­nei­dad.

Un ti­po, in­dig­na­do por­que su ma­má le ne­gó el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir to­man­do o fu­man­do o as­pi­ran­do, pro­ce­dió a ga­rro­tear­la sin con­tem­pla­ción. Otro hom­bre, en com­pli­ci­dad con su pa­pá, vio­la­ba sis­te­má­ti­ca­men­te a su hi­ji­ta de ocho años. Fí­je­se: pa­pi y abue­li­to se tur­na­ban en la ta­rea de vio­lar a la chi­qui­ta. Y lo te­rri­ble de es­tos ca­sos es que no re­pre­sen­tan he­chos ais­la­dos sino ca­si una va­rian­te de la vio­la­ción sim­ple y lla­na, por la can­ti­dad de su­ce­sos que pa­re­cen cal­ca­dos uno del otro.

La vio­len­cia que an­tes (muy po­co an­tes) im­pe­ra­ba en­tre las hin­cha­das en los par­ti­dos de fút­bol, se tras­la­dó a las ca­lles. Y has­ta hoy si­gue co­se­chan­do víc­ti­mas, ya no tan­to en las cer­ca­nías de don­de se ju­gó el par­ti­do, sino a ki­ló­me­tros de allí. Un vi­deo de ce­lu­lar mos­tra­ba ha­ce po­co a una mu­jer que, in­dig­na­da an­te la visión de otra da­ma que pasaba fren­te a ella vis­tien­do una re­me­ra de Olim­pia, le pro­pi­nó una pa­ta­da en la co­la, com­ple­men­ta­da con un fuer­te em­pu­jón. Lue­go, la ce­rris­ta ra­bio­sa, se re­ti­ró en su mo­to, acom­pa­ña­da de una ami­ga, pro­ba­ble­men­te tan fa­ná­ti­ca co­mo ella.

Siem­pre gra­cias al ser­vi­cio vo­lun­ta­rio y ge­ne­ro­so de los ce­lu­vi­deas­tas, pu­di­mos ho­rro­ri­zar­nos con el sa­cri­fi­cio de un pe­que­ño y sim­pá­ti­co pe­rri­to que, ata­do del cue­llo al pa­ra­gol­pes de una ca­mio­ne­ta, fue obli­ga­do a se­guir­la has­ta ter­mi­nar muer­to. Co­mo de­ta­lle agra­van­te, el ani­ma­li­to mo­vía ale­gre­men­te la co­la has­ta cuan­do co­men­zó a mo­ver­se el vehícu­lo. Es­to ocu­rrió en una lo­ca­li­dad del in­te­rior. Y creo que muy po­ca gen­te des­co­no­ce ese des­agra­da­ble abu­so mor­tal ejer­ci­do por dos mu­je­res, una ma­yor y fea, y la otra jo­ven y bas­tan­te bo­ni­ta, con­tra un que­ri­ble pe­rri­to lla­ma­do en vida Tyson.

La in­dig­na­ción co­lec­ti­va sus­ci­ta­da por las te­rri­bles imá­ge­nes no se hi­zo es­pe­rar. Los co­men­ta­rios con­de­na­ban a las dos ver­du­gas, la­men­ta­ban la in­fe­liz suer­te de Tyson y pe­dían al­gún cas­ti­go digno a las cul­pa­bles. Pe­ro has­ta el mo­men­to de es­cri­bir es­to, martes 7 de no­viem­bre, na­die ha­bía mo­vi­do un bo­lí­gra­fo en­tre los po­li­cías y fis­ca­les que de­be­rían po­ner el to­que de jus­ti­cia en esa ma­ra­ña de pre­po­ten­cia cri­mi­nal y he­dor a im­pu­ni­dad que ro­dea a la pe­no­sa eje­cu­ción del pi­chi­cho.

La bru­ja gri­to­na y pre­po­ten­te ha­bría acusado a Tyson de mor­der a una ne­na. La jo­ven be­lla y mal­va­da re­pe­tía lo mis­mo. Pe­ro los testigos ase­gu­ran que Tyson era de buen ta­lan­te, y nun­ca si­quie­ra ama­gó mor­der a na­die. Di­cen que el gra­do de ci­vi­li­za­ción de una so­cie­dad se mi­de por có­mo tra­ta a sus ni­ños, sus lo­cos y sus ani­ma­les do­més­ti­cos. No quie­ro es­pe­cu­lar con me­di­das mi­cro­mé­tri­cas que de­pri­man más to­da­vía a la gen­te. Por eso aquí doy por ter­mi­na­do es­te ma­mo­tre­ti­to. Gra­cias y bue­nos días.

"Di­cen que el gra­do de ci­vi­li­za­ción de una so­cie­dad se mi­de por có­mo tra­ta a sus ni­ños, sus lo­cos y sus ani­ma­les do­més­ti­cos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.