La ma­ter­ni­dad que no se juz­ga

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La ma­ter­ni­dad en si­tua­ción de cár­cel es una reali­dad que vi­ven va­rias mu­je­res de nues­tro país y re­afir­ma aque­llo de que “ma­má hay y ha­brá una so­la”. En el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio del Buen Pas­tor co­no­ci­mos a ma­dres cu­yo úni­co fin es brin­dar amor a sus hi­jos bio­ló­gi­cos o de co­ra­zón. Com­par­ti­mos al­gu­nas de es­tas his­to­rias que se dan tras las re­jas.

A pe­sar de to­do, ella pri­me­ro es ma­dre. Por un se­gun­do, Ro­cío An­to­ne­lla Ca­bre­ra (35) se que­da abs­traí­da en sus pen­sa­mien­tos y, con la mi­ra­da le­ja­na, di­ce nos­tál­gi­ca: “Yo ha­ce cua­tro años y seis me­ses que es­toy acá y mi ma­má nun­ca vino a ver­me”. Pe­ro in­me­dia­ta­men­te se re­po­ne de ese es­ta­do y la jus­ti­fi­ca. Ex­pli­ca que cuan­do a ella la en­ce­rra­ron en el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio del Buen Pas­tor por un de­li­to que co­me­tió, su ma­dre se tu­vo que ha­cer car­go de los seis hi­jos que man­te­nía. Ro­cío es sol­te­ra y nun­ca tu­vo una pa­re­ja es­ta­ble. Eso no es to­do, es­tan­do re­clui­da asu­mió su ma­ter­ni­dad por sép­ti­ma vez, con Fa­cun­do, que hoy tie­ne tres años. Los dos vi­ven jun­tos en el pa­be­llón Ama­ne­cer, den­tro de la cár­cel de mu­je­res.

En el mis­mo sec­tor en que es­tá Ro­cío hay otras 28 mu­je­res más, que tam­bién vi­ven con sus hi­jos o es­tán em­ba­ra­za­das. En es­te pa­be­llón, en par­ti­cu­lar, per­mi­ten que las ma­dres pue­dan criar a pe­que­ños de has­ta cua­tro años de edad. Aun­que en to­tal, su­man­do to­das las re­clu­sas del Buen Pas­tor, hay 471 mu­je­res pri­va­das de li­ber­tad, de es­ta can­ti­dad so­lo 176 tie­nen con­de­nas.

La­zos per­mi­ti­dos

El sec­tor Ama­ne­cer es un lu­gar in­de­pen­dien­te, com­ple­ta­men­te apar­ta­do del pa­be­llón prin­ci­pal. Es más, su in­gre­so al Buen Pas­tor se rea­li­za por un ac­ce­so di­fe­ren­te. Tie­ne un pa­tio gran­de don­de los ni­ños y las ni­ñas pue­den ju­gar y di­ver­tir­se a gus­to.

Co­mo nues­tro re­co­rri­do se ha­ce en pleno me­dio­día, hay mu­je­res que a es­ta ho­ra dan de co­mer a sus hi­jos en un tablón. Es la úni­ca me­sa pa­ra com­par­tir el al­muer­zo, la que se divisa en el cen­tro de un co­rre­dor. Al­re­de­dor hay ha­bi­ta­cio­nes con pa­re­des cu­yas pin­tu­ras es­tán muy gas­ta­das por el pa­so del tiem­po. Los pe­que­ños co­men­sa­les es­tán lis­tos pa­ra ser­vir­se el me­nú del día, con ba­be­ros o sin él, en si­lle­tas al­tas o en si­llas ba­jas. Las ma­dres lle­gan has­ta el lu­gar del al­muer­zo de a una, con un pla­to en mano, se co­rren pa­ra un la­do y ha­cen más es­pa­cio pa­ra que el al­muer­zo se lle­ve a ca­bo en ar­mo­nía. Es pro­ba­ble que es­tas des­crip­cio­nes no guar­den re­la­ción con las que uno ima­gi­na so­bre una pe­ni­ten­cia­ría, pe­ro en es­ta par­te del Buen Pas­tor es así.

Mien­tras al­gu­nas al­muer­zan con sus hi­jos, hay una que es­tá ten­dien­do ro­pi­tas de su be­bé. Apro­ve­chan­do que hay buen cli­ma, el ten­de­de­ro se lle­na. Mien­tras ocu­rre to­do es­to es que char­la­mos con Ro­cío, en un lu­gar bien apar­ta­do den­tro del pa­tio de la pe­ni­ten­cia­ría.

“Él es el úni­co hi­jo que vi­ve con­mi­go”, co­men­ta mien­tras Fa­cun­do se acer­ca has­ta ella; es un morenito con el cu­tis he­re­da­do de su ma­dre. Sus oji­tos son pro­fun­da­men­te ne­gros y su mi­ra­da no re­fle­ja más que

inocen­cia. Ac­túa de ma­ne­ra tí­mi­da fren­te a no­so­tros, no res­pon­de a na­da cuan­do su ma­má le pi­de que nos ha­ble de su es­cue­la, de sus di­bu­jos, de su cum­plea­ños. Ape­nas nos in­di­ca con sus de­di­tos cuál es su edad. Mues­tra tres.

Ca­be men­cio­nar que en el pa­be­llón Ama­ne­cer, los pe­que­ños tie­nen pro­fe­so­ras con las que dan cla­ses de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na, tres ve­ces por se­ma­na, y asi­mis­mo ac­ce­den pe­rió­di­ca­men­te a ser­vi­cios de sa­lud.

A pe­sar de que Ro­cío ya tu­vo otros seis hi­jos an­tes que Fa­cun­do, es­ta vez ex­pe­ri­men­ta su ma­ter­ni­dad co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez. Es que, a di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos, él na­ció en la pe­ni­ten­cia­ría. “Des­de chi­qui­to no sa­le —de la cár­cel— y es­tá to­do el tiem­po con­mi­go. Has­ta ha­ce un tiem­po, nin­gún fa­mi­liar le co­no­cía. So­la­men­te mis hi­jos, que ve­nían a vi­si­tar­me y otros dos her­ma­nos míos, que tam­bién vie­nen a me­nu­do”, re­la­ta. Cuen­ta que hoy en día, Fa­cun­do ya co­no­ce a sus abue­los. Des­de el año pa­sa­do que su ma­dre con­si­gue en­viar­lo a pa­sar unos días con ellos.

Es la pri­me­ra vez que Ro­cío An­to­ne­lla in­gre­sa al Buen Pas­tor. Por su par­ti­ci­pa­ción en un ro­bo de 2013 se le con­de­nó a ocho años de cár­cel. Ac­tual­men­te han trans­cu­rri­do cin­co y den­tro de po­co re­ci­bi­rá su li­ber­tad con­di­cio­nal, por su bue­na con­duc­ta. Ella tra­ba­ja en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio y a la vez es­tu­dia. Es­te año ter­mi­na la se­cun­da­ria, gra­cias a un pro­gra­ma que ofre­ce el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cien­cias (MEC). “Si Dios quie­re, me to­ca en mar­zo del año que vie­ne”, nos cuen­ta en­tu­sias­ma­da. Me­dian­te las me­di­das de un juez sal­drá tem­po­ral­men­te de la cár­cel. Ella su­po­ne que le to­ca­rá un mes de sa­li­da tran­si­to­ria, co­mo pe­rio­do de prue­ba.

Ma­dres por adop­ción

Ade­más de Ro­cío, hay otras his­to­rias en si­tua­ción de cár­cel. Co­no­ci­mos a otras ma­dres, cu­yas reali­da­des son di­fe­ren­tes. Lo úni­co que tie­nen en co­mún Rei­nal­da Lez­cano Co­ro­nel (61) y Ma­ría Lo­ren­za Váz­quez (63) es que am­bas son con­si­de­ra­das las ma­má gua­su del Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio del Buen Pas­tor. Son ma­dres del co­ra­zón.

Rei­nal­da es del pa­be­llón Li­ber­tad y en el mo­men­to de la en­tre­vis­ta la en­con­tra­mos en su lu­gar de tra­ba­jo, en un am­plio ta­ller de cos­tu­ra que tie­ne la pe­ni­ten­cia­ría, en don­de las mu­je­res tra­ba­jan pa­ra la Fun­da­ción Prin­ce­sa Dia­na. “Las chi­cas me lla­man abuela y to­di­tas son ape­ga­das a mí”, co­men­ta ella y se le mar­can las arru­gas en el ros­tro cuan­do son­ríe con un ai­re muy an­ge­li­cal. Uno se pre­gun­ta­ría por qué es­tá en la cár­cel, pe­ro lle­va ahí ha­ce más de tres años cum­plien­do con su con­de­na. Com­par­te si­gi­lo­sa que tie­ne cin­co hi­jos y uno de ellos es adop­ti­vo; por cier­to, el úni­co que va a vi­si­tar­la el 5 de ca­da mes. Los otros cua­tro van en oca­sio­nes es­pe­cia­les, co­mo su cum­plea­ños o el Día de la Ma­dre. Tal vez por su apa­ren­te ter­nu­ra es que las de­más mu­je­res la res­pe­tan y la con­si­de­ran co­mo una ma­má. Es más, ella mis­ma afir­ma que se sien­te muy que­ri­da. Y co­mo tie­ne una sa­lud de­li­ca­da —pa­de­ce de dia­be­tes e hi­per­ten­sión—, ya so­la­men­te se de­di­ca a los tra­ba­jos de cro­ché. De re­pen­te re­cuer­da a su ma­má e ilu­sio­na­da es­pe­ra que le den per­mi­so pa­ra ir a vi­si­tar­la al ce­men­te­rio. Pi­de con­mo­vi­da que los hi­jos mues­tren su afec­to a las ma­dres en vi­da. “Aun­que sean vie­ji­tas, es­tén al la­do”, pon­de­ra en­tre lá­gri­mas.

Así co­mo Rei­nal­da, Ma­ría Lo­ren­za tam­bién es con­si­de­ra­da por las de­más mu­je­res co­mo la ma­má gua­su, aun­que por otro mo­ti­vo dis­tin­to: su li­de­raz­go. An­tes de ser re­clui­da fue asis­ten­te so­cial. Tu­vo nue­ve hi­jos, quie­nes no sue­len vi­si­tar­la. Ella re­ve­la que es por­que no le per­do­nan el de­li­to que co­me­tió. Sin em­bar­go, de­ci­dió en­fo­car­se en bri­dar ayu­da a otras mu­je­res. “Las más de 400 ni­ñas que ten­go acá, to­das ellas son mis hi­jas de co­ra­zón”, sub­ra­ya la mu­jer de ojos gran­des, par­dos y voz muy grue­sa. Quie­nes van a vi­si­tar­las, son las com­pa­ñe­ras a quie­nes ayu­dó y que ya ob­tu­vie­ron su li­ber­tad.

Ma­ría Lo­ren­za lle­ga has­ta nues­tro en­cuen­tro en el ta­ller de cos­tu­ra. Se ubi­ca en un asien­to y re­cues­ta a un la­do el bas­tón que trae. Ha­ce seis años que lle­va re­clui­da y des­de en­ton­ces se de­di­ca a ayu­dar y asis­tir a sus com­pa­ñe­ras en el as­pec­to re­li­gio­so. Ella es muy ca­tó­li­ca y en­se­ña ge­nui­na­men­te so­bre los va­lo­res a las de­más mu­je­res. En ese sen­ti­do, sus bue­nas ac­cio­nes y su li­de­raz­go le fue­ron re­co­no­ci­dos con una cer­ti­fi­ca­ción por par­te del Me­ca­nis­mo Na­cio­nal de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra. En 2015, cuan­do vino el pa­pa Fran­cis­co al país, tam­bién or­ga­ni­zó a las mu­je­res del Buen Pas­tor pa­ra el re­ci­bi­mien­to. “Las ma­dres que es­tán aquí, me gus­ta­ría que fue­ran pro­fe­sio­na­les. Si ya su­pe­raron mu­chas co­sas, que su­peren más. Quie­ro que es­tu­dien, que se de­di­quen acá, por­que eso sir­ve pa­ra su con­duc­ta”, se­ña­la.

Las mu­je­res que se en­cuen­tran pri­va­das de li­ber­tad —en su ma­yo­ría— es­tán re­clui­das por he­chos pu­ni­bles de­fi­ni­dos en la Ley 1340/88. Aquí se con­tem­plan de­li­tos por mi­cro­trá­fi­co, co­mo fue el ca­so de Rei­nal­da; de po­se­sión de sus­tan­cias, es­tu­pe­fa­cien­tes y si­mi­la­res, co­mo el de Ma­ría Lo­ren­za.

“No­so­tras prác­ti­ca­men­te so­mos muy des­na­tu­ra­li­za­das por ser ma­más y es­tar den­tro de la cár­cel. No es que sea­mos ma­las per­so­nas por es­tar en­ce­rra­das. Es cier­to, la cár­cel sue­na feo. Pe­ro fue ne­ce­sa­rio que yo es­tu­vie­ra acá, por ejem­plo, pa­ra que me die­ra cuen­ta de mu­chas co­sas y de la ma­la vi­da que es­ta­ba lle­van­do, que no apro­ve­ché ni va­lo­ré. Y hay so­lo dos ca­mi­nos en es­to: cam­biás o te per­dés. Una eli­ge...”, re­fle­xio­na Ro­cío, quien de­ja cla­ro que la ma­ter­ni­dad de una mu­jer no se pue­de juz­gar por sus con­di­cio­nes, cuan­do el úni­co fin es amar a los hi­jos.

DE CO­RA­ZÓN. Es una ma­má gua­su tam­bién, Rei­nal­da Lez­cano, del pa­be­llón Li­ber­tad.

POR LI­DE­RAZ­GO. Ma­ría Lo­ren­za Váz­quez es con­si­de­ra­da una ma­dre, pa­ra las re­clu­sas de la pe­ni­ten­cia­ría.

SIEM­PRE PRE­SEN­TE. Se­gún Ro­cío Ca­bre­ra, es­tar en la cár­cel no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca ser ma­la ma­dre.

MA­MÁ E HI­JOS. En el pa­be­llón Ama­ne­cer, hay ma­dres que tie­nen la po­si­bi­li­dad de vi­vir con sus ni­ños, que ten­gan has­ta cua­tro años de edad, la­van­do ro­pi­tas y ha­cien­do otros queha­ce­res por sus chi­cos.

TABLÓN CO­MU­NI­TA­RIO. Es el úni­co lu­gar pa­ra co­mer en el pa­tio, que de­ben com­par­tir 29 mu­je­res, con sus res­pec­ti­vos hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.