MOSCÚ

Ultima Hora - Vida - - Turismo -

Po­see al­re­de­dor de 698 me­tros de lon­gi­tud y 130 me­tros de an­cho. Es con­si­de­ra­da el cen­tro de la ciu­dad y de to­da Ru­sia. De allí par­ten las prin­ci­pa­les ca­lles de la ca­pi­tal. Al­ber­ga dos mun­dos en­fren­ta­dos: por un la­do, el mau­so­leo de Le­nin; por el otro, los lu­jo­sos al­ma­ce­nes GUM.

Las am­plias y prin­ci­pa­les ca­lles de Moscú dan lu­gar a un ma­ra­vi­llo­so cen­tro con ras­ca­cie­los de gran im­pac­to vi­sual. Ca­mi­nan­do por sus cua­dras, voy apren­dien­do al­go: Moscú hay que to­már­se­la con cui­da­do. No por­que sea una ciu­dad pe­li­gro­sa, sino por ser in­men­sa.

Con más de do­ce mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, un cas­co an­ti­guo que tie­ne al­re­de­dor de 1000km2 y por el que tran­si­tan apro­xi­ma­da­men­te cinco mi­llo­nes de vehícu­los, no es de ex­tra­ñar que el me­tro sea el me­dio de trans­por­te más uti­li­za­do, al­re­de­dor de nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas lo uti­li­zan a dia­rio, sien­do el más tran­si­ta­do del mun­do y par­te im­por­tan­te del atrac­ti­vo cultural y tu­rís­ti­co de la ciu­dad. Cuan­do te can­ses de ver im­po­nen­tes mo­nu­men­tos al ai­re li­bre, ba­jar a es­te lu­gar pue­de ser una bue­na op­ción. Ade­más de ser el me­dio de trans­por­te más rá­pi­do y eco­nó­mi­co, también es digno de un pa­seo en el mu­seo. Casi to­das las es­ta­cio­nes del me­tro mos­co­vi­ta son una obra de ar­te ba­jo tie­rra, muy pa­re­ci­das a pa­la­cios sub­te­rrá­neos. Una ac­ti­vi­dad ver­da­de­ra­men­te im­per­di­ble.

Y ha­blan­do de vi­si­tas obli­ga­das, ¿hay al­go más ru­so que un ba­llet en el fa­mo­sí­si­mo tea­tro Bols­hói? Es uno de los sím­bo­los de es­te país y fa­mo­so en to­do el mun­do. Su fa­ma mue­ve mul­ti­tu­des y los ar­tis­tas sue­ñan pi­sar su es­ce­na­rio. Pue­de que ha­yas ido y visto mu­chos tea­tros, pe­ro se­gu­ro que nin­guno co­mo es­te. Só­lo con men­cio­nar su nom­bre, ya es po­si­ble ima­gi­nar­se un gran ba­llet en mo­vi­mien­to.

En re­su­mi­das pa­la­bras, Moscú pue­de ser una ciu­dad ol­vi­da­da para el mun­do oc­ci­den­tal, pe­ro para quie­nes tu­vi­mos la suer­te de cru­zar al­guno de los puen­tes sobre el Mos­co­va mi­ran­do el ama­ne­cer a las 5.00 de la ma­ña­na, Moscú es una ciu­dad ca­paz de me­ter­se en­tre las cla­ví­cu­las.

CO­MO EN UN CUEN­TO. La Igle­sia del Sal­va­dor sobre la Sangre De­rra­ma­da des­lum­bra por sus cú­pu­las mul­ti­co­lo­res y sus mo­sai­cos in­te­rio­res, dan­do la sen­sa­ción de un di­bu­jo co­lo­rea­do digno de una his­to­ria in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.