Tras­la­do se­gu­ro

MUV es el nom­bre de la apli­ca­ción nacional que na­ce del in­te­rés de pro­mo­ver una mo­da­li­dad de trans­por­te dis­tin­ta. Una nue­va for­ma de mo­vi­li­dad lle­gó a Pa­ra­guay.

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

La tec­no­lo­gía va in­no­van­do cons­tan­te­men­te y per­mi­te que in­clu­so pro­fe­sio­na­les de cual­quier área pue­dan tra­ba­jar a tra­vés de pla­ta­for­mas de in­ter­net, ofre­cien­do sus ser­vi­cios de trans­por­te a par­ti­cu­la­res en sus ra­tos li­bres. Es­te es el ca­so de MUV, una apli­ca­ción que sur­gió co­mo al­ter­na­ti­va. “El pro­yec­to na­ció en 2016, la idea la tu­vi­mos con mi her­mano, Alan Pe­ña, a par­tir de una dis­cu­sión por­que en la fa­mi­lia te­nía­mos un so­lo vehícu­lo, el de ma­má, y siem­pre el pro­ble­ma era de­ci­dir quién lo usa­ba. Yo me aca­ba­ba de mu­dar de Es­ta­dos Uni­dos y di­ji­mos que si es­pe­rá­ba­mos Uber, po­día pa­sar una eter­ni­dad, en­ton­ces de­ci­di­mos crear no­so­tros una em­pre­sa si­mi­lar”, re­me­mo­ra Ser­gio Mu­ra, uno de los pro­pie­ta­rios y desa­rro­lla­do­res de es­ta nue­va pla­ta­for­ma que des­de prin­ci­pios de año fun­cio­na en el país y que ac­tual­men­te tie­ne a ocho per­so­nas co­mo par­te del equi­po. Se­gún Mu­ra, lo que hi­cie­ron con MUV es pa­ra­gua­yi­zar el con­cep­to, ya que el sis­te­ma, bá­si­ca­men­te, es el mis­mo que el de Uber. Aun­que re­co­no­ce que hay cier­tas fun­cio­na­li­da­des que sí se di­fe­ren­cian de la apli­ca­ción ame­ri­ca­na: “Sien­do un ju­ga­dor lo­cal, te­ne­mos la ven­ta­ja de adap­tar­nos rá­pi­da­men­te al mer­ca­do de acá. Por ejem­plo, si al­go no fun­cio­na bien o a la gen­te no le gus­ta, po­de­mos mo­di­fi­car­lo al ins­tan­te. Sin em­bar­go, cuan­do las mul­ti­na­cio­na­les traen sus sis­te­mas pri­mer­mun­dis­tas y tra­tan de adap­tar­los a un país ter­cer­mun­dis­ta, se sue­le ge­ne­rar un cho­que. No­so­tros so­mos 100% pa­ra­gua­yos, tri­bu­ta­mos en el país, es­ta­mos re­gis­tra­dos en el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria y Co­mer­cio (MIC), te­ne­mos pa­ten­te mu­ni­ci­pal, emi­ti­mos fac­tu­ra elec­tró­ni­ca y ade­más ofre­ce­mos va­rias mo­da­li­da­des de pa­go”, ase­gu­ra.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

MUV es una em­pre­sa de in­ter­me­dia­ción di­gi­tal, no de trans­por­te. Su crea­dor se en­car­ga de ha­cer es­ta acla­ra­ción por­que usual­men­te la gen­te con­fun­de am­bas de­fi­ni­cio­nes. Lo que agre­ga el desa­rro­lla­dor es que, co­mo em­pren­di­mien­to, fo­men­tan la res­pon­sa­bi­li­dad tributaria, con­ta­ble y has­ta so­cial. “Pa­ra ser mu­ver, un re­qui­si­to im­por­tan­te es que el vehícu­lo ten­ga se­gu­ro. Pa­ra­guay es el úni­co país en don­de el se­gu­ro no es obli­ga­to­rio, cuan­do que en otros paí­ses sí lo es”, ex­pli­ca. Y agre­ga que in­clu­so es­tán ha­blan­do con va­rias ase­gu­ra­do­ras pa­ra ob­te­ner pla­nes pro­mo­cio­na­les pa­ra los mu­vers, de mo­do a fa­ci­li­tar­les y fo­men­tar la res­pon­sa­bi­li­dad en las ca­lles.

Ac­tual­men­te, el ser­vi­cio cuen­ta con 21.000 usua­rios y 300 mu­vers; y ha­ce unos días lle­gó a su ré­cord des­de la apa­ri­ción de la app, que fue de 428 via­jes en un so­lo día (sá­ba­do). Por aho­ra, es­te ser­vi­cio fun­cio­na en Asun­ción y Gran Asun­ción, pe­ro pa­ra fi­na­les de es­te año pla­nean lle­gar a Ciu­dad del Es­te y En­car­na­ción.

Es­te mo­de­lo de trans­por­te ba­sa su con­cep­to en dos pi­la­res fun­da­men­ta­les: se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad. La po­si­bi­li­dad de te­ner información del con­duc­tor se­lec­cio­na­do y da­tos del vehícu­lo (ver re­cua­dro), ade­más de re­se­ñas de via­jes an­te­rio­res, co­no­cer el tra­yec­to a rea­li­zar, en­tre otras fun­cio­nes prác­ti­cas, per­mi­te a los pa­sa­je­ros rea­li­zar un via­je más se­gu­ro. Y el he­cho de sa­ber que el mis­mo ten­drá un cos­to fi­jo –es­ta­ble­ci­do de an­te­mano–, de mo­vi­li­zar­se en un vehícu­lo que se en­cuen­tra en óp­ti­mas con­di­cio­nes, de ele­gir en­tre va­rios sis­te­mas de pa­go (tar­je­ta de cré­di­to, efec­ti­vo, bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca) y que, ade­más, to­do es­to se pue­da rea­li­zar des­de un smartp­ho­ne (An­droid o iOS), ha­ce que los clien­tes ten­gan una me­jor ex­pe­rien­cia de tras­la­do.

La app tam­bién tie­ne un bo­tón SOS, con el cual es po­si­ble no­ti­fi­car a las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas –ya sea am­bu­lan­cia, policía, bom­be­ro y/o grúa– cual­quier in­con­ve­nien­te. “Siem­pre ve­ri­fi­ca­mos si hay una ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va, y cuan­do se de­ja al­gu­na ma­la re­se­ña, al ins­tan­te nos po­ne­mos en con­tac­to tan­to con el clien­te co­mo con el mu­ver. Tra­ta­mos de ave­ri­guar lo ocu­rri­do e in­clu­si­ve de au­xi­liar a la per­so­na. Con las em­pre­sas muy gran­des pa­sa que cuan­do tie­nen un re­cla­mo, en­vían el mail en el que di­cen que te van a con­tac­tar en 48 ho­ras. Y el pa­ra­gua­yo, por na­tu­ra­le­za, acos­tum­bra a ser des­con­fia­do y más si se tra­ta de al­go nacional. En­ton­ces lo que bus­ca­mos es dar­le al con­su­mi­dor esa tran­qui­li­dad de que el pro­yec­to es hu­mano, que hay gen­te de­trás, que nos co­noz­can y se­pan có­mo in­ter­ac­tuar con no­so­tros”, re­fle­xio­na.

Ade­más de ser un pro­duc­to nacional, lo que el em­pren­de­dor des­ta­ca es que MUV es co­mo un pro­yec­to co­lec­ti­vo, ya que per­mi­te cons­truir la apli­ca­ción en­tre to­dos. “Mu­chos mu­vers y clien­tes nos ayu­dan, nos di­cen lo que pa­sa, si al­gún bo­tón no fun­cio­nó, si hu­bo al­gún error con la apli­ca­ción o en­vían su­ge­ren­cias, lo que con­vier­te a es­to en una lin­da ex­pe­rien­cia, por­que es de in­te­rés co­mu­ni­ta­rio que es­to fun­cio­ne, ya que la mo­vi­li­dad se vol­vió una necesidad hu­ma­na”, aña­de.

En cuan­to a la tarifa, sur­ge la du­da de si es igual, ma­yor o me­nor que la de un taxi. Mu­ra ex­pli­ca que siem­pre va­ría, de­pen­dien­do de fac­to­res co­mo dis­tan­cia, tiem­po, ba­ja­da de ban­de­ra, más IVA. ¿El ser­vi­cio fun­cio­na las 24 ho­ras? “Hay gen­te que se que­da has­ta la ma­dru­ga­da, pe­ro siem­pre de­pen­de de la dis­po­ni­bi­li­dad del mu­ver. Co­mo no hay nin­gún ti­po de víncu­lo la­bo­ral, no­so­tros no po­de­mos exi­gir­les. Ca­da uno tie­ne la li­ber­tad de acep­tar o re­cha­zar cual­quier ti­po de pe­di­do si lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio”, res­pon­de.

De mo­men­to, apa­ren­te­men­te, la apli­ca­ción es­tá sien­do bien acep­ta­da, tan­to en­tre los usua­rios co­mo en la co­mu­ni­dad de ta­xis­tas. So­bre es­te pun­to, Ser­gio afir­ma que no es­tán aje­nos a los re­cla­mos que hu­bo tiem­po atrás en re­la­ción a la in­mi­nen­te ve­ni­da de Uber a Pa­ra­guay. Sin em­bar­go, cuen­ta que has­ta hoy no han te­ni­do in­con­ve­nien­tes y tam­po­co nin­gún ti­po de in­ter­ac­ción con ellos, pe­ro que en lu­gar de ge­ne­rar te­mor, le pa­re­ce más im­por­tan­te que nue­vos ser­vi­cios apues­ten al mer­ca­do pa­ra­gua­yo, siem­pre pen­san­do en la co­mo­di­dad de la ciu­da­da­nía. “Es­ta­mos ha­cien­do un pro­duc­to 100% nacional, te­ne­mos que di­fe­ren­ciar­nos y se­ría muy lin­do pa­ra los ojos del mun­do ex­te­rior que Pa­ra­guay se vea co­mo un país mo­de­lo, don­de la tec­no­lo­gía se pue­de fu­sio­nar con lo tra­di­cio­nal”, ex­pre­sa su de­seo en voz al­ta.

Res­pec­to al fu­tu­ro de la app, su crea­dor afir­ma que de mo­men­to tie­nen dos ob­je­ti­vos im­por­tan­tes en men­te. El pri­me­ro, em­pe­zar a seg­men­tar los vehícu­los: en ca­te­go­ría Eco­nó­mi­ca, Nor­mal y Lu­jo; tam­bién ma­ne­jar di­fe­ren­tes ta­ri­fas se­gún el ho­ra­rio y la mo­da­li­dad. “Que­re­mos que sea ren­ta­ble. Se de­ben te­ner en cuen­ta los cos­tos del mu­ver, co­mo el man­te­ni­mien­to, la lim­pie­za, la de­pre­cia­ción del vehícu­lo y otros de­ta­lles”. La se­gun­da me­ta: tras­cen­der. “De­be­mos di­fe­ren­ciar­nos por ha­cer bien las co­sas, es­tar involucrados en to­do lo que es lo­gís­ti­ca en te­rri­to­rio nacional y más ade­lan­te en el cono sur. Ese es nues­tro sue­ño co­mo equi­po”, pla­nea a lo gran­de.

Por: Fá­ti­ma Schulz Va­lle­jos | Fo­to: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.