Ur­ba­nos

Ultima Hora - Vida - - Editorial -

Los que na­cie­ron allí. Los que lle­ga­ron de otros si­tios y la adop­ta­ron co­mo lu­gar pa­ra vi­vir. Los que so­lo tra­ba­jan en ella y los que es­tán de pa­so. De un mo­do u otro, to­dos es­tos gru­pos for­man par­te de una ciu­dad. Pe­ro los dos pri­me­ros tie­nen, ade­más, de­re­chos con re­la­ción a es­ta, por­que ha­bi­tan en su te­rri­to­rio.

Esos de­re­chos, es­ta­ble­ci­dos en una car­ta mun­dial, apun­tan a ga­ran­ti­zar un ob­je­ti­vo fun­da­men­tal: una vida dig­na. Y ha­cen re­fe­ren­cia a as­pec­tos bá­si­cos co­mo: vi­vien­da, agua, ener­gía eléc­tri­ca, trans­por­te pú­bli­co, tra­ba­jo, ser­vi­cios de sa­lud, es­cue­las, me­dioam­bien­te sano, en­tre otros.

Pe­ro no se tra­ta so­lo de ac­ce­der a lo que ya exis­te –que en mu­chos ca­sos es in­su­fi­cien­te e inade­cua­do–, sino de te­ner la po­si­bi­li­dad de cam­biar­lo pa­ra que pue­da dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des.

Hoy, el De­re­cho a la Ciu­dad emer­ge co­mo un con­cep­to con el que se bus­ca con­tra­rres­tar los efec­tos de una ur­ba­ni­za­ción que avan­za sin te­ner en cuen­ta a la gen­te, so­bre to­do a los más vul­ne­ra­bles.

Si la ciu­dad es, co­mo di­jo un co­no­ci­do so­ció­lo­go, el mun­do don­de es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir, hay que bus­car la ma­ne­ra de que to­dos po­da­mos ha­bi­tar dig­na­men­te ese pe­que­ño, di­ver­so y caó­ti­co pla­ne­ta de ce­men­to y ruedas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.