Mo­ne­da del ma­ña­na

Mu­chos de­ben ha­ber oí­do so­bre el bit­coin, pe­ro po­cos pro­ba­ble­men­te sa­ben de qué se tra­ta y có­mo ope­rar con él. Los es­pe­cia­lis­tas nos ex­pli­can en qué con­sis­te es­te me­dio de pa­go y có­mo uti­li­zar­lo de ma­ne­ra se­gu­ra.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Se lo co­no­ce co­mo el di­ne­ro del fu­tu­ro. Es el bit­coin, la mo­ne­da di­gi­tal más co­no­ci­da y, ade­más, la pri­me­ra crip­to­mo­ne­da des­cen­tra­li­za­da del mun­do. Se va­le de in­ter­net pa­ra man­dar di­ne­ro de per­so­na a per­so­na a cual­quier pun­to del pla­ne­ta sin uti­li­zar pa­ra ello a una en­ti­dad cen­tra­li­za­da.

“Es un ti­po de mo­ne­da, pe­ro com­ple­ta­men­te di­gi­tal. Los bit­coins se ge­ne­ran en ba­se al tra­ba­jo en con­jun­to de mu­chas compu­tado­ras on­li­ne y se ba­san en un soft­wa­re es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da una de esas crip­to­mo­ne­das”, ex­pli­ca Se­bas­tián Stra­nie­ri, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de VU, una com­pa­ñía re­gio­nal de ci­ber­se­gu­ri­dad.

Esas compu­tado­ras, a su vez, se or­ga­ni­zan en pools o gru­pos, en los cua­les se con­cen­tra el tra­ba­jo de pro­ce­sa­mien­to de las transac­cio­nes, pa­ra tra­tar de ge­ne­rar la ma­yor can­ti­dad de mo­ne­das. Pa­ra ello, esas compu­tado­ras lo que ha­cen es re­sol­ver pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos, al­go que la red com­ple­ta pre­mia con la en­tre­ga de una can­ti­dad de crip­to­mo­ne­das. Es­te pro­ce­so se llama mi­na­do o mi­ning.

Bit­coin fue crea­do en enero de 2009 por Sa­tos­hi Na­ka­mo­to, cu­ya ver­da­de­ra iden­ti­dad y na­cio­na­li­dad son des­co­no­ci­das has­ta el mo­men­to; e in­clu­so se pien­sa que no es una per­so­na, sino un gru­po de per­so­nas. Es ac­tual­men­te la más co­no­ci­da de las crip­to­mo­ne­das, por­que fue la pri­me­ra y su va­lor se mul­ti­pli­có en for­ma ex­po­nen­cial.

Hoy exis­ten más de 150 ti­pos de crip­to­mo­ne­das y el nú­me­ro va en au­men­to, da­do que se es­tá po­nien­do de mo­da que una em­pre­sa de­ci­da lan­zar su pro­pia mo­ne­da vir­tual pa­ra fi­nan­ciar­se y así ge­ne­rar un eco­sis­te­ma con su pro­pia mo­ne­da de pa­go.

En el mun­do de las crip­to­mo­ne­das o crip­to­di­vi­sas se uti­li­za un ins­tru­men­to que se co­no­ce co­mo initial coin of­fe­ring (ICO, por sus si­glas en in­glés) pa­ra fi­nan­ciar el desa­rro­llo de nue­vos pro­to­co­los. Es­ta ex­pre­sión, tra­du­ci­da li­te­ral­men­te al cas­te­llano, sig­ni­fi­ca ofer­ta ini­cial de mo­ne­da.

¿Qué di­fe­ren­cia a los dis­tin­tos ti­pos de crip­to­mo­ne­das en­tre sí? “La acep­ta­ción, el ni­vel de di­fi­cul­tad pa­ra el mi­na­do, el va­lor en­tre ca­da una de ellas, la ca­pa­ci­dad de to­da la red de to­mar de­ci­sio­nes, en­tre otras. Bit­coin es so­lo la pri­me­ra, la más po­pu­lar,

pe­ro en un fu­tu­ro po­dría po­si­cio­nar­se otro ti­po de mo­ne­da, sin du­das. Otro de los pun­tos de di­fe­ren­cia es si se tra­ta de una red pú­bli­ca, co­mo block­chain, o si es pri­va­da”, res­pon­de Stra­nie­ri.

Tra­tán­do­se de ope­ra­cio­nes vir­tua­les, las du­das y la cau­te­la son fre­cuen­tes cuan­do se ha­bla de mo­ne­das di­gi­ta­les. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es co­mún que fren­te a ca­da in­no­va­ción exis­ta una se­rie de du­das re­la­cio­na­das con la fia­bi­li­dad, el ni­vel de ries­go y la se­gu­ri­dad de quien se ve di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­do en el cam­bio.“En el ca­so de las crip­to­mo­ne­das, y es­pe­cí­fi­ca­men­te del bit­coin, se pue­de ha­cer una com­pa­ra­ción con las in­no­va­cio­nes pro­pues­tas por dos de las em­pre­sas con ma­yor va­lua­ción de Si­li­con Va­lley: Uber y Airbnb”, se­ña­la.

En am­bos ca­sos, la dis­rup­ción del bit­coin se pro­du­ce en un es­pa­cio don­de no exis­te re­gu­la­ción, don­de la in­sa­tis­fac­ción de la po­bla­ción es gran­de y, por lo tan­to, hay mi­les de usua­rios dis­pues­tos a co­rrer el ries­go —en vis­ta de las gran­des ven­ta­jas que ofre­ce— y dan uso a la in­no­va­ción de for­ma co­ti­dia­na.

Có­mo fun­cio­na el mer­ca­do

“En la prác­ti­ca es muy si­mi­lar a la ban­ca de in­ver­sión. So­lo que acá las ope­ra­cio­nes pue­den ha­cer­se de for­ma personal, uno a uno, y es­to con­lle­va un ni­vel de ries­go que pue­de ser al­to, si no se to­man los re­cau­dos ne­ce­sa­rios”, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra ha­cer­se de crip­to­mo­ne­das, el usua­rio tra­di­cio­nal de­be­rá cam­biar­las por di­ne­ro de cur­so vi­gen­te en su país, por lo tan­to, ese pa­sa­je de­be­ría ser en per­so­na o al me­nos te­ner un es­crow (con­tra­to de depósito en ga­ran­tía, en el cual el di­ne­ro que­da en re­ser­va a tra­vés de un ter­ce­ro). Las transac­cio­nes con crip­to­mo­ne­das no son re­ver­si­bles, por lo tan­to, en el mo­men­to que en­via­mos nues­tros bit­coins a al­guien más, ya es­tán fue­ra de nues­tro con­trol.

Otra pre­gun­ta es por qué de­be­rían pre­fe­rir­se és­tas a las mo­ne­das reales. “Por­que son mo­ne­das des­cen­tra­li­za­das, ad­mi­nis­tra­das por to­dos sus usua­rios, y no de­pen­den de or­ga­nis­mos mo­no­lí­ti­cos ni son in­fluen­cia­das por mer­ca­dos do­mi­nan­tes o po­lí­ti­cas de­ter­mi­na­das”, re­co­mien­da Ni­co­lás Arias, di­rec­tor de Se­gu­ri­dad e In­fra­es­truc­tu­ra pa­ra VU.

Hay va­rias for­mas de con­se­guir los bit­coins. Una es a tra­vés del mi­na­do, es de­cir, re­sol­vien­do pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos con la compu­tado­ra. Es­te mé­to­do no es re­co­men­da­ble, por­que la di­fi­cul­tad de las ecua­cio­nes a re­sol­ver es muy ele­va­da (con­cep­to fun­da­men­tal pa­ra que la mo­ne­da man­ten­ga su va­lor a me­di­da que au­men­tan el uso y la dis­po­ni­bi­li­dad).

La otra for­ma de con­se­guir bit­coins es com­prán­do­los con di­ne­ro real en al­guno de los tan­tos ex­chan­gers (que se en­car­gan de in­ter­cam­biar di­ne­ro en­tre pro­ce­sa­do­res) que hay en el mer­ca­do. Cual­quie­ra sea la for­ma, los es­pe­cia­lis­ta es­tán de acuer­do en que es tan o más se­gu­ro ope­rar con crip­to­mo­ne­das que ha­cer­lo con bi­lle­tes en efec­ti­vo.

“Pe­ro hay que usar ex­chan­gers re­co­no­ci­dos y ha­cer las transac­cio­nes en si­tios de bue­na repu­tación. En el ca­so de si­tios que no ge­ne­ren la con­fian­za su­fi­cien­te, hay que acu­dir a agen­tes de es­crow, que ha­gan de in­ter­me­dia­rios, pa­gan­do un pe­que­ño fee (can­ti­dad o abono fi­jo que pa­ga el clien­te) que lo va­li­de”, re­co­mien­da Arias.

Fu­tu­ro

Las crip­to­mo­ne­das re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad de in­ver­sión y de in­ter­cam­bio dia­rio, ase­gu­ran sus de­fen­so­res. “Es co­mún que fren­te a ca­da in­no­va­ción exis­tan du­das so­bre la fia­bi­li­dad, ni­vel de ries­go y se­gu­ri­dad de quien se ve di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­do con el cam­bio”, afir­ma Stra­nie­ri.

Se­gún Arias, “es du­do­so que lle­guen a re­em­pla­zar en for­ma com­ple­ta las mo­ne­das reales, da­do que es­tas úl­ti­mas son so­por­ta­das por los paí­ses, y no so­lo en­tra en jue­go su va­lor eco­nó­mi­co, sino que tam­bién se con­si­de­ran sus va­lo­res po­lí­ti­cos, es­tra­té­gi­cos y de iden­ti­dad de ca­da país”.

Am­bos ex­per­tos coin­ci­den en que es muy pron­to co­mo pa­ra po­der afir­mar qué lu­gar ocu­pa­rán las crip­to­mo­ne­das a la ho­ra de pre­fe­rir­las co­mo me­dios de transac­ción fren­te a otras al­ter­na­ti­vas, pe­ro to­do in­di­ca que las di­vi­sas di­gi­ta­les van a vol­ver­se más po­pu­la­res a fu­tu­ro.

Por: Carlos Da­río To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.