EN­CUEN­TROS NOC­TUR­NOS

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Con el frío, las ca­lles no son un buen lu­gar pa­ra dor­mir. Pe­ro hay per­so­nas que no tie­nen op­ción. Acom­pa­ña­mos a la SEN pa­ra co­no­cer có­mo fun­cio­na el Ope­ra­ti­vo In­vierno.

Cuan­do el frío arre­cia, las ca­lles no son un buen lu­gar pa­ra que­dar­se a dor­mir. Sin em­bar­go, hay per­so­nas que no tie­nen op­ción y lo ha­cen, pe­se al ries­go que eso im­pli­ca. Acom­pa­ña­mos a una bri­ga­da de la SEN pa­ra co­no­cer có­mo fun­cio­na el Ope­ra­ti­vo In­vierno.

“¿Rohó­ta pio?”. El jo­ven acos­ta­do so­bre un im­pro­vi­sa­do col­chón de car­to­nes en la ve­re­da se in­cor­po­ra al­go con­fun­di­do, in­ten­tan­do con­ser­var la es­ca­sa calidez que le brin­da una des­gas­ta­da fra­za­da. Ya sen­ta­do, sin des­po­jar­se de su li­ge­ro co­ber­tor, mi­ra en­tre in­cré­du­lo y ate­mo­ri­za­do al for­ta­chón que aca­ba de in­te­rrum­pir su –¿plá­ci­do?– sue­ño pa­ra ofre­cer­se a lle­var­lo a un lu­gar más aco­ge­dor.

Son las 21.15, y en las ca­lles se­mi­va­cías de Asun­ción el frío in­ver­nal en­tu­me­ce los cuer­pos y las al­mas. La tem­pe­ra­tu­ra, que no su­pera los 10 gra­dos cen­tí­gra­dos –una mar­ca po­co usual pa­ra un país co­mo el nues­tro–, obli­ga a que­dar­se al abri­go del ho­gar an­tes que aven­tu­rar­se a sen­tir el azo­te del vien­to he­la­do en el ros­tro. Pe­ro, cla­ro, la reali­dad es que no to­dos tie­nen esa po­si­bi­li­dad.

Uno de ellos es Cris­tian (30), el jo­ven en cues­tión. Des­de el año 2013, su ho­gar no es otro que la ca­lle, un te­rri­to­rio que hi­zo su­yo, bus­can­do un mo­do de so­bre­vi­vir. Du­ran­te el día, zig­za­guea en­tre los au­tos que cir­cu­lan por el mi­cro­cen­tro, lim­pian­do parabrisas a cam­bio de mo­ne­das. Por la no­che, fa­bri­ca una ca­ma so­bre la ace­ra, con ayu­da de car­to­nes y trapos. So­bre ella es­ta­ba dur­mien­do, pre­ci­sa­men­te, cuan­do se de­tu­vo en el lu­gar una ca­mio­ne­ta con el lo­go de la Se­cre­ta­ría de Emer­gen­cia Nacional (SEN), de la cual se ba­ja­ron dos hom­bres con cha­le­cos na­ran­jas, iden­ti­fi­ca­dos co­mo fun­cio­na­rios de esa ins­ti­tu­ción.

“Ore ko ro­gue­re­ko pe­teĩ al­ber­gue la ro­ke ha~gua. ¿Rohó­ta pio?” (Te­ne­mos un al­ber­gue don­de se pue­de ir a dor­mir. ¿Va­mos?), in­sis­te uno de los re­cién lle­ga­dos, re­cu­rrien­do al idio­ma gua­ra­ní pa­ra ge­ne­rar más con­fian­za. Él y sus acom­pa­ñan­tes son fun­cio­na­rios de la SEN asig­na­dos al Ope­ra­ti­vo In­vierno, un pro­gra­ma que se po­ne en mar­cha cuan­do las tem­pe­ra-

tu­ras son igua­les o in­fe­rio­res a 10 gra­dos.

A par­tir de las 18.00, unos cin­co vehícu­los sa­len a re­co­rrer Asun­ción y Gran Asun­ción en bus­ca de per­so­nas que es­tán a la in­tem­pe­rie y sin ho­gar, pa­ra tras­la­dar­las al re­fu­gio, ubi­ca­do en la ciu­dad de Fer­nan­do de la Mo­ra, don­de se les brin­da un lu­gar pa­ra dor­mir, ali­men­to y ro­pa. Ge­ne­ral­men­te, el re­co­rri­do se rea­li­za so­bre la ba­se de re­por­tes te­le­fó­ni­cos he­chos por ciu­da­da­nos.

El pa­tru­lla­je se rea­li­za has­ta las 22.00, lue­go de lo cual las ca­mio­ne­tas ya so­lo sa­len cuan­do re­ci­ben al­gu­na no­ti­fi­ca­ción pun­tual.

Co­ci­do y col­chón

“Ja­re­ko hi­na gui­so de arro po­rã” (te­ne­mos un buen gui­so de arroz), ofre­ce uno de los ayu­dan­tes del re­fu­gio a los hués­pe- des que aca­ban de lle­gar, al­go in­ti­mi­da­dos aún por tan­ta ama­bi­li­dad. “Tam­bién hay co­ci­do ca­lien­te con le­che y co­qui­to”, in­vi­ta otro. Una ban­de­ja con so­pa pa­ra­gua­ya, do­na­da por una ve­ci­na del lu­gar, completa las op­cio­nes del me­nú.

El re­fu­gio de Fer­nan­do de la Mo­ra es en reali­dad un es­pa­cio abier­to en la par­te fron­tal de una pe­que­ña ca­sa, que fue con­ver­ti­do en un gran dor­mi­to­rio me­dian­te la co­lo­ca­ción de un te­cho de lo­na, pa­re­des de cha­pas y hu­le, y pi­so de ce­men­to so­bre el que se han pues­to pa­llets a mo­do de ca­ma. So­bre ellos se apo­yan los col­cho­nes y fra­za­das.

Más de una do­ce­na de per­so­nas es­tá dur­mien­do en el lu­gar. A fal­ta de al­moha­das, la ma­yo­ría co­lo­ca sus bol­sos de­ba­jo de su ca­be­za, al­go que ade­más les sir­ve pa­ra pro­te­ger sus po­cas per­te­nen­cias de even­tua­les pér­di­das.

No es pre­ci­sa­men­te un lu­gar cá­li­do, por­que el vien­to he­la­do lo­gra tras­pa­sar las frá­gi­les pa­re­des, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es un si­tio más con­for­ta­ble que la ca­lle.

“Nues­tra misión es que na­die mue­ra de frío”, ase­gu­ra Cás­tu­lo Ló­pez, uno de

los en­car­ga­dos del al­ber­gue. “Hoy te­ne­mos 19 per­so­nas. De ellas, siete vi­nie­ron por su cuen­ta, por­que ya co­no­cen el lu­gar. A las otras las tra­ji­mos no­so­tros”, ex­pli­ca.

Sin em­bar­go, no siem­pre las per­so­nas abor­da­das acep­tan ir al re­fu­gio. “No­so­tros no les obli­ga­mos. Si no quie­ren ve­nir, les de­ja­mos fra­za­da y col­chón, pre­via ano­ta­ción de sus da­tos”.

Ho­gar de as­fal­to

Pa­ra Héc­tor (36), es­te es su pri­mer in­vierno sin ho­gar. “Yo me pe­leé con mi her­mano en Año Nue­vo, y des­de esa vez vi­vo en la ca­lle”, re­ve­la es­te hom­bre delgado, mien­tras tra­ta de ali­viar el tem­blor de su cuer­po fro­tán­do­se las ma­nos fren­te a un bra­se­ro.

A Ju­lio (32) lo re­co­gie­ron de la ve­re­da de Ma­nuel Do­mín­guez y Bra­sil, fren­te al Hos­pi­tal del Que­ma­do. Duer­me allí to­das las no­ches, des­de ha­ce cua­tro me­ses. Du­ran­te el día jun­ta la­ti­tas, que lue­go ven­de.

Mien­tras al­gu­nos duer­men, otros se sien­tan a co­mer al­go o a char­lar. No es fá­cil li­diar con un gru­po de per­so­nas des­co­no­ci­das, a quie­nes lo úni­co que las une es el he­cho de no te­ner un lu­gar don­de dor­mir. Por eso, los en­car­ga­dos tie­nen que es­tar aten­tos a even­tua­les pe­leas y tra­tar de apa­ci­guar los áni­mos.

De re­pen­te, un vehícu­lo se acer­ca y se de­tie­ne fren­te al al­ber­gue. De él ba­ja un jo­ven con un pa­que­te en las ma­nos, y se lo en­tre­ga a don Cás­tu­lo. Es co­mi­da, pa­ra las per­so­nas que es­tán en el lu­gar. “La gen­te sue­le traer donaciones de ali­men­tos y ro­pa tam­bién”, co­men­ta el en­car­ga­do.

Un ve­cino de la zo­na se acer­ca a con­ver­sar con él y ver en qué pue­de co­la­bo­rar. “Es loa­ble lo que es­tán ha­cien­do acá. Pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que es­to es un pro­ble­ma mu­cho más pro­fun­do. A es­tas per­so­nas les fal­ta asis­ten­cia si­co­ló­gi­ca, opor­tu­ni­da­des pa­ra sa­lir de es­to, pa­ra que se pue­dan re­in­ser­tar en la so­cie­dad”, ana­li­za Ale­jan­dro Me­di­na, quien es miem­bro de la con­gre­ga­ción San Pío X.

El al­ber­gue que se ofre­ce en es­te si­tio es de 24 ho­ras. Al día si­guien­te, cuan­do ama­nez­ca, y lue­go de desa­yu­nar, los “vi­si­tan­tes” des­alo­ja­rán el lu­gar pa­ra vol­ver a sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas en las ca­lles de la ciu­dad.

Se­rá has­ta que el pró­xi­mo frío los trai­ga de re­gre­so... O has­ta que se den las con­di­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas que les per­mi­tan de­jar de ser per­so­nas sin ho­gar.

Por: Sil­va­na Mo­li­na | Fotos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

RE­CON­FOR­TAN­TE. El co­ci­do con le­che y co­qui­tos tie­ne mu­cha acep­ta­ción por par­te de los in­qui­li­nos tem­po­ra­les.

PLÁ­CI­DO. En el re­fu­gio de la Se­cre­ta­ría de Emer­gen­cia Nacional, ubi­ca­do en la ciu­dad de Fer­nan­do de la Mo­ra, las pa­re­des son de cha­pa y hu­le. Pe­ro al me­nos hay col­cho­nes, co­mi­da y te­cho… aun­que sea de lo­na.

EX­TRA­ÑOS EN LA NO­CHE. Si la tem­pe­ra­tu­ra es me­nor a 10ºC, fun­cio­na­rios que tra­ba­jan en el Ope­ra­ti­vo In­vierno re­co­rren las ca­lles. Cuan­do en­cuen­tran per­so­nas dur­mien­do a la in­tem­pe­rie, se ofre­cen a lle­var­las a un lu­gar don­de es­ta­rán me­jor res­guar­da­das.

SER­VI­CIOS. El per­so­nal de la SEN se en­car­ga de pre­pa­rar la co­mi­da y de ofre­cér­se­la a quie­nes lle­gan al lu­gar. El ca­lor de un bra­se­ri­to no pue­de fal­tar.

CON TAC­TO. El abor­da­je a las per­so­nas de la ca­lle es amistoso y lo me­nos in­va­si­vo po­si­ble. La idea es pro­po­ner­les ir un lu­gar más pro­te­gi­do. No se les obli­ga si no quie­ren ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.