Ho­lan­da con­tra el mar

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Mien­tras en las úl­ti­mas dé­ca­das la subida de los océa­nos ha im­pli­ca­do la des­apa­ri­ción de al­gu­nas is­las del Pa­cí­fi­co, Ho­lan­da ha re­co­rri­do el ca­mino con­tra­rio. Una ley apro­ba­da ha­ce 100 años per­mi­tió ga­nar­le te­rri­to­rio al mar y crear una pro­vin­cia don­de hoy vi­ven más de 400.000 per­so­nas.

Co­rría el año 1918 cuan­do se dis­cu­tió en el Par­la­men­to neer­lan­dés la po­si­bi­li­dad de ce­rrar un en­tran­te de agua en el cen­tro del país lla­ma­do Zui­der­zee (mar del Sur en ho­lan­dés), con una im­pre­sio­nan­te obra de in­ge­nie­ría: el Afs­luit­dijk (di­que de cie­rre).

La ba­rre­ra, de 32 ki­ló­me­tros de lar­go, se aden­tra­ría en el mar pa­ra fre­nar el ím­pe­tu de las olas y es­ta­ble­cer nue­vas tie­rras de cul­ti­vo. En su su­per­fi­cie, una ca­rre­te­ra con ca­rri­les pa­ra bi­ci in­clui­dos co­nec­ta­ría la Ho­lan­da Sep­ten­trio­nal con la pro­vin­cia de Fri­sia.

No era la pri­me­ra vez que los ho­lan­de­ses se plan­tea­ban al­go si­mi­lar. La cons­truc­ción sis­te­má­ti­ca de pól­de­res, te­rre­nos agrí­co­las ga­na­dos al mar me­dian­te el le­van­ta­mien­to de di­ques, co­men­zó an­tes de la exis­ten­cia de Paí­ses Ba­jos co­mo Es­ta­do, en el si­glo XVI.

El in­ge­nie­ro y mi­nis­tro de Ges­tión de Aguas de la épo­ca, Cor­ne­lis Lely, pre­sen­tó el plan a los dipu­tados. Su via­bi­li­dad se pu­so en cues­tión por su ta­ma­ño y cos­te, pe­ro dos he­chos for­tui­tos de­can­ta­ron la ba­lan­za, em­pe­zan­do por las con­se­cuen­cias de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Aun­que Ho­lan­da se man­tu­vo co­mo país neu­tral, el con­flic­to le cau­só pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to de co­mi­da y se hi­zo ur­gen­te in­ver­tir en una ma­yor au­to­no­mía ali­men­ta­ria. El se­gun­do mo­ti­vo de­ter­mi­nan­te fue una gra­ve inun­da­ción en 1916 con víc­ti­mas mor­ta­les, que de­vol­vió el asun­to del con­trol de las ma­reas a la agen­da pú­bli­ca.

Las ma­yo­res vo­ces de pro­tes­tas vi­nie­ron de los pes­ca­do­res, pues la cons­truc­ción blo­quea­ría la mi­gra­ción de los pe­ces y aca­ba­ría even­tual­men­te con el sus­ten­to de su tra­ba­jo.

“El Go­bierno di­jo que la se­gu­ri­dad y la crea­ción de te­rre­nos pa­ra el cul­ti­vo eran más im­por­tan­tes”, ex­pli­ca a Efe el his­to­ria­dor Rem­co van Die­pen. “Tam­bién se adop­tó una ley pa­ra com­pen­sar­los en cier­ta ma­ne­ra por sus pér­di­das. Tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de co­men­zar nue­vos negocios en otras áreas con ayu­da del Es­ta­do”, agre­ga.

Las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que vi­vió Ho­lan­da a prin­ci­pios de los años 20 re­tra­sa­ron las obras, que se rea­li­za­ron fi­nal­men­te en­tre 1927 y 1932. Se pro­ce­dió, des­pués, al drenaje del agua, emer­gien­do así tie­rras des­ti­na­das, en un prin­ci­pio, al cul­ti­vo. Po­co a po­co fue sur­gien­do lo que años más tar­de se ins­ti­tu­cio­na­li­zó co­mo la duo­dé­ci­ma pro­vin­cia de Ho­lan­da: Fle­vo­land.

El tiem­po les dio a las nue­vas tie­rras una se­gun­da fun­ción. Ho­lan­da vi­vió, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, un baby boom que ma­si­fi­có sus prin­ci­pa­les ciu­da­des, en­tre ellas Áms­ter­dam. Los pól­de­res, en cam­bio, es­ta­ban va­cíos. “El Go­bierno hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra vol­ver­los ha­bi­ta­bles y así es­ti­mu­lar a que la gen­te se mu­da­ra”, ex­pli­ca el his­to­ria­dor.

Las ven­ta­jas eran va­rias: me­jo­res ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas, au­sen­cia de so­bre­po­bla­ción, más tran­qui­li­dad y ca­sas eco­nó­mi­cas y de ma­yor ta­ma­ño “en las que has­ta pue­des te­ner un jar­dín”, di­ce van Die­pen, en re­fe­ren­cia al am­plio gus­to de los ho­lan­de­ses por la flo­ri­cul­tu­ra.

El cre­ci­mien­to de las ciu­da­des de Fle­vo­land ha si­do con­ti­nuo, sien­do Al­me­re la que ex­pe­ri­men­ta una ma­yor ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca. Las pri­me­ras vi-

vien­das se en­tre­ga­ron en 1976, pe­ro en la ac­tua­li­dad vi­ven más de 200.000 per­so­nas. Uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es su cer­ca­nía con Áms­ter­dam, a ape­nas 21 mi­nu­tos en tren.

Ajeno a to­do es­to, el Afs­luit­dijk si­gue re­sis­tien­do el em­ba­te de las in­can­sa­bles ma­reas del mar del Nor­te.

El Go­bierno des­ti­na­rá 900 mi­llo­nes de eu­ros a su re­for­za­mien­to con 76.000 blo­ques de hor­mi­gón de cin­co to­ne­la­das ca­da uno. Los tra­ba­jos co­men­za­rán el pró­xi­mo año y su fi­na­li­za­ción se pre­vé pa­ra 2023. “Es una obra com­pli­ca­da que re­quie­re de ma­qui­na­ria muy pe­sa­da”, ex­pli­ca a Efe Tja­lling Dijks­tra, por­ta­voz de la agen­cia pú­bli­ca El Nue­vo Afs­luit­dijk.

Ho­lan­da ha or­ga­ni­za­do va­rios pro­yec­tos en pa­ra­le­lo. Uno de ellos ha­rá po­si­ble la vuel­ta de los pe­ces al an­ti­guo mar del Sur, con­ver­ti­do aho­ra en un la­go. Se ha­rá un agu­je­ro en un la­do del di­que que les per­mi­ti­rá atra­ve­sar­lo. A con­ti­nua­ción, un río ar­ti­fi­cial les fa­ci­li­ta­rá la tran­si­ción de agua sa­la­da a dul­ce.

“Es al­go muy in­no­va­dor. Si hay una tor­men­ta se ce­rra­rá, pe­ro en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les los pe­ces po­drán mi­grar ca­da día”, in­di­ca Dijks­tra, quien en­fa­ti­za la com­pa­ti­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad del di­que con pro­yec­tos me­dioam­bien­ta­les.

Pe­ro quién sa­be si ha­brían con­ven­ci­do a los pes­ca­do­res de los años 20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.