CUÉN­TA­ME MÁS

Ultima Hora - Vida - - Sumario -

Los cuen­tos que nos leían de pe­que­ños han cam­bia­do. ¿Quié­nes son los pro­ta­go­nis­tas de las nue­vas his­to­rias pa­ra ni­ños?

La prin­ce­sa que es­pe­ra a ser res­ca­ta­da, el lo­bo que va en bus­ca de la abue­la pa­ra co­mér­se­la, el su­per­hé­roe que to­do lo pue­de, la bru­ja ma­la que ator­men­ta a los bue­nos, el sa­po que se con­vier­te en prín­ci­pe... Así eran las his­to­rias que nos con­ta­ban de pe­que­ños, pe­ro, ¿qué cam­bió en es­tos úl­ti­mos tiem­pos? ¿Quié­nes son los pro­ta­go­nis­tas de las nue­vas his­to­rias pa­ra ni­ños?

El ac­to de con­tar un cuen­to es una de las tra­di­cio­nes más an­ti­guas y hu­ma­nas que han exis­ti­do. Nos he­mos con­ta­do his­to­rias co­mo me­dio de su­per­vi­ven­cia, pa­ra se­guir re­pro­du­cien­do nues­tros mi­tos y le­yen­das, pa­ra man­te­ner en­cen­di­da la ma­gia de la fan­ta­sía. Pe­ro en esos re­la­tos no to­do era co­lor de ro­sa, los cuen­tos de ha­das nos trans­mi­tie­ron va­lo­res y cos­tum­bres que qui­zás hoy ya son an­ti­cua­dos.

“La li­te­ra­tu­ra en ge­ne­ral es­ta­ba ba­sa­da en his­to­rias co­mo Las mil y una no­ches, don­de los per­so­na­jes eran prin­ce­sas y es­ta­ban ex­pec­tan­tes a que sus prín­ci­pes apa­re­cie­sen en ca­rro­zas, y era co­mo un mun­do ideal. Te­nía una ra­zón de ser en una épo­ca”, ex­pli­ca Nil­da Díaz de Gar­cía, di­rec­to­ra de El Faus­to Cul­tu­ral.

Más allá de las his­to­rias, son las me­tá­fo­ras y los men­sa­jes que con­tie­nen los que nos mar­can y nos mar­ca­ron en la in­fan­cia. Co­mo por ejem­plo la de El Prin­ci­pi­to, un ni­ño no­ble e inocen­te con sed de aven­tu­ra que des­cu­bre el sen­ti­do de la vi­da a tra­vés de la com­pa­ñía. “En es­te ti­po de li­te­ra­tu­ra se ha­ce tam­bién un aná­li­sis so­bre la reali­dad, don­de se tra­ta de cons­truir una iden­ti­dad más sa­na pa­ra ser me­jo­res per­so­nas”, agre­ga Nil­da.

Hoy, los tiem­pos han cam­bia­do y la so­cie­dad exi­ge tam­bién re­vi­sar nues­tros há­bi­tos, no so­lo pa­ra los que es­ta­mos vi­vien­do el pre­sen­te, sino pa­ra los que se­rán los ha­bi­tan­tes y lí­de­res del fu­tu­ro. Es por eso que la li­te­ra­tu­ra in­fan­til mo­der­na con­tie­ne re­fle­xio­nes so­bre la reali­dad y de­mues­tra una preocupación por los pro­ble­mas so­cia­les. Nil­da de­ta­lla que los cuen­tos pue­den ser so­bre pa­dres al­cohó­li­cos, so­bre la vio­len­cia en el ho­gar, in­clu­so so­bre los abu­sos se­xua­les en la in­fan­cia, pa­ra que los ni­ños ten­gan con­cien­cia so­bre esas si­tua­cio­nes.

En la editorial Faus­to tra­ba­jan bas­tan­te so­bre con­te­ni­dos in­fan­ti­les, dán­do­le im­por­tan­cia a ca­da pa­la­bra y ca­da ilustración. “No es fá­cil es­cri­bir pa­ra ni­ños, hay que cui­dar los de­ta­lles. No­so­tros tra­ba­ja­mos con au­to­res pa­ra­gua­yos y tra­ta­mos de to­car acon­te­ci­mien­tos reales, co­mo por ejem­plo el em­ba­ra­zo de la ma­dre y los ce­los o las ri­va­li­da­des que pue­de ge­ne­rar ese su­ce­so tan na­tu­ral. Tam­bién nos ocu­pa­mos de te­mas eco­ló­gi­cos, pa­ra in­cul­car amor y preocupación por la na­tu­ra­le­za, por nues­tra tie­rra y lo que nos ofre­ce”.

No más prin­ce­sas ni hé­roes

Por años, las mu­je­res han asu­mi­do el pa­pel de prin­ce­sas y los hom­bres el de su­per­hé­roes, sien­do ellas las in­de­fen­sas y ellos los va­lien­tes. Pe­ro más allá de los ro­les, es­tas his­to­rias ha­blan de fi­gu­ras irrea­les, de per­so­na­jes aje­nos a nues­tra reali­dad y pro­ve­nien­tes de le­ja­nos reinos.

Una editorial ar­gen­ti­na, de­no­mi­na­da Chi­rim­bo­te, bus­ca rom­per con esa fic­ción a tra­vés de la co­lec­ción de li­bros An­ti­prin­ce­sas y an­ti­hé­roes, con la cual pre­ten­de pro­mo­ver his­to­rias de per­so­na­li­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas que mar­ca­ron su épo­ca sa­lien­do del mol­de.

“Pa­ra ju­gar hay que en­su­ciar­se”, ale­ga la in­tro­duc­ción de uno de los ma­te­ria­les, en es­te ca­so so­bre la pin­to­ra y ar­tis­ta me­xi­ca­na

Fri­da Kah­lo. Por­que co­mo ella, los pro­ta­go­nis­tas de es­tas his­to­rias no se con­for­ma­ron con lo es­ta­ble­ci­do, sino que de­ci­die­ron ani­mar­se e ir más allá pa­ra sal­tar obs­tácu­los y cum­plir sus sue­ños.

Vio­le­ta Pa­rra, Al­fon­si­na Stor­ni, Gilda, Cla­ri­ce Lis­pec­tor, Ju­lio Cor­tá­zar, Eduar­do Ga­leano, el Che Gue­va­ra y el Gau­chi­to Gil son al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta co­lec­ción que in­vi­ta a chi­cas y chi­cos a pre­gun­tar­se so­bre el mun­do, so­bre la his­to­ria y so­bre los per­so­na­jes que la for­ja­ron.

Ca­da li­bri­to con­tie­ne la bio­gra­fía de la fi­gu­ra en cues­tión, na­rra­da en for­ma de cuen­to y acom­pa­ña­da con di­ver­sas ilus­tra­cio­nes que la ha­cen más atrac­ti­va. De­pen­dien­do de quién sea la per­so­na, con­tie­ne frag­men­tos o re­pro­duc­cio­nes de sus obras, can­cio­nes de Vio­le­ta Pa­rra, pin­tu­ras de Fri­da, poe­mas de Cor­tá­zar, et­cé­te­ra, bus­can­do así des­per­tar la cu­rio­si­dad y el in­te­rés de los ni­ños pa­ra que lue­go ellos mis­mos pro­fun­di­cen más.

Pa­ra pen­sar más y me­jor

Se­gún Ma­ri­sol Re­co­der, de la li­bre­ría Books, hoy se ha­ce más én­fa­sis en la idea del cuen­to co­mo he­rra­mien­ta pa­ra pro­mo­ver el pen­sa­mien­to crí­ti­co, pa­ra crear con­cien­cia so­bre pro­ble­mas ac­tua­les que son co­mu­nes a to­dos. “Ade­más, siem­pre o ca­si siem­pre hay un men­sa­je ins­pi­ra­dor o que sir­ve pa­ra crear un cam­bio de com­por­ta­mien­to”.

Ella ase­gu­ra que hoy los au­to­res in­ten­tan trans­mi­tir va­lo­res que fa­vo­rez­can una me­jor con­vi­ven­cia, co­mo el res­pe­to o el tra­ba­jo en equi­po. Exis­te una am­plia ga­ma de li­bros que cuen­tan la vi­da de gran­des ar­tis­tas o que acer­can a los lec­to- res bio­gra­fías de mu­je­res cien­tí­fi­cas que an­tes no sa­bía­mos que exis­tían.

En­tre esas obras se en­cuen­tra Cuen­tos de bue­nas no­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des, uno de los más re­que­ri­dos en la li­bre­ría. El ma­te­rial com­pi­la 100 bio­gra­fías de mu­je­res au­da­ces que rea­li­za­ron gran­des ha­llaz­gos e in­ven­tos, mu­chas de ellas pio­ne­ras en su ám­bi­to, co­mo las cien­cias, la as­tro­no­mía, la po­lí­ti­ca, los deportes, las ar­tes y más, don­de no siem­pre fue­ron re­co­no­ci­das e in­clu­so las sub­es­ti­ma­ron y bo­rra­ron de la his­to­ria, con­for­me re­la­ta la in­tro­duc­ción del li­bro.

El ma­te­rial fue re­dac­ta­do por las es­cri­to­ras Ele­na Fa­vi­lli y Fran­ces­ca Ca­va­llo, a tra­vés de su pro­yec­to Tim­buk­tu Labs en New York, y adap­ta­do des­pués al es­pa­ñol por la editorial me­xi­ca­na Pla­ne­ta. Los cuen­tos pa­ra ni­ñas re­bel­des son pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia, pa­ra ins­pi­rar pa­sión, cu­rio­si­dad y ge­ne­ro­si­dad. Ac­tual­men­te po­see dos to­mos, lle­nos de fi­gu­ras fe­me­ni­nas de to­das las épo­cas y cla­ses que trans­for­ma­ron de al­gu­na u otra ma­ne­ra su reali­dad. Ca­da his­to­ria es­tá acom­pa­ña­da por una ilustración, tam­bién rea­li­za­da por dis­tin­tas mu­je­res di­bu­jan­tes.

Del vi­deo­jue­go al pa­pel

Qui­zás los ni­ños es­tén en la ac­tua­li­dad me­nos mo­ti­va­dos a leer li­bros fí­si­cos por la ex­po­si­ción tem­pra­na a la tec­no­lo­gía, por­que prác­ti­ca­men­te na­cen ya con un ce­lu­lar en la mano, pe­ro Ma­ri­sol Re­co­der afir­ma que eso no es un im­pe­di­men­to, sino to­do lo con­tra­rio. “Leer un cuen­to in­fan­til en una ta­ble­ta pue­de ser una puer­ta a un mun­do de his­to­rias in­ter­ac­ti­vas to­tal­men­te dis­tin­to al de los li­bros tra­di­cio­na­les”.

La cla­ve es ver a la tec­no­lo­gía co­mo una alia­da. Ese es el ca­so de los per­so­na­jes de vi­deo­jue­gos que cuen­tan con sus pro­pios li­bros o el de you­tu­bers que em­pie­zan a es­cri­bir his­to­rias de fic­ción pa­ra ni­ños.

Sa­muel de Luque, me­jor co­no­ci­do co­mo Ve­get­ta777, es un des­ta­ca­do vi­deo­blog­ger es­pa­ñol que jun­to con Will­yRex desa­rro­lló una his­to­ria ilus­tra­da e in­ter­ac­ti­va ins­pi­ra­da en el mun­do de los vi­deo­jue­gos. Los li­bros na­rran aven­tu­ras fan­tás­ti­cas de per­so­na­jes ba­sa­dos en los pro­pios au­to­res. La se­rie, de­no­mi­na­da

Wig­ge­ta, cuen­ta con cin­co ma­te­ria­les que in­cor­po­ran sím­bo­los re­pre­sen­ta­ti­vos del uni­ver­so de los ga­mers, con los cua­les los ni­ños ya es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos.

The Crazy Haacks es otra co­lec­ción de cuen­tos in­fan­ti­les so­bre tres di­ver­ti­dos her­ma­nos que tie­nen su pro­pio ca­nal de YouTu­be, en el que su­man más de 600 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes. Se tra­ta de Ma­teo, Hu­go y Da­nie­la Haack quie­nes, tan­to en la vi­da real co­mo en los li­bros, no pa­ran de ha­cer tra­ve­su­ras y de di­ver­tir­se des­cu­brien­do el mun­do de la tec­no­lo­gía y mu­cho más.

Los ni­ños que son you­tu­bers co­mún­men­te sue­len pro­bar ju­gue­tes, vi­si­tar par­ques de atrac­cio­nes y pro­po­ner re­tos co­mo con­te­ni­do pa­ra sus vi­deos. Y es eso mis­mo, con agre­ga­dos de fic­ción, lo que re­la­tan en sus li­bros im­pre­sos. Una de esas mi­ni­es­tre­llas es Mi­ke­lTu­be, un chi­co de ocho años que, jun­to a su her­mano Leo, de cua­tro años, pro­ta­go­ni­za hazañas fan­tás­ti­cas con di­no­sau­rios, en di­men­sio­nes pa­ra­le­las, y a la vez in­ten­ta lle­var una vi­da nor­mal, yen­do a la es­cue­la, com­par­tien­do con sus pa­dres, et­cé­te­ra.

Otro fac­tor fun­da­men­tal pa­ra que los li­bros in­fan­ti­les sean atrac­ti­vos son las ilus­tra­cio­nes. “La his­to­ria pue­de ser muy bue­na, pe­ro sin las ilus­tra­cio­nes co­rrec­tas co­rre el ries­go de pa­sar des­aper­ci­bi­da, en es­pe­cial pa­ra los ni­ños más pe­que­ños”, agre­ga Re­co­der.

La com­bi­na­ción de las pa­la­bras y las imá­ge­nes ade­cua­das con­for­ma lo que se co­no­ce co­mo li­bro-ál­bum, que se­gún las edi­to­ria­les es el gran apor­te de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til a la li­te­ra­tu­ra en ge­ne­ral, pa­ra atra­par a los más chi­cos y has­ta a los más gran­des.

Lee­me un cuen­to

La lec­tu­ra es una ac­ti­vi­dad bas­tan­te ri­ca que nos ga­ran­ti­za­rá be­ne­fi­cios du­ran­te to­da nues­tra vi­da. Ayu­da a ex­pan­dir co­no­ci­mien­tos, me­jo­rar el vo­ca­bu­la­rio, ejer­ci­tar la me­mo­ria y la ima­gi­na­ción, y a pen­sar y re­fle­xio­nar. Y ma­má y pa­pá tie­nen un rol fun­da­men­tal a la ho­ra de trans­mi­tir ese in­te­rés por la lec­tu­ra.

“Es la me­jor in­ver­sión que se po­dría ha­cer en la in­fan­cia, por­que es una for­ma de cons­truir un me­jor fu­tu­ro tam­bién. To­dos los días ve­mos mu­chas co­sas tris­tes que pa­san en nues­tro en­torno, y creo que es por una fal­ta de for­ma­ción real. Y es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, an­tes que na­da, la te­ne­mos en la ca­sa”, ase­gu­ra Nil­da, di­rec­to­ra de Faus­to Cul­tu­ral. Allí rea­li­zan se­sio­nes de cuen­ta­cuen­tos dos ve­ces men­sua­les, el se­gun­do y el úl­ti­mo sá­ba­do de ca­da mes. Los shows sue­len in­cluir tí­te­res y mú­si­ca. Tam­bién im­pul­san un es­pa­cio pa­ra com­par­tir con los pa­dres y re­co­men­dar­les qué ma­te­ria­les pue­den usar con los chi­cos.

Des­de la li­bre­ría Books ins­tan a los pa­dres a que apren­dan ellos mis­mos a amar la lec­tu­ra, que sus hi­jos les vean le­yen­do por pla­cer y dis­fru­tan­do de un mo­men­to de lec­tu­ra. “Que apro­ve­chen fe­chas es­pe­cia­les pa­ra re­ga­lar me­nos ju­gue­tes y más li­bros, por­que un ni­ño que lee es un adul­to que pien­sa”. Y si los re­cur­sos eco­nó­mi­cos son un obs­tácu­lo, exis­ten va­rias bi­blio­te­cas abier­tas co­mo la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal (De la Re­si­den­ta), la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so (Río Aqui­da­bán ca­si Río Ypa­né) o la del Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña Juan de Sa­la­zar (Ta­cuary 745 y He­rre­ra), en­tre otras.

Las his­to­rias tal vez ya no sean las mis­mas, pe­ro el va­lor de la lec­tu­ra per­ma­ne­ce, así que si­ga­mos le­yen­do y re­la­tan­do cuen­tos pa­ra ima­gi­nar otros mun­dos po­si­bles.

SO­ÑAR EN GRAN­DE. Las her­ma­nas Mi­ra­bal son al­gu­nas de las pro­ta­go­nis­tas de es­tas his­to­rias de mu­je­res re­bel­des. VI­DA

IN­TER­AC­TI­VOS. Los li­bros se adap­tan a los nue­vos tiem­pos pa­ra desa­rro­llar to­do ti­po de es­tí­mu­los. Co­mo es­tas his­to­rias crea­das por you­tu­bers, que se ins­pi­ran en el mun­do de los vi­deo­jue­gos.

HIS­TO­RIA Y ME­MO­RIA. Hay cuen­tos que abor­dan los de­re­chos hu­ma­nos.

VA­RIE­DAD NA­CIO­NAL. En el país ya hay una am­plia ga­ma de li­bros in­fan­ti­les de es­cri­to­res pa­ra­gua­yos. Una de las edi­to­ria­les que apues­tan por es­te ti­po de ma­te­ria­les es Faus­to Cul­tu­ral.

FI­GU­RAS LA­TI­NAS. Las an­ti­prin­ce­sas de Amé­ri­ca La­ti­na que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués tam­bién for­man par­te de las his­to­rias pa­ra ni­ños y ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.