HI­JOS DE PA­PÁ

Criar un hi­jo nun­ca fue una ta­rea ex­clu­si­va de las mu­je­res, pe­ro bien que los hom­bres de­ja­ban la par­te más pe­sa­da a car­go de ellas. Las cosas, fe­liz­men­te, han cam­bia­do y en la ac­tua­li­dad la res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da en un por­cen­ta­je equi­ta­ti­vo. ¿Cuá­le

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Criar un hi­jo nun­ca fue una ta­rea ex­clu­si­va de las mu­je­res, pe­ro los hom­bres de­ja­ban la par­te más pe­sa­da a car­go de ellas. Las cosas han cam­bia­do. Los pa­pás nos cuen­tan sus ex­pe­rien­cias.

Ser pa­pá es co­sa de hom­bres. Una afir­ma­ción que pue­de pa­sar por tau­to­ló­gi­ca, pe­ro que ilus­tra una reali­dad ac­tual, la que deja atrás un tiem­po ca­rac­te­ri­za­do por el es­ca­so com­pro­mi­so del pa­dre con la crian­za de los ni­ños des­de el na­ci­mien­to. Hoy es­tá en re­tro­ce­so esa ca­te­go­ría de va­ro­nes que no se in­vo­lu­cran en las obli­ga­cio­nes parentales.

Ha­ce unos 40 años, la cul­tu­ra del mo­men­to im­po­nía un es­ti­lo de pa­ter­ni­dad que hoy nos re­sul­ta mu­cho más le­ja­na de lo que en reali­dad es. Lo que en ese en­ton­ces pre­va­le­cía co­mo el ideal del rol de un hom­bre con res­pec­to a sus hi­jos, en la ac­tua­li­dad nos pa­re­ce anacró­ni­co, en al­gún ca­so, e in­clu­so bár­ba­ro, en otros.

Mi­tos y le­yen­das

La su­per­vi­ven­cia de cier­tas cos­tum­bres y creen­cias, que eran con­si­de­ra­das ver­da­des in­mu­ta­bles, se sos­tu­vo sobre fun­da­men­tos más cer­ca­nos a los mi­tos que a cri­te­rios vis­tos co­mo ra­cio­na­les según una óp­ti­ca más ac­tual.

Para las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, el pa­pá era el pro­duc­tor y la ma­má la re­pro­duc­to­ra. Co­mo pro­vee­dor, él te­nía que pa­sar mu­cho tiem­po fue­ra de ca­sa, mien­tras la ma­dre se que­da­ba en el ho­gar a car­go de la crian­za y el cui­da­do de los hi­jos.

Es­to im­pli­ca­ba que la mu­jer de­bía de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a las ta­reas do­més­ti­cas, a tiem­po com­ple­to y sin es­pa­cio para su realización per­so­nal. El hom­bre, en cam­bio, te­nía más opor­tu­ni­da­des de “ha­cer su vida” fue­ra del ho­gar; y cuan­do vol­vía, lo hacía para ali­men­tar­se y des­can­sar.

El pa­dre de an­tes cas­ti­ga­ba con gol­pes, su pa­la­bra era úl­ti­ma e in­ape­la­ble. Mu­chos eran rea­cios a de­mos­trar afec­to a sus hi­jos e hi­jas en pú­bli­co; en el ca­so de es­tas úl­ti­mas, pro­ba­ble­men­te el com­pro­mi­so con su edu­ca­ción era in­fe­rior en com­pa­ra­ción con el que te­nía la ma­dre.

El pa­pá en­se­ña­ba que los hi­jos va­ro­nes de­bían ser muy mas­cu­li­nos y no de­mos­trar sus sen­ti­mien­tos, ade­más de ani­mar­los a vi­vir si­tua­cio­nes de ries­go. Pre­go­na­ba que ha­bía una moral para los chi­cos y otra para las ni­ñas de la fa­mi­lia, “va­lo­res” que casi siem­pre eran con­tra­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.