HISTORIAS QUE SUE­NAN FUER­TE

En un mun­do don­de ca­si to­do nos en­tra por los ojos, don­de lo vi­sual es lo pri­mor­dial, los pod­casts lle­gan pa­ra trans­for­mar la ma­ne­ra de con­su­mir au­dios, de re­la­tar y es­cu­char historias, y de co­nec­tar­nos con otras per­so­nas.

Ultima Hora - Vida - - Sumario - Por: Romina Aquino Gon­zá­lez | Fotos: Javier Val­dez | Pro­duc­ción: An Mo­rí­ni­go.

En un mun­do don­de lo vi­sual es lo pri­mor­dial, los pod­casts lle­gan pa­ra trans­for­mar la ma­ne­ra de re­la­tar, es­cu­char historias, y de co­nec­tar­nos con otras per­so­nas.

Co­mo to­das las ma­ña­nas, te le­van­tás y te pre­pa­rás pa­ra ir a tra­ba­jar. En bus o en au­to, el via­je es ca­si igual, vas a per­der en­tre 20 a 60 mi­nu­tos en el caó­ti­co trá­fi­co de Asun­ción. ¿Qué ha­cés? Si es­tás en el co­lec­ti­vo, po­dés leer un li­bro o un ar­tícu­lo, o se­guir re­vi­san­do el Fa­ce­book. Si es­tás ma­ne­jan­do, mu­chas op­cio­nes no te­nés, pren­dés la ra­dio pe­ro to­do lo que sue­na es pu­bli­ci­dad y ma­las noticias. En­ton­ces apa­re­ce el pod­cast pa­ra sa­ciar las ne­ce­si­da­des de en­tre­te­ni­mien­to y tam­bién de en­ri­que­ci­mien­to.

Si bus­ca­mos de­fi­nir qué es el pod­cast o pod­cas­ting, di­ría­mos que es un ar­chi­vo de au­dio que se pue­de des­car­gar y es­cu­char a tra­vés de un te­lé­fono ce­lu­lar, de un iPad o de una compu­tado­ra. Pe­ro en reali­dad es más que eso: es un uni­ver­so con múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des que va cre­cien­do ca­da vez más co­mo fe­nó­meno di­gi­tal en Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do. Música, ci­ne, cul­tu­ra geek, se­xua­li­dad, fe­mi­nis­mo, tec­no­lo­gía, li­te­ra­tu­ra, mo­da, au­to­ayu­da e historias de tor­tu­ra­dos, de opri­mi­dos, de gen­te di­fe­ren­te y que ne­ce­si­ta ser es­cu­cha­da, son al­gu­nos te­mas que abor­da.

¿Nue­va for­ma de ha­cer ra­dio?

El pod­cast po­dría con­si­de­rar­se una evo­lu­ción de la ra­dio. Sin em­bar­go, cuen­ta con di­fe­ren­tes ven­ta­jas que lo ha­cen un for­ma­to mu­cho más ami­ga­ble y ac­ce­si­ble que cual­quier otro.

“Nues­tra idea prin­ci­pal siem­pre fue ha­cer un pro­gra­ma de ra­dio. El pro­ble­ma em­pe­zó cuan­do co­men­za­mos a bus­car es­pa­cios en emi­so­ras tra­di­cio­na­les. La ma­yo­ría de ellas es­ta­ban ocu­pa­das o nos da­ban horarios en los que no íba­mos a te­ner mu­cha au­dien­cia o repercusión. Tu­vi­mos mu­chos in­con­ve­nien­tes. En­ton­ces de­ci­di­mos desa­rro­llar la idea de un pod­cast, por­que nos ofre­cía mu­chí­si­mas ven­ta­jas”, cuen­ta Nelson Car­do­zo, in­te­gran­te fun­da­dor de Ña­ñe’e Di­gi­tal, pla­ta­for­ma web que na­ció bus­can­do in­for­mar so­bre tec­no­lo­gía y re­des so­cia­les a ni­vel nacional.

Pe­ro el pro­ble­ma no so­lo es­tá en en­con­trar un es­pa­cio en ra­dio, sino en man­te­ner­lo, ya que sin aus­pi­cian­tes se tor­na muy cos­to­so so­bre­lle­var un pro­gra­ma. Con el pod­cast es dis­tin­to, por­que hay di­ver­sas pla­ta­for­mas en las cua­les se pue­de com­par­tir; y por otro la­do, rea­li­zar un pro­yec­to no re­quie­re de mu­cho pre­su­pues­to.

Nelson di­ce que una gra­ba­do­ra, un mi­cró­fono y una compu­tado­ra son las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar un pod­cast, pe­ro que in­clu­so con un te- lé­fono ce­lu­lar, cual­quie­ra pue­de gra­bar sus pro­pios ma­te­ria­les.

La ra­dio tra­di­cio­nal tam­bién tie­ne otros tiem­pos, que son más ur­gen­tes, en los que se to­can los te­mas del mo­men­to y se ha­bla del hoy y del aho­ra; el pod­cast, sin em­bar­go, es atem­po­ral, tie­ne vi­gen­cia de aquí a cin­co años, y se ca­rac­te­ri­za por con­tar con un con­te­ni­do más pen­sa­do y tra­ba­ja­do.

Los pod­casts de Ña­ñe’e son con­ver­sa­cio­nes en­tre ami­gos, son pro­duc­cio­nes bas­tan­te ca­se­ras en las que tra­tan de pre­sen­tar con­te­ni­do de ca­li­dad. “Los te­mas que desa­rro­lla­mos son de tec­no­lo­gía, re­des so­cia­les, cul­tu­ra del ci­ne, y tam­bién te­ne­mos un pro­yec­to que se lla­ma Mu­je­res Em­pren­de­do­ras, don­de en­tre­vis­ta­mos a mu­je­res que so­bre­sa­len en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía y de la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal”, aña­de.

El ac­to de es­cu­char

Las re­des so­cia­les son hoy un cam­po de ba­ta­lla don­de los me­dios, los blogs, las per­so­nas y las em­pre­sas com­pi­ten por te­ner nues­tro in­te­rés. Noticias, vi­deos, ilus­tra­cio­nes, me­mes de pe­rri­tos, ¿a qué le pres­ta­mos aten­ción?

“Los pod­casts lle­ga­ron pa­ra de­vol­ver­le im­por­tan­cia al sen­ti­do au­di­ti­vo, a la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar­nos y sen­tir em­pa­tía a tra­vés del ac­to de es­cu­char. Se tra­ta de ce­rrar un po­co los ojos, de­jar de la­do la vi­sión tra­di­cio­nal y en­cen­der otro ti­po de miradas”, di­ce Jaz­mín Acu­ña, edi­to­ra y re­por­te­ra de El Sur­ti­dor, me­dio al­ter­na­ti­vo que es­tá lle­van­do a ca­bo ta­lle­res de pod­cas­ting.

Se­gún Jaz­mín, so­mos una so­cie­dad emi­nen­te­men­te oral, nues­tras tra­di­cio­nes y raí­ces son ora­les, co­mo el idio­ma gua­ra­ní. Por es­ta ra­zón, los crea­do­res de El Sur­ti­dor iden­ti­fi­can una re­la­ción muy fuer­te, ca­si na­tu­ral, en­tre pro­du­cir pod­cast pa­ra la gen­te y nues­tra for­ma de ser co­mo pa­ra­gua­yos.

Ellos, des­de El Sur­ti­dor, es­tán in­tere­sa­dos en con­tar historias de per­so­nas, pe­ro tam­bién en ge­ne­rar esos re­la­tos con los pro­pios pro­ta­go­nis­tas. Es por eso que ini­cia­ron una se­rie de

ta­lle­res abier­tos pe­ro li­mi­ta­dos pa­ra en­se­ñar lo bá­si­co so­bre el pod­cas­ting. El pri­me­ro de ellos tie­ne el ob­je­ti­vo de desa­rro­llar un ma­te­rial, de for­ma co­lec­ti­va, so­bre la me­mo­ria de la co­mu­ni­dad trans en Pa­ra­guay.

“No es fá­cil con­tar ex­pe­rien­cias de per­so­nas que pa­sa­ron por si­tua­cio­nes ad­ver­sas o atro­pe­llos a lo lar­go de su vi­da, ¿có­mo uno les ha­ce jus­ti­cia trans­mi­tien­do esos acon­te­ci­mien­tos? Y es ahí don­de las vo­ces di­si­den­tes tie­nen que so­nar, vo­ces que qui­zás de otra ma­ne­ra no es­cu­cha­ría­mos”, aco­ta Jaz.

To­dos te­ne­mos al­go que de­cir

La cla­ve de los pod­casts es que es­tán pro­du­ci­dos pa­ra pú­bli­cos es­pe­cí­fi­cos, pa­ra ni­chos de per­so­nas que no en­cuen­tran con­te­ni­dos en los me­dios tra­di­cio­na­les. Al­gu­nos de ellos, por ejem­plo, tra­tan so­bre la in­fluen­cia de los có­mics o de las películas de su­per­hé­roes en nues­tra cul­tu­ra, en la eco­no­mía o in­clu­so en la política.

Ka­ri­na Rodríguez es una pod­cas­te­ra que, jun­to a sus com­pa­ñe­ros En­ri­que Ber­nar­dou y Gui­ller­mo Be­ní­tez, que­dó se­lec­cio­na­da pa­ra el pro­yec­to ra­dio­fó­ni­co On­das Ay­vu del Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña Juan de Sa­la­zar. Allí lle­van a ca­bo el pro­gra­ma En for­ma de fi­chas, don­de ha­blan so­bre la cul­tu­ra geek.

“La cul­tu­ra ño­ña, co­mo no­so­tros la de­fi­ni­mos, no siem­pre tie­ne la aten­ción o la re­le­van­cia que se me­re­ce, ya que es per­ci­bi­da co­mo una cues­tión me­ra­men­te de ocio o en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro cree­mos que tie­ne una in­fluen­cia muy im­por­tan­te en la for­ma en que cons­trui­mos nues­tro mun­do el día de hoy”, cuen­ta Ka­ri­na, una ga­mer que en­con­tró su es­pa­cio de ex­pre­sión a tra­vés de es­te me­dio al­ter­na­ti­vo, don­de ha­bla de vi­deo­jue­gos, ci­ne, có­mic y tec­no­lo­gía, des­de una mi­ra­da más crí­ti­ca y so­cial.

Pe­ro no son los úni­cos que sue­nan a tra­vés de la ra­dio on­li­ne On­das Ay­vu, ac­tual­men­te son 12 los pod­casts que se pue­den es­cu­char por me­dio de es­ta pla­ta­for­ma. En­tre ellos en­con­tra­mos a los pro­gra­mas he­chos por el pro­pio Cen­tro

Cul­tu­ral pa­ra di­fun­dir sus ac­ti­vi­da­des y dar a co­no­cer a los ar­tis­tas y las obras que tie­nen lu­gar allí: Q on­da Jua­nD?, Música oká­pe y Las pa­la­bras de la tri­bu. La política y el heavy me­tal tam­bién tie­nen su es­pa­cio en La hor­mi­ga ro­ja; el ar­te, el es­pec­tácu­lo, el tu­ris­mo y la ac­tua­li­dad se fu­sio­nan en el pro­gra­ma Ex­tra­ños en la no­che, y has­ta la Se­cre­ta­ría Nacional de Cul­tu­ra cuen­ta con su pro­pio pod­cast, On­das di­ver­sas.

En el Juan de Sa­la­zar, los ra­dio­fó­ni­cos cuen­tan con un es­pa­cio de­di­ca­do a la gra­ba­ción, pe­ro Ka­ri­na y sus com­pa­ñe­ros de­ci­die­ron in­ver­tir ellos mis­mos en un mi­cró­fono pa­ra ra­dio, bus­can­do ma­yor co­mo­di­dad pa­ra po­der, de esa ma­ne­ra, desa­rro­llar otros pro­yec­tos alternos.

“No­so­tros nos en­car­ga­mos de to­dos los as­pec­tos de la pro­duc­ción. Ha­ce­mos una in­ves­ti­ga­ción de los te­mas que va­mos a pre­sen­tar, la ela­bo­ra­ción del guión y las cues­tio­nes téc­ni­cas, co­mo te­ner un es­pa­cio, un mi­cró­fono, una compu­tado­ra y un soft­wa­re pa­ra edi­tar”, de­ta­lla.

Pa­ra Ka­ri­na, los pod­casts son ese lu­gar de en­cuen­tro don­de po­de­mos jun­tar­nos a te­ner con­ver­sa­cio­nes crí­ti­cas e im­por­tan­tes so­bre te­mas que nos afec­tan a to­dos, ya que la ac­ce­si­bi­li­dad a las he­rra­mien­tas pro­mue­ve tam­bién la de­mo­cra­ti­za­ción de in­ter­net.

Los in­gre­dien­tes má­gi­cos

Y en es­tos tiem­pos don­de na­die es­cu­cha a na­die, don­de to­dos con­tra to­dos, can­ta­ba Fi­to Páez, qui­zás los pod­casts vie­nen a ser ese pun­to de quiebre pa­ra mi­rar nue­va­men­te nues­tras se­me­jan­zas y no tan­to las di­fe­ren­cias.

A la ho­ra de se­lec­cio­nar re­la­tos, lo im­por­tan­te es en­con­trar lo ex­tra­or­di­na­rio en lo co­ti­diano, men­cio­na la pe­rio­dis­ta chi­le­na Ca­ta­li­na May, di­rec­to­ra de Las Ra­ras Pod­cast, un pro­yec­to que se ca­rac­te­ri­za por adop­tar una te­má­ti­ca de historias de li­ber­tad que desafían las im­po­si­cio­nes so­cia­les y pro­po­nen re­fle­xio­nes so­bre el mun­do que ha­bi­ta­mos y el que que­re­mos cons­truir.

Esos re­la­tos van co­bran­do for­ma so­no­ra a tra­vés de la pa­la­bra, la música, los efec­tos y el si­len­cio, los ele­men­tos pri­mor­dia­les pa­ra en­vol­ver a los oyen-

tes. Por lo que, pa­ra Jaz­mín Acu­ña, “un buen pod­cast no te va a ar­gu­men­tar, sino que te va a na­rrar, pa­ra que fi­nal­men­te en­tien­das, pa­ra con­mo­ver­te; y las historias que con­mue­ven son las de per­so­nas: mien­tras más cer­ca­nas sean, allí se pue­de vis­lum­brar el po­ten­cial del pod­cast”.

En el ta­ller de El Sur­ti­dor no so­lo es­tán ins­tru­yén­do­se en cues­tio­nes téc­ni­cas, sino tam­bién hu­ma­nas, que tie­nen que ver con la em­pa­tía y la pa­cien­cia. “Es­ta­mos apren­dien­do a apre­ciar el si­len­cio en un mun­do muy sa­tu­ra­do de so­ni­do y de imá­ge­nes. Cuan­do uno em­pie­za a gra­bar se da cuen­ta de lo im-

por­tan­te que es el si­len­cio, pa­ra que esa voz que es­tás cap­tan­do se es­cu­che ní­ti­da”, agre­ga Jaz.

Es­cu­char y pro­du­cir

Una can­ti­dad inima­gi­na­ble de con­te­ni­dos pa­ra to­dos los gus­tos, géneros y es­ti­los po­de­mos en­con­trar en la red, tan­to de Pa­ra­guay co­mo del mun­do en­te­ro. Es­to de­mues­tra lo ac­ce­si­ble que es desa­rro­llar un pod­cast in­de­pen­dien­te, así que las ex­cu­sas que pue­dan ha­ber se que­dan cor­tas.

Si no sa­bes por dón­de em­pe­zar, Ra­dio Am­bu­lan­te es una re­co­men­da­ción ca­si in­fa­li­ble, co­mo tam­bién Po­dium Pod­cast, Las Ra­ras Pod­cast o Ar­gen­ti­na Pod­cas­te­ra, que tie­nen mil op­cio­nes. Pe­ro si que­rés ex­plo­rar y bus­car otros pro­gra­mas más ade­cua­dos a tus gus­tos, es­tán las pla­ta­for­mas co­mo Soun­dC­loud, iVoox, Spo­tify, Goo­gle Pod­cast, iTu­nes y Sprea­ker.

Y si ya te sen­tís bas­tan­te ins­pi­ra­do y mo­ti­va­do co­mo pa­ra em­pe­zar tu pro­pio pod­cast, es po­si­ble dar play a Pod­cas­te­ros, Vía Pod­cast o Cua­derno de Pod­cas­ting, don­de en­con­tra­rás las res­pues­tas a to­das tus du­das so­bre es­te me­dio.

Se­gún los en­tre­vis­ta­dos, la cla­ve es­tá en atre­ver­se, ya que to­dos y to­das po­de­mos ha­cer es­te ti­po de au­dios, y fal­tan más vo­ces pa­ra­gua­yas que sue­nen en la red. Agra­de­ce­mos a: Ale­ma­nia Cell.

UN GRAN EQUI­PO. Ellos son los in­te­gran­tes de El Sur­ti­dor, el me­dio de la información pre­ci­sa. De izq. a der.: Maximiliano Man­zo­ni, Le­da Sos­toa, Ale­jan­dro Val­dez, Juan Heil­born, Ro­bert Báez, Jaz­mín Acu­ña y Ni­co­lás Gra­na­da.

CUL­TU­RA ÑO­ÑA CON EN­FO­QUE SO­CIAL. Dis­cu­ten la in­fluen­cia de los vi­deo­jue­gos, los có­mics y películas en nues­tras vi­das. De izq. a der.: Gui­ller­mo Be­ní­tez, Ka­ri­na Rodríguez y En­ri­que Ber­nar­dou.

SO­BRE TEC­NO­LO­GÍA. Des­de Pa­ra­guay pa­ra el mun­do, com­par­ten información so­bre el mun­do di­gi­tal. De izq. a der.: Tha­ma­ra Ha­lley, Nelson Car­do­zo y Éd­gar Ba­rrien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.