ES­TÁN PIN­TA­DOS

El Club Cen­te­na­rio po­see una de las pi­na­co­te­cas más im­por­tan­tes del país, en can­ti­dad y en calidad. Y aun­que se tra­ta de una co­lec­ción pri­va­da, es­tá abier­ta al pú­bli­co. Re­co­rri­mos los sa­lo­nes don­de es­tán ex­pues­tos los cua­dros pa­ra mos­trar­te una co­lec­ción

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

El Club Cen­te­na­rio po­see una de las pi­na­co­te­cas más im­por­tan­tes del país. Re­co­rri­mos los sa­lo­nes don­de es­tán ex­pues­tos los cua­dros pa­ra mos­trar­te una co­lec­ción que va­le la pe­na ver.

Son al­re­de­dor de 80 cua­dros, la ma­yo­ría de au­to­res pa­ra­gua­yos, al­gu­nos clá­si­cos y otros mo­der­nos. Es­ta­mos en el Club Cen­te­na­rio, un lu­gar en el que sus es­pa­cios so­cia­les o de reunio­nes de di­rec­ti­vos son, a la vez, sa­las de un mu­seo en las que se pue­de apre­ciar el má­gi­co mundo de las pin­tu­ras, y es­ca­pa­ra­te pa­ra el ta­len­to de sus me­jo­res cul­to­res.

“La idea de com­prar obras de pin­to­res pa­ra­gua­yos fue una ini­cia­ti­va de la ad­mi­nis­tra­ción del doc­tor Óscar Pé­rez Uribe (1955-1990). Lue­go, el nú­me­ro de cua­dros se fue acre­cen­tan­do con las dis­tin­tas di­rec­ti­vas que lo su­ce­die­ron, Juan Net­to, Hu­go Es­ti­ga­rri­bia y Ali­rio Ugar­te Díaz”, re­cuer­da el ar­qui­tec­to Ramón Duar­te Bu-

rró, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pinacoteca del Club Cen­te­na­rio.

La in­ten­ción ini­cial era con­tar con un ca­tá­lo­go re­pre­sen­ta­ti­vo de los pin­to­res pa­ra­gua­yos clá­si­cos; es de­cir, te­ner al me­nos al­gu­na obra de nuestros me­jo­res ar­tis­tas. ¿Quié­nes for­man par­te de la co­lec­ción? Es­tán re­pre­sen­ta­dos el pai­sa­jis­ta y re­tra­tis­ta Pablo Al­borno, Juan An­sel­mo Sa­mu­dio, Ro­ber­to Hol­den Ja­ra, Jai­me Bes­tard, Raúl De La­fo­ret, Ju­lián de la He­rre­ría, Ofe­lia Echa­güe Ve­ra, en­tre otros.

En cuan­to a los au­to­res mo­der­nos, en el Cen­te­na­rio en­con­tra­mos tra­ba­jos de Ol­ga Blin­der, Edith Ji­mé­nez, En­ri­que Ca­rea­ga, Car­los Co­lom­bino y Ri­car­do Mi­glio­ri­si. Pe­ro la com­pra de obras de ar­te se de­tu­vo por­que lle­gó un mo­men­to en el que ya ha­bía su­fi­cien­te ma­te­rial y es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos prác­ti­ca­men­te to­dos los pin­to­res de la pri­me­ra épo­ca del Pa­ra­guay, ade­más de al­gu­nas obras ex­tran­je­ras, co­mo la del uru­gua­yo Car­los Páez Vi­la­ró.

De lo me­jor

¿Al­gu­na pin­tu­ra en par­ti­cu­lar que se des­ta­que por en­ci­ma de las de­más? “Te­ne­mos obras muy im­por­tan­tes co­mo la del Ma­ris­cal Ló­pez, pin­ta­da por Au­re­lio Gar­cía; es uno de los po­cos tra­ba­jos au­tén­ti­cos de es­te au­tor que to­da­vía exis­ten. El re­tra­to fue do­na­do por la fa­mi­lia Riart Or­te­lla­do. Es­ta­ba fir­ma­do en dos par­tes, pe­ro una fue ocul­ta­da du­ran­te una res­tau­ra­ción”, ci­ta Duar­te Bu­rró co­mo cu­rio­si­dad.

Se­gún el en­tre­vis­ta­do to­dos los que in­te­gran la pinacoteca del club “son bue­nos cua­dros”, por lo que no se pue­de ha­blar de

cuá­les son los me­jo­res sin des­pres­ti­giar a al­gu­nos. Men­ción es­pe­cial pa­ra un cua­dro de la bahía de Asun­ción del ale­mán Wolf Sche­ller, que po­see di­men­sio­nes im­por­tan­tes (mi­de 150 cm x 92 cm). “Pe­ro la que más me gus­ta es la de Bes­tard, la de la Ca­te­dral; y los la­pa­chos de Al­borno”, se­ña­la. Las pin­tu­ras se ex­hi­ben en el sa­lón

Fun­da­do­res y en el hall de en­tra­da del club. Los clá­si­cos es­tán en la pre­si­den­cia del Cen­te­na­rio de­bi­do a su im­por­tan­cia. “Te­ne­mos acua­re­las muy lin­das, de la se­rie de Emili Apa­ri­ci, de la se­rie de Fran­cis­co Tor­né Ga­val­dá, cua­dros del hún­ga­ro Leo­nar­do Torfs, unos sie­te u ocho. Y por su­pues­to, Mi­chael Burt y Her­mi­nio Ga­ma­rra Fru­tos”, agre­ga.

En al­gún mo­men­to la pinacoteca de­jó de ad­qui­rir pin­tu­ras, has­ta que ba­jo la pre­si­den­cia del li­cen­cia­do Fer­nan­do Cam­per­chio­li se vol­vió a com­prar cua­dros, en­tre ellos uno muy importante, de Ignacio Nú­ñez So­ler. “En la épo­ca del in­ge­nie­ro Luis Du­mot com­pra­mos una obra pe­que­ña de Ko­ki Ruiz”, ex­pli­ca Duar­te Bu­rró.

Co­mo aman­te de las ar­tes plás­ti­cas, Duar­te Bu­rró co­no­ce al de­di­llo to­das las obras que es­tán en el club, y des­de su vuel­ta —co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pinacoteca— se lle­van ade­lan­te la re­cu­pe­ra­ción y el en­mar­ca­do de to­das las pin­tu­ras.

“Los marcos tam­bién ha­cen al va­lor de la obra en sí. Hemos res­tau­ra­do cua­dros im­por­tan­tes, que es­ta­ban com­ba­dos, prin­ci­pal­men­te de Sa­mu­dio, que se pin­ta­ron so­bre ta­bla. Al com­bar­se sal­tan las pin­tu­ras co­lo­ri­das, y hay otros que es­tán en­sam­bla­dos con la ta­bla a la mi­tad”, ex­pli­ca.

Los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción se ha­cen con las que es­tán con­si­de­ra­das co­mo las dos me­jo­res res­tau­ra­do­ras de obras de ar­te del Pa­ra­guay: Pe­tro­na Villagra y Ve­ró­ni­ca Ve­rón. Vir­tud des­ta­ca­ble de las res­tau­ra­do­ras men­cio­na­das “es que si no sa­ben, pa­ran; te pre­gun­tan qué es lo que con­vie­ne ha­cer. Y eso tie­ne va­lor, por­que así uno cuen­ta con la ga­ran­tía de que no te es­tán pin­ta­rra­jean­do o cam­bian­do los to­nos”, aña­de.

“Cual­quier obra que se le en­co­mien­de a Pe­tro­na, uno tie­ne la se­gu­ri­dad de que va a es­tar bien eje­cu­ta­da”, re­sal­ta.

Pa­ra ver­te me­jor

El club tie­ne un in­ven­ta­rio de los cua­dros en su po­der, los que fue­ron de­bi­da­men­te ca­ta­lo­ga­dos. Y no so­la­men­te los clá­si­cos in­te­gran esa lis­ta, sino que tam­bién se reali­zó otro ca­tá­lo­go, ha­ce dos años más o me­nos, con la in­clu­sión del res­to del pa­tri­mo­nio.

“Al ha­ber­se pu­bli­ca­do en ca­tá­lo­gos del club y otros, ya la gen­te sabe que el cua­dro es­tá en el Cen­te­na­rio, que for­ma par­te de una co­lec­ción. Por lo tan­to, si ve­mos que fal­ta al­guno, sa­be­mos a dón­de re­cu­rrir pa­ra cer­ti­fi­car que es nues­tro”, ma­ni­fies­ta Duar­te Bu­rró.

Asi­mis­mo, ca­da mes se de­di­ca la re­vis­ta del club a la obra de un au­tor en par­ti­cu­lar. “El mes pa­sa­do fue Ofe­lia Echa­güe; y an­tes Ol­ga Blin­der, Al­borno, Sa­mu­dio, Nú­ñez So­ler, Hermann Gug­gia­ri”, agre­ga.

Par­te de la co­lec­ción tam­bién fue in­clui­da en ca­tá­lo­gos con te­má­ti­ca por au­tor ya pu­bli­ca­dos, co­mo el de Ama­lia Ruiz Díaz so­bre el tra­ba­jo de Jai­me Bes­tard. Otras pu­bli­ca­cio­nes fue­ron de­di­ca­das a Mo­des­to Del­ga­do Ro­das, uno de los me­jo­res pin­to­res pa­ra­gua­yos, pai­sa­jis­ta y re­tra­tis­ta; y Pablo Al­borno, de quien la tra­di­ción oral cuen­ta que vi­vió en la ca­sa don­de hoy tie­ne su se­de el Cen­te­na­rio.

El club es­tá abier­to pa­ra quie­nes es­tén in­tere­sa­dos en apre­ciar los cua­dros y, ade­más, la ins­ti­tu­ción ha rea­li­za­do ex­po­si­cio­nes en el mar­co de los miér­co­les cul­tu­ra­les. Pe­ro si una per­so­na es­tá in­tere­sa­da en acu­dir a ver las pin­tu­ras, tam­bién pue­de ha­cer­lo. “Es cues­tión de mar­car una ho­ra, y bas­ta con que en la pre­si­den­cia del club no ha­ya al­gu­na reunión, por­que ahí es­tán las me­jo­res obras. Ya or­ga­ni­za­mos la ve­ni­da de ni­ños los sá­ba­dos a

la ma­ña­na, y hemos vis­to con sa­tis­fac­ción que ellos se mos­tra­ron muy in­tere­sa­dos”, re­mar­ca.

En cuan­to a la po­si­bi­li­dad de que las pin­tu­ras pue­dan sa­lir del club, Duar­te Bu­rró ex­pli­ca que es­tá en vi­gor des­de ha­ce seis años una dis­po­si­ción, apro­ba­da por la Co­mi­sión Di­rec­ti­va, de que las obras no de­ben aban­do­nar el re­cin­to del Cen­te­na­rio pa­ra nin­gún ti­po de ex­po­si­ción. “En al­gu­na opor­tu­ni­dad sa­lie­ron, creo que en el 2000 pa­ra una mues­tra en el BCP”, re­cuer­da.

Nue­vos au­to­res

Duar­te Bu­rró re­co­no­ce que hay mu­chos otros pin­ce­les “muy bue­nos” que to­da­vía no es­tán re­pre­sen­ta­dos en la pinacoteca del club pe­ro, se la­men­ta, “siem­pre fal­ta pla­ta pa­ra com­prar cua­dros”. “Hay que in­sis­tir pa­ra lle­var ade­lan­te eso. Se va a se­guir com­pran­do obras en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des”, afir­ma.

Pe­ro so­lo si apa­re­cen “obras bue­nas”, pues hay pin­to­res que to­da­vía no es­tán pre­sen­tes, pe­ro cu­yos cua­dros valen la pe­na com­prar. “La idea es no se­guir ad­qui­rien­do obras de ar­tis­tas que ya es­tán ex­hi­bi­dos. Cuan­do el com­pra­dor es el club Cen­te­na­rio, te ofre­cen en USD 18.000 un cua­dro que va­le USD 1.800”, sos­tie­ne.

El va­lor de un pa­tri­mo­nio siem­pre es di­fí­cil de es­ti­mar, por­que no so­la­men­te se tie­ne en cuen­ta cuán­to cues­ta en di­ne­ro, sino tam­bién lo que re­pre­sen­ta co­mo bien cul­tu­ral, que es in­cal­cu­la­ble. “Ha­ce unos sie­te años hi­ci­mos una eva­lua­ción y ya ha­bía­mos lle­ga­do a al­re­de­dor de USD 1.200.000. Son al­re­de­dor de 80 obras. ¿Cuál es su va­lor? 100 años de la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya”, res­pon­de Duar­te Bu­rró. Bien pre­cia­do.

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.